Repulsion - Horrified

Enviado por stalker213 el Mar, 23/09/2008 - 19:12
474

1. The Stench of Burning Death
2. Eaten Alive
3. Acid Bath
4. Slaughter of the Innocent
5. Decomposed
6. Radiation Sickness
7. Splattered Cadavers
8. Festering Boils
9. Pestilent Decay
10. Crematorium
11. Driven to Insanity
12. Six Feet Under
13. Bodily Dismemberment
14. Repulsion
15. The Lurking Fear
16. Black Breath
17. Maggots in Your Coffin
18. Horrified
19. Black Nightmare (Edición Relapse '92)*

Pasad, queridos amigos, pasad...

Pasad y sentiros como en vuestra propia casa. Aquí, en La Capilla Sixtina del Horror o si os parece mejor, La Sainte Chapelle de la descomposición y la pestilencia o La Meca del canibalismo y el espanto. Aquí todos los excesos serán recompensados...

Bienvenidos, al templo más sagrado y devoto del gore, las tripas fermentadas y el canibalismo más desenfrenado y extremo. Pasad... pasad y trascended el nirvana mediante la catarsis de los sentidos. Cuanto más ofensiva la peste, mayor el gozo... Sí...

Pasad y tomad asiento, con cuidado de no resbalar con algunas de las fresquísimas vísceras que aún reposan por el suelo... Sebastián, nuestro amado mayordomo zombi, todavía no ha tenido hoy tiempo de recoger las sobras del delicioso banquete que dimos anoche. Oh...

Un poquito fuerte quizás ese ligero hedor a estómago ahumado de leopardo despeinado, reducido a fuego lento y bañado en micción de perrillo de las praderas sodomizado. Positivamente pestífero, ese humus de uretra con uvas pasas y almendritas sudadas. Arrebatadora esa mousse de escroto de buitre con retina de golondrina carbonizada. ¿Y qué decir de esos riñones hervidos de babuino, glaseados en heces de pato?
Ciertamente fuerte todo, sí... pero suculento por otra parte.

Pronto. Muy pronto conoceréis el éxtasis y los placeres de nadar en aguas mayores, junto a bellos cadáveres morados y flotantes. Pronto sabréis lo hermosa que es la hinchazón hepática en los cerdos muertos y también lo cremosa que puede llegar a ser la succión del anus trufado de un ciervo electrocutado, relleno de sesos de castor y orina de cigüeña y lombrices marcadas al fuego en aceite de camión y saliva de urogallo bizco.

Pronto conoceréis todos esto placeres que os digo, y más...
Sentiros como en casa, amigos.
Poneros cómodos y respirar hondo...

... porque aquí y ahora comienza el show de... REPULSION!
Presentando su mayor espectáculo... HORRIFIED!

Corría el año '89, cuando por fin la obra magna de los Dioses Repulsion fue editada como marcan los cánones y como Dios manda. Después de tres años, aquel glorioso e irrepetible material era editado en formato Lp y era debidamente distribuido por toda Europa causando verdaderos estragos, si bien es cierto, que gran parte del daño ya había sido causado antes. Por eso vamos a dejar clara una cosa:

ESTE DISCO EDITADO EN 1989, FUE GRABADO EN 1986 (!!!)

¿Qué quiero decir con esto? Muy simple. Pues que si Carcass, Entombed y toda la tropa de finales de los '80 son dioses del Death Metal, Repulse fue la banda que más profundamente influyó sobre estas ya míticas bandas. Sencillamente hablamos de los dioses de los dioses.

Fue un sub-label de Earache, Necrosis (con gente de Carcass), el responsable de dicha joyita, y es que en la vida uno debe ser agradecido. Carcass volaban ya a velocidad de crucero con su inigualable 'Symphonies of Sickness', pero el éxito y las constantes giras, no fueron óbice para rendir homenaje y echar un cable a sus maestros.

Con 'The Stench of Burning Death' comenzamos el Festival de los Horrores, y de aquí en adelante ya no existe un solo segundo de respiro hasta que te revienta la cabeza en pedazos con 'Horrified' o 'Black Nightmare' si es que tu copia es el re-press de Relapse del '92. Sea como sea, este álbum es con todos los honores, uno de los mayores responsables de la fatal marea Grindcore/Death Metal de mediados de los '80. Un clásico de importancia capital o como dicen los ingleses: A Milestone.

La tempestad de himnos es ultra-ofensiva y constante: 'Slaughter of the Innocent', 'Pestilent Decay' o 'Bodily Dismemberment gotean una por una hiriendo y salpicando sin concesiones al personal. Eso sí, la joya es 'Radiation Sickness' (versionada más tarde por Entombed y de qué manera!) con sus riffs a velocidades de vértigo con un Dave 'Grave' poseído simultáneamente por los espíritus del mismo Demonio y Speedy Gonzales. Dice la leyenda, que la banda contactó con él después de aparecer su nombre en la prensa local de Flint (Michigan, US) y ser relacionado con la profanación de tumbas en las tierras del condado. Qué grande Dave 'Grave' Hollingshead, que ya por entonces, era considerado el percusionista más rápido del planeta. Y es que entonces, el que tocaba más rápido, era el más duro. Si entonces estabas en una banda Death, no podías afirmar en público que te gustaba el Thrash, ya que comportaba el más que probable riesgo de ser salvajemente vituperado. Esto suena ridículo, pero ciertamente así era...

El protagonismo de las guitarras, con Olivo y Freeman al mando, es absolutamente maníaco y demente. Bruto, feroz y veloz como nunca antes se había visto. Simplemente de otro mundo. ¿Y qué decir de Scott Carlson? Pues el bajo, la verdad, resulta casi inaudible, pero su voz está podrida y resuena mohosa y putrefacta como pocas. Sencillamente, es tralla pura y dura entrando a cuchillo y sin hacer prisioneros. ¿Y las letras? Oh... maravillosas. Maravillosas y escupidas desde el mismísimo infierno.

Esto señores. Es Grindcore/Death de primera clase y sonando nada más y nada menos que en 1986, cuando el Thrash todavía andaba vivito y coleando. Eso sí, al margen de su innegable vitola de pioneros y precursores del género, aquí se adivinan unas influencias claras y evidentes del Punk/Hardcore y la cultura Crust de la primera mitad de los '80. Mucho Discharge, mucho Anti-Cimex y mucho Amebix, entre otros, debieron tragar los jovencitos Repulsion (antes Genocide) durante sus años formativos.

Evidentemente, esta no es una música para todos los públicos ni tampoco para todos los oídos; Eso está claro y lo vemos todos. Pero lo qué ya no conseguimos ver todos, es el hecho de entender como esta música requiere un arduo entrenamiento para llegar a disfrutarla y valorarla en su justa medida. Lo más fácil es decir que es muy mala, que suena fatal y que no se entiende nada. Y lo mejor de todo, es que tienes que aguantarle la cantinela a gente que ni tan solo ha escuchado un disco entero. En fin...

El símil es ridículo, lo sé, pero si muchos cogen también el 'Ulises' de Joyce o cualquier obra de Proust, se quedarán igualmente a cuadros, diciendo: "Esto no me gusta, pero claro... es que yo no leo mucho...". La literatura, al ser algo digamos que más serio, intimida algo más y sencillamente omitimos ciertos juicios de valor (en general la gente habla poco de libros) por no quedar retratados ante el personal. Típico. Pero ¿Y la música? Ah, la música, amigos... Como tiene esa dimensión más popular, todo el mundo puede permitirse el lujo de opinar sobre ella, y no solo eso sino que además puede hacerlo sin tener la más remota idea al respecto. Y así, es como salen tantos y tantos especímenes por ahí diciendo que esta música es una mierda o Dios sabe qué más...

Yo recuerdo como si fuera ayer mismo, el día que un colega del instituto me ruló una cinta con el 'Vulgar Display of Power' de Pantera y el 'Reek of Putrefaction' de Carcass. Curiosas las mezclas que se daban en las cintas de aquel tiempo ¿Verdad? Pues bien. Yo recuerdo perfectamente como escuchando Carcass, me sentía tan extraño e intimidado que no sabía ni por dónde coger el asunto. Recuerdo con absoluta precisión como pensaba que aquello jamás podría gustarme; Pero qué equivocado que estaba, señores.
Con el paso de los años, y descubriendo otros cientos y miles de bandas, aprendí a amar esta música y valorarla independientemente del resto. No vale ser fan de Poison, Ratt o Bon Jovi y decir que esto apesta. Tampoco vale ser fan de Metallica, Maiden y Green Day (huuauahhaahahahahaa... conozco casos) y exclamar de igual modo: "Vaya mierda...". En cualquier caso, que venga alguien y me diga: "Mira, a mí me van Morbid Angel, Suffocation, Incantation y Possessed, pero lo primero de Carcass o Repulsion es un truño..." Al menos, con esa persona se puede empezar a discutir. En cualquier otro caso, es la opinión de alguien que no sabe de qué está hablando y que está procediendo exactamente igual que yo, hace 10 años. Hoy en cambio, cuando escucho esta música es como escuchar el canto de las harpas, sin reparar un solo segundo en si la producción es mejor o peor, o si la música es muy rápida o demasiado estridente. Simplemente es como deber ser. Punto. Los clásicos están por encima de chorradas como esas.

Habiendo dejado claro que este no es un bocado para todos los paladares, me atrevo a definir a este álbum como un auténtico clásico imprescindible para todo amante del Metal extremo o incluso del mero aficionado a indagar en los albores del susodicho. No es fácil, pero si os sentáis un rato a ver cómo crece la semilla, pronto advertiréis cómo la planta es cada día un poquita más alta y que tiene más hojas, hasta que finalmente surja la flor y exclame:

"Ah!
Lined up on the road to death
Victims sure to die
Trapped in lives of living hell
Horror in their minds
Tyrants chose their destiny
Picked to die at birth
Burned behind the concrete walls
Their screams are never heard..."

Mi valoración: 9.5

PD: El disco ha sonado 4 veces seguidas (a cada cual más desagradable y viciosa) durante la redacción de la presente reseña.

Scott Carlson: Vocals & Bajo
Matt Olivo: Guitarra
Dave 'Grave' Hollingshead: Percusiones
Aaron Freeman: Guitarras

Sello
Necrosis