Queensrÿche - Queensrÿche (Ep)

Enviado por El Marqués el Dom, 03/06/2012 - 22:14
220

Venga, una rapidita de otro clásico, para cerrar esta productiva jornada. No es descabellado ocuparse en un mismo día de los Floyd y de Queensrÿche. El nivel de calidad que los separa es muy alto, pero si hay una banda que representa lo que es el Metal Progresivo mejor que nadie, esos son los de Seattle.

Aún bajo el nombre de The Mob, el guitarrista Chris DeGarmo compuso esa imponente canción llamada “Queen of the Reich”, y el productor Neil Kernon sugirió a Tate, DeGarmo, Wilton, Jackson y Rockenfield que adoptaran el mucho más elegante nombre de Queensrÿche. Los cinco músicos debutaron en 1983 con un Ep llamado como la banda, que ha sido reeditado varias veces por la disquera EMI con profusión de extras, pero los cuatro temas de la grabación original conforman un pequeño tesoro, el prólogo a una carrera longeva y llena de grandes episodios, que ha dejado una serie de discos que ya son referentes en las enciclopedias del Metal.

Cierto que hace tiempo que esta banda atraviesa un periodo muy irregular, pero en sus cinco primeros discos de estudio hay canciones buenas como para empapelar un rascacielos con las partituras. Y en el Ep “Queensrÿche” estrenaron su sonido: Heavy Metal de altísima calidad, con grandes dosis de potencia, alucinantes punteos y una voz que creó escuela.

Solo cuatro temas, el mencionado y maravilloso “Queen of the Reich”, trallazo metálico de los que hacen época y crean afición, con unos gritos de Tate que te hielan la sangre, dos canciones similares en estructura, “Blinded” y la fenomenal “Nightrider”, Heavy Metal puro y sin concesiones, ideales ambas para el directo, y un poderoso medio tiempo de más de seis minutos, “The Lady Wore Black”, anticipo del tipo de canciones más elaboradas que trabajarían en sus siguientes discos, alcanzando la excelencia en el referencial “Empire”.

Recuerdo a algunos despistados en 1994, cuando Queensrÿche regresaron con el disco “Promised Land”, tras tres años de silencio en los que la Industria había cambiado lo inimaginable. Procedían de Seattle, estaban allí antes que muchos otros, pero claro, no se les podía encuadrar en el Grunge, eran heavys, y encima con fama de meticulosos, en una escena en que se pensaba que las cosas, cuanto más básicas e inmediatas, mejor.

Curiosamente, ese álbum es uno de los más oscuros que habían grabado, y no desentonaba tanto al lado de las obras de Alice in Chains, por ejemplo, pero al no poderles etiquetar como un grupo de Rock Alternativo pasaron desapercibidos, detalle poco importante en realidad, cuando se tiene la clase suficiente para componer long plays como “Rage for Order”, el célebre “Operation MIndcrime”, el citado “Empire”, y este Ep con sus cuatro canciones a las que el tiempo ha tratado más que bien.

Y es que, cuando hay talento ya se sabe.

Geoff Tate: Voz
Chris DeGarmo: Guitarra
Michael Wilton: Guitarra
Eddie Jackson: Bajo
Scott Rockenfield: Batería

Sello
EMI