RAM - The Throne Within

Enviado por Roomán el Jue, 02/07/2020 - 14:34
4031

1. The Shadowwork
2. Blades of Betrayal
3. Fang and Fur
4. Violence (Is Golden)
5. The Trap
6. No Refuge
7. Spirit Reaper
8. You All Leave
9. Ravnfell

Álbum completo

Parece que fue ayer, pero los protagonistas de esta reseña llevan ya más de 15 años de carrera. Son los suecos RAM que, con 6 obras bajo el brazo, han conseguido hacerse de un buen nombre y consagrarse definitivamente dentro del heavy metal tradicional, algo bastante complicado a día de hoy, debido a una escena obsoleta formada, casi al completo, por viejos dinosaurios que, resistiéndose a su final, siguen quemando cartuchos con mayor o menor dignidad, según el caso.

RAM han logrado su pequeño trozo del pastel pero, como decía al principio, han sido unos 15 años los que han necesitado para ello, sacando siempre buenos trabajos y girando sin descanso.
Tampoco quiero dar a entender que estén en todo lo alto, porque por desgracia las probabilidades de que eso ocurra son bastante reducidas. Pero lo que sí creo que es un hecho es que RAM son ya un nombre bastante conocido entre los que amamos está música del infierno. Me vienen a la cabeza Wolf y Enforcer (ambos suecos también) entre los pocos que han conseguido destacar y afianzarse. Por desgracia, en el caso de Wolf, me temo que la cosa empieza a parecer más tema de pasado que de presente o futuro, ya que parecen no dar con la tecla en sus últimos discos y la inestabilidad de la formación tampoco parece ayudar demasiado.

Lo de RAM es otra historia. Estos tíos no conocen la derrota. Puede que el más oscuro Death (2014) sea señalado como el menos inspirado de sus lanzamientos, y aún así, no deja de ser un buen disco. Y bueno, sobre Lightbringer (2009), Svbversum (2015), y Rod (2017) lo único que se me ocurre escribir es mi recomendación a los que aún no lo hayan escuchado. Estoy seguro de las altas probabilidades de una escucha exitosa si de heavy metal hablamos.

Fieles a su gran regularidad, en septiembre de 2019 lanzaron el que es su último álbum hasta la fecha; The throne within, y puedo deciros que es otro ejercicio de enorme calidad, como acostumbran.
Su sonido me parece un híbrido entre los Judas de los 80 y, en menor medida, la oscuridad de unos Mercyful date, aunque creo que RAM buscan mayor inmediatez que el Rey Diamante y compañía. De hecho, en este disco nos dejan algunos temas con aroma a potencial single, siempre, eso sí, sin salirse de su receta tradicional.

The throne within viene cargado con 9 disparos a los oídos. Esto me parece genial, ya sean 8, 9 o 10 los temas que se usen, pero siempre evitando el relleno sin sentido. Cuántos discos en las últimas 2 décadas han quedado lastrados, en mayor o menor medida, por incluir material innecesario cuyo único objetivo parece ser estirar el minutero al máximo. ¿Para qué necesitamos un cd con 14 o 15 pistas? Básicamente, aún siendo todos lo temas buenos, algo poco frecuente, pueden llegar a generar fatiga. Al menos en mi caso es lo que ocurre, incluso en discos que me parezcan buenos de arriba a abajo.

Como os decía, este último esfuerzo de RAM es un ejercicio de heavy metal clásico, casi recreando la atmósfera de los gloriosos 80 (esas baterías bien armadas de reverb no engañan) y sobretodo bueno, muy bueno, de principio a fin.

Si buscáis agresividad y velocidad solo tenéis que pulsar el play y la cosa arranca con The shadowwork, que mezcla un contagioso verso con un estribillo más oscuro, y Blades of betrayal, donde su vocalista, Óscar Carlquist, pone toda la carne en el asador. Y es que, a parte de una gran y personal voz (algo que suma muchos puntos a la banda), me da la sensación de que cada vez es mejor intérprete. Pocos vocalistas actuales llegan a su nivel y son tan reconocibles.
Entre los temas veloces destacados del conjunto es imposible no destacar también No refuge, un temazo con una primera parte exigente vocalmente y un solo de guitarra muy logrado. Además, se sacan de la chistera una parte intermedia que parece incluso el inicio de otro tema, pero que vuelve al punto de partida saliendo victorioso en sus 7 minutos y medio.

Otros temas como Fang and fur bajan un poco la velocidad, que no la intensidad. Qué maravilla de tema sobrado de gancho. El riff es de los que se meten en la cabeza y cuando menos te lo esperas lo estás tarareando. Pero no es el único single potencial del álbum, porque The trap no se queda atrás, en otra demostración de tema bien rematado y estribillo sobresaliente que apunta a triunfar en los directos.

Curiosa me parece Spirit reaper con su voz femenina susurrante en los estribillos, acompañada por una guitarra que le da un aire diferente al tema. Es raro, lo sé, pero me evoca algo cercano al Turbo de Priest con toques de pop electrónico. Sí, has leído bien. Es raro, muy raro, incluso mentira, pero me ocurre desde el principio. Y ojo, que el tema no tiene desperdicio alguno, y en ningún momento se aleja del sonido RAM, por lo que será mejor que ignoréis este último párrafo y probéis el tema vosotros mismos.

Y bueno, para qué alargarme más. El resumen es claro; 9 temazos de puro heavy metal, armados con riff asesinos, melodías geniales y unos cuantos solos para quitarse el sombrero (el trabajo a las guitarras de Harry Granroth y Martín Jonsson es bestial).

RAM no fallan. Siguen funcionando a pleno rendimiento creativamente y, si la cosa no se tuerce, deberían ser ellos unas de las bandas que tomaran el relevo de las vacas sagradas. Un relevo generacional que parece no llegar nunca y, que cuando lo haga, todo apunta a que lo hará por territorio underground. Pero bueno, que al menos no nos falte el alimento a los que seguimos teniendo hambre.

Nota: muy alta, de lo mejor de 2019. Podrían ser 5 cuernos, no lo tengo claro del todo, así que lo dejo en 4 y que cada uno saque sus propias conclusiones.

Oscar Carlquist – Vocals
Martin Jonsson – Guitars
Harry Granroth – Guitars
Tobias Petterson – Bass
Morgan Petterson – Drums

Sello
Metal Blade Records