Rammstein - Live Bizarre 97'

Enviado por Metzger el Jue, 01/03/2012 - 05:04
145

1. Intro
2. Tier
3. Bestrafe Mich
4. Du Riechst So Gut
5. Du Hast
6. Sehnsucht
7. Bück Dich
8. Asche zu Asche
9. Seemann
10. Spiel Mit Mir
11. Heirate Mich
12. Der Meister
13. Laichzeit
14. Engel
15. Outro
16. Rammstein
17. Wollt Ihr Das Bett In Flammen Sehen

1997. La banda germana Rammstein, está en plena gira de “Sehnsucht”, para mí su mejor álbum, en dura disputa con el más reciente “Liebe Ist Fur Alle Da”. Una de las giras más fructíferas para la banda, que los llevaría a América y les daría el pase a las “grandes ligas”. Y con sólo dos discos.

Quizás el mejor fruto de esta gira fue su magnánimo álbum-DVD en directo, “Live Aus Berlin”, quizás uno de los mejores directos que he visto. Rammstein siempre han triunfado en directo, el espectáculo que dan, si bien a ratos puede llegar a opacar a la música misma, resulta ser uno de sus puntos más fuertes como banda.

Pero, qué pasa si en vivo, privamos a éstos de su espectáculo, del show pirotécnico, y tan sólo los dejamos con su música??? Jamás ha pasado, aunque algo cercano a esa experiencia es el show de 1997 en el Bizarre Festival en Koln, Alemania.

Sin tener un tracklist muy variado ni grande (sólo habían lanzado Herzeleid y Sehnsucht), sin tener la totalidad del espectáculo presentado en Live Aus Berlín, la banda logra sonar compacta, agresiva y elegante, sin llegar a aburrir, pero no alcanzando las cotas de majestuosidad de conciertos similares.

Eso sí, esta presentación está lleno de curiosidades. Como la canción con la que abren “Tier”, que empieza con una acústica aporreada por Olliver Riedel, bajista de la banda, en busca de protagonismo, el cual pierde al ser “atacado” por una multitud de fuegos artificiales.
Las canciones himno, como “Du Riechst So Gut” o “Du Hast”, pasan un tanto desapercibidas, por ser soltadas casi al inicio del show. No obstante, el público la goza y saltan al ritmo de estos monolitos industriales. Clásico el numerito de Lindemann bajándose a saludar al público en “Du Riechst So Gut”, o Richard Kruspe intentando destacar en los coros. Un poco más humano que de costumbre el espectáculo, lo cuál siempre se agradece.

“Sehnsucht”, es una ganadora en el tracklist. Pese a algún fallo de sonido (al fin y al cabo, esto es un bootleg), la voz suena con pasión, entonando correctamente cada sílaba, destripando con rabia las letras de un amor perdido y recuperado…pero que jamás será igual. Mención también a los espectaculares teclados de Flake Lorenz, que hace sonar a la canción más celestial de lo normal; y a las macizas rítmicas de Landers y Kruspe.

Un machacón ritmo de teclado empieza a sonar, avalado por las palmas del público. El conocedor de la discografía de los teutones sabrá que viene…

“Bück dich
befehl ich dir
wende dein Antlitz ab von mir
dein Gesicht ist mir egal
bück dich”

Pese a que la canción es épica en directo, con su rollo sado y todo eso, siempre me ha parecido de lo peor de Rammstein. Totalmente prescindible, ni punto le veo que la toquen en su actual gira…un “Klavier”, un “Alter Mann”, incluso “Kuss Mich”, caerían mejor. Fallas de sonido, ni se oye a Mr. Till en las primeras estrofas, pero fuera de eso, un tema correcto.

“Asche zu Asche” comienza jugueteando con los típicos sonidos que precedían a “Wilder Wein”, pero de repente cae el divertido riff y los juguetones teclados del tema de 1995. El claro protagonista aquí es el bajo, a quien dejan “lucirse” un poco antes de proseguir la canción. Y con “lucirse”, me refiero a tocar el riff. Ya todos sabemos que en Rammstein no hay virtuosos. Ni por casualidad.

Prosiguiendo con los temas de “Herzeleid”, aquí va el que para mí es el triunfador de la noche. La balada por excelencia de Rammstein: “Seemann”. Una larga intro ambiental, con teclados y los típicos “pajaritos” del tema, dan la entrada a la que es quizás la mejor interpretación de esta canción que he visto, sin contar la del “Live Aus Berlín”, claro está. Un Lindemann totalmente puesto en su papel melancólico, los teclados perfectamente acondicionados para la ocasión, casi silenciosos, haciendo prácticamente un colchón de sonido para las duras rítmicas y la lírica, como harían en un futuro con su “Rosenrot”

A estas alturas, el público ya está totalmente entregado, sin que la banda presente toda su parafernalia habitual, falta el gag típico del bote, por ejemplo. Todo esto es compensado con la pasión puesta sobre todo por Till Lindemann, el tipo es un imán para la vista, pero sin duda el que más aprovecha esta canción es el bajista, “Ollie” Riedel. Pocas veces tiene la oportunidad de destacar tanto como en este concierto; en este tema en particular, cambiando melodías, y terminándolo de forma sublime.

El gran problema que se presenta ahora, es que tocando una canción como “Seemann”, las que le sucedan pueden verse opacadas (por algo normalmente la ocupaban para cerrar). Y así ocurre. Temazo tras temazo, “Spiel mit Mir”, “Heirate Mich”, “Der Meister”, “Laichzeit”, casi todas del disco “Herzeleid”, pasan con más gloria que pena, pero sin tanto entusiasmo. Mantienen un nivelón, de hecho, pero resultan un poco cansinas y faltas de gancho. Eso sí, enorme interpretación de “Heirate Mich”, con el vocalista llegando a todos los tonos, gritos y demases. Gran actuación del ex – nadador.

El mega éxito “Engel”, retoma la senda más magnánima del concierto, calmado pero directo. Extraño aquel silbido entrecortado que acompaña al teclado y que se escucha a ratos, sin duda proveniente de alguno de los guitarristas, entrañable, desentonado, obviamente...pero entrañable. Un poco menos perfeccionista que lo común, acercando un poco a esos 6 tipos que se ven tan tiesos y lejanos al espectador.

La supuesta outro para el concierto, es dada por el señor Christian Lorenz, una dosis de “minimalismo musical”, pobre virtuosismo, pero totalmente efectiva la atmósfera creada para el agradecimiento por parte del grupo.

Pero aún no es el final, no señor. Dos temas más prosiguen, “Rammstein” que sería aburridísima si no fuera porque es interpretado en su versión remix (más electrónica y divertida), y “Wollt Ihr Das Bett In Flammen Sehen”, clásico de la banda, que cierra un concierto bastante, bastante bueno.

Ciertamente pueden entusiasmar y dar un gran show sin tirar de pirotecnia. No tan grande como lo es normalmente, pero mucho más “humano” y cercano que aquella exhibición teatral y perfeccionista a la que nos tienen acostumbrados.

Un triunfo más en la carrera de Rammstein, quizás con alguna tara, quizás haría falta más experimentación o improvisación en el escenario, musicalmente hablando, pero con lo que dan en este bootleg, basta para pasar un buen rato. 3 cuernazos.

El link del concierto completo: http://www.youtube.com/watch?v=MELAmLitIgU

Till Lindemann: Voz
Richard Z. Kruspe: Guitarra, coros.
Paul Landers: Guitarra, coros.
Oliver Riedel: Bajo
Christian Lorenz: Teclado
Christoph Schneider: Batería