Racer X - Superheroes

Enviado por HaKi Stargazer el Jue, 29/07/2021 - 21:38
866

1. Superheroes - 4:38
2. Let the Spirit Fly - 3:46
3. Godzilla (Blue Öyster Cult cover) - 4:48
4. Dead Man's Shoes - 4:05
5. King of the Monsters - 4:50
6. Mad at the World - 4:00
7. Evil Joe - 3:57
8. That Hormone Thing - 4:37
9. Viking Kong - 5:01
10. Time Before the Sun - 7:13

Tema adicional de la edición japonesa:
11. O.H.B - 4:10

Como el cuarto álbum dentro de su discografía, Superheroes significó la segunda parte del regreso de Racer X a las andadas luego de un hiato de casi una década. Durante tal periodo, sus miembros se habían embarcado en diferentes proyectos, ya fuera para apaciguar sus inquietos espíritus o bien encontrarse con un mayor reconocimiento.

Me imagino que el anuncio del regreso de Racer X pudo tomar a muchos por sorpresa por lo dispersos que andaban todos. Y no era para menos, puesto que años antes Paul Gilbert ya se había afianzado un respetable éxito con los festivos Mr. Big, mientras que Scott Travis se había instalado como el baterista definitivo de Judas Priest y propulsaba su faceta más dura; por otra parte, Jeff Martin, Juan Alderete y Bruce Bouillete no corrían con gran suerte, el primero habiendo tratado de apoyar a unos desahuciados Badlands, y los otros dos pasando sin pena ni gloria con The Scream.

El chispazo que motivó el reencuentro de la banda es algo curioso, se cuenta que cuando Paul Gilbert empezó su carrera en solitario, un seguidor australiano le mandó un e-mail, reclamándole iracundamente que se hubiese alejado de Racer X y de ese heavy metal con toques de neoclasicismo que había enamorado a una modesta cantidad de metaleros en los ‘80s; a pesar de la agresividad plasmada en aquel correo, Gilbert tomó la crítica con humor, reflexionó y decidió llamar a sus excompañeros para darle gusto a sus seguidores más heavies, que no eran pocos, demostrando que aún tenían la capacidad de soltar bombazos como “Street Lethal” o “Scarified”.

El robusto Technical Difficulties había traído mucha de la potencia de los Racer X originales pero a la vez trataba de modernizar un poco su sonido. Si bien se extrañaron las armonías que Bruce Bouillet le proporcionaba a Don Gilberto, este último supo cómo suplir su ausencia y se centró en mantener un equilibrio con el resto de sus compañeros, conservando una buena parte de su estilo y apoyándose en una producción que le dotaba de músculo a su guitarra y a los demás instrumentos. Sin lugar a dudas aquel álbum fue como una descarga eléctrica que era capaz de hacerte sonreír de forma similar a la chica de su peculiar portada, cuestión de escucharse su ya icónico tema título: https://youtu.be/JXfWazQncuQ

Superheroes continúa la estela de Technical Difficulties y se muestra más compacto con la suma de 10 temas, 11 si contamos el bonus track para Japón. El contenido es puro heavy/speed metal con altas dosis de neoclasicismo, el cual por momentos puede pecar de ser un poquitín frío, lo que genera cierto contraste con esa portada tan jocosa que se marcaron.

La apertura con ese endemoniado tema título le rinde un claro tributo a los Judas Priest, y como que ahí el buen Jeff Martin, a quien se le llega a criticar por sus limitaciones, logra explotar su verdadero potencial, evidenciando que su cercanía con el “Metal God” es más que pura amistad, pues también ha sido una especie de maestro para él. No niego que el cantante puede ser el punto con mayor flaqueza de todo el conjunto, pero al menos aquí sí se luce de lo lindo.

Bajando las revoluciones llegan la potente “Let the Spirit Fly” y su delicioso solo de guitarra (con tapping incluido), y el sorprendente cover de “Godzilla”, el cual le da muy buena pelea a la original. Es curioso que hayan puesto un tema llamado “King of the Monsters”, que es así como también se le conoce a la gran lagartija dentro del imaginario colectivo, pero no está nada mal, es una aplanadora de puro speed metal con un ritmo similar al de “Loud and Clear” del primer álbum; aquí Juan Alderete le hace una perfecta segunda a Gilbert, justificando su posición de bajista virtuoso e inamovible (aprovecho para recomendar su excelso trabajo con los excéntricos The Mars Volta).

Para formar un buen dúo con la anterior instrumental, se nos presenta la descomunal “Viking Kong”, composición puramente neoclásica en donde Gilbert aprovecha para volver a reconocer las fuertes influencias de Yngwie Malmsteen (incluso la base rítmica es muy deudora de “Black Star”). Decía Gilbert en una de sus clínicas que esta canción se había preparado específicamente para tener una aparición especial del sueco, pero dicha colaboración no se llegó a concretar en ningún momento, aunque conociendo la egolatría de Malmsteen no sorprendería si hubiese preferido mandarlo a la mierda.

Pero dejémonos de suposiciones y continuemos con lo que nos truje. Quienes sean muy seguidores de Mr. Big van a llevarse una sorpresa por el parecido de “Mad at the World” con “My Kinda Woman”, podría decirse que es un autoplagio de parte de Gilbert, sin embargo, la canción en verdad le pertenece a Racer X, pues ya la interpretaban desde la época del Second Heat. En fin, al menos a mí me parece que esta versión es superior a la otra, su letra posee mayor empatía, tiene mucha garra y su instrumentación está más elaborada (atención al pequeño tributo a Journey por ahí del minuto 2:45).

Más tibias están “Dead Man’s Shoes”, con una base similar a la de “Phallic Tractor” pero un poco ralentizada; “That Hormone Thing”, que tiene una letra en plan lascivo; y “Time Before the Sun”, en donde Martin se luce de nuevo, siendo acompañado por interesantes pasajes con influencias del Medio Oriente.

“Evil Joe” es una de las más interesantes canciones dentro del álbum, mostrando una faceta totalmente modernizada de Racer X, con un Gilbert realizando efectos a lo Tom Morello y un Scott Travis dictando cátedra con el doble bombo; es así como se le agrega un poco de variedad al catálogo de la banda, haciendo que este Superheroes sume puntitos y se distinga mejor de su hermano mayor. Finalmente, la directa “O.H.B” (“One Hot Bitch”) le da un aire de pura fiesta al conjunto, marcándose un cierre fantástico.

Algo que me gusta mucho de los Racer X es que son de esos músicos que, aun conscientes de sus extraordinarias capacidades, no se toman tan en serio a sí mismos y disfrutan un montón de su trabajo. Gilberto, por ejemplo, es un tipo bastante bromista y llega a resultar hasta un poco freaky en sus presentaciones, no al grado de su alumno Buckethead, pero al menos logra separarse de esa imagen que tienen algunos virtuosos de sentirse intocables y paridos por Dios.

Precisamente la portada es un reflejo de toda esa buena onda y cachondeo que se maneja dentro de la banda. Ahí tenemos a Juan Alderete haciendo un grito de batalla y disfrazado de un superhéroe que parece premonizar películas como Kick-Ass o Super. Pero es pura fachada que el bajista quisiera patear traseros, porque en la contraportada se le puede contemplar payaseando junto a sus compañeros, cada uno con sus respectivas vestimentas, mientras saca su lengua toda irritada por el sushi.

Tal vez Superheroes no posea el toque de los 2 primeros álbumes del corredor misterioso, pero con esa gran frescura no lo necesita. Claro que no está exento de que algunos temas se sientan medio perdidos (como “Time Before the Sun” y su larga duración), no obstante, hay otros puntos en donde la música en verdad brilla y el poder de los músicos es capaz de dejar en ridículo a cualquiera de los Vengadores.

Jeff Martin - Voz
Paul Gilbert - Guitarra
Juan Alderete - Bajo
Scott Travis - Batería

Sello
Universal Music K.K.