Qayin Regis - Doctrine

Enviado por MetalPriest el Dom, 21/02/2021 - 14:38
4713

Estamos de enhorabuena en esta península alejada de la mano de Dios, porque según parece otro leviatán se ha alzado para corromper estas tierras donde mana leche y miel. Y es que estos Qayin Regis (Rey Caín) parece que vienen con intenciones de contaminar con su corrosiva maldad todo aquello que una vez fue bueno, puro y hermoso.

Caín, el hijo primogénito de Adán y Eva, asesinaría a su propio hermano Abel por celos de que Yahveh prefiriese la ofrenda de sangre de este a la suya, de frutos del campo. Tras semejante crimen (el primer asesinato y fratricidio según la Biblia) Yahveh lo marcaría en el rostro y Caín (Qayin) se exiliaría a las tierras de Nod, donde fundaría la ciudad de Enoc. Su estirpe, al igual que la de sus padres, estaba estigmatizada por la mancha del pecado, y siendo Abel una joven criatura inocente y fervorosa, moriría confirmando que la raza humana estaba condenada sin remisión desde el incidente del fruto del árbol prohibido. Caín prosperó y multiplicó la raza de los hombres… y su pueblo prosperó a despecho de la maldad que perpetuaría.

…Y así llegamos a estos condenados madrileños; un triunvirato engendrado, criado y malogrado (tal es su naturaleza) en la meseta ibérica. El lobo es un cruel cazador, la cabra tira al monte y el humano tiende a lo atroz por las mismas reglas. Tanto es así que llegados al año 2017 D.C., se fundarían como banda e inmediatamente comenzarían a esparcir sus pérfidos miasmas en forma de “música” (Blackthorn). Herederos del legado de Euronymous e ilustrados conocedores de las negras artes que se perpetuaron desde el ’84 hasta nuestras fechas, Qayin Regis representan su visión personal del Black Metal. Pero cuidado: porque no estamos hablando de ningún grupo de chiquillos bisoños, este trío de chamanes domina el Camino de la Mano Izquierda (Left Hand Path) y manejan los conocimientos esotéricos como sus mentores (llámese Mayhem, Deathspell Omega o quien tú quieras). Su voto de lealtad se consagra al Black Metal más ortodoxo, y esto pasa por la guerra abierta hacia el fundamentalismo monoteísta y por descontado a Jehovah (o Yahveh). Qayin Regis hacen uso del sincretismo como marca el Camino de la Mano Izquierda, y esto es el hibridar o mezclar varias culturas diversas (con sus respectivas deidades y criaturas) a fin de crear un nuevo orden.

En este álbum debut de 2019, titulado lacónicamente como Doctrine, Qayin Regis nos aleccionan con un ejercicio de esoterismo politeísta en cuatro fases. Esto son cuatro canciones de una media superior a los diez minutos por cada una que van desarrollando el concepto del que os vengo hablando de manera espectacular; comenzando primero por Via Sincretica Obscura como obertura para luego profundizar más y más con las tres restantes Yee Naaldlooshii, Neenia Ataecina y Deo Aironis. Siendo respectivamente estas tres los nombres de un “caminante de la piel” (una especie de brujo de la cultura navaja), una diosa hispana (diosa de la primavera, la fertilidad, la naturaleza y la luna) y finalmente otra deidad hispana masculina (relacionada con aguas profundas, simas y el inframundo). Este es el itinerario de viaje y sus ídolos a venerar.

Por otra parte, la que realmente importará a la concurrencia, está la música.

Pues bien, el Black Metal de Qayin Regis está influenciado por el Death Metal y el Doom/Death más atmosféricos, profundos y cavernosos, jugando con toda suerte de ritmos, y entablando un apartado rítmico donde predominan más los riffs de acorde que los tremolo picking. Por otro lado, se valora el uso de los silencios en momentos clave, la variedad y riqueza de las voces y, sin ninguna duda, el orden dentro de las canciones. Porque… ya es tarea difícil el crear canciones de larga duración, pero lo es todavía más el hacerlas con progresiones fluidas, coherentes y sin recaer jamás en lo monótono, y este es el gran fuerte de Qayin Regis. Porque difícilmente se puede negar la excelencia de una banda que es capaz de crear, dar forma y presentar una canción como Neenia Ataecina (por ejemplo), donde son capaces de crear un tenso paisaje cargado de solemnidad ceremonial para luego volarlo todo y precipitar al receptor a los abismos. O… los dos demenciales breaks de Yee Naaldlooshii (3:43 y 6:11) en medio de una tormenta decibélica que me hace recordar inevitablemente a los Balmog de Svmma Fide y Vacvvm.

Pero no vamos a alargarnos más, ¿verdad? Seguro que estaréis deseando descubrir por vuestra cuenta este Doctrine para poder crearos vuestras propias impresiones. Solamente resta añadir un dato más muy a colación de lo que comentaba cuatro renglones más arriba: y es que este trabajo fue grabado también en los Moontower Studios con Javier “Bastard” Félez a cargo de la grabación, producción y master. Eso explica muchas cosas, ¿verdad?

Doctrine no será un álbum que reinvente nada ni tampoco es lo que pretende, pero se puede catalogar fácilmente como un trabajo de sobresaliente. No creo que sea una idea u opinión extensamente compartida pero sí indudablemente legítima, porque… debuts como este no te los encuentras todos los días. Vamos a dejarlo así.

Sobresaliente, cinco cuernos pelados. Un 9. Cuatro cuernos enormes para los más avaros.

Sovereign Pontiff Aheraaz: guitarras y bajo.
Sublime Tirannus of Vedma: voz.
Secret Kadosh of the North Gate: batería.

Sello
BlackSeed Productions