Pungent Stench / Disharmonic Orchestra - Pungent Stench / Disharmonic Orchestra

Enviado por Kaleidoscope el Lun, 02/07/2018 - 07:26
4221

1. Disharmonic Orchestra - Dehumanoid 03:25
2. Disharmonic Orchestra - Distorted Mind 02:43
3. Disharmonic Orchestra - Putrid Stench 01:31
4. Disharmonic Orchestra - Shreded Illusion 02:31
5. Disharmonic Orchestra - Compulsorily Screaming 02:23
6. Disharmonic Orchestra - Interposition 02:06
7. Disharmonic Orchestra - Animal Suffocation 01:17
8. Pungent Stench - Pulsating Protoplasma 02:51
9. Pungent Stench - Dead Body Love 03:59
10. Pungent Stench - Miscarriage 02:20
11. Pungent Stench - In the Vault 02:59
12. Pungent Stench - Rip You Without Care 03:39

Lado de Disharmonic Orchestra

Lado de Pungent Stench

Suecia y Florida: estandartes del Death Metal por antonomasia, eso no lo pone nadie en duda ¿Verdad? Bien es cierto aquello, resignarse a solo ver la punta del iceberg es cuanto menos triste y errado porque el Death Metal es mucho más que aquellas dos localidades y es que, Austria, es una meca para los que escarban en las pútridas profundidades del averno. Disastrous Murmur, Pungent y Disharmonic Orchestra son la sagrada o más bien, profana trinidad de Austria y si no los conocías entonces no sabías realmente lo que es el DEATH METAL, pero todo tiene remedio y en este caso los austríacos tienen uno rápido y mortal; clásicos como “Rhapsodies in Red”, “Not to Be Undimensional Conscious” o el mítico y legendario “Been Caught Buttering” son essentials para cualquier fanático del género, pero una vez más, quedarse ahí es solo ver la punta del iceberg porque ahí reposan, entre restos de cadáveres y excremento, lanzamientos increíblemente repugnantes como “Extra Uterine Pregnancy” el cual no solo te hace dudar si estamos hablando de música o de los malsanos y aberrantes pensamientos de un enfermo mental, sino que llega a niveles de grotescos tan altos que te hace cuestionar si lo que escuchabas antes era Death Metal y no unos CD´s de Mozart que le ponen a los niños para dormir y ojo, que no me olvido de lo que están pensando ¿El infame Split de Disharmonic Orchestra y Pungent Stench dónde lo dejo? Pues justamente hoy toca diseccionar esa atroz y deforme criatura.

En el Death Metal siempre vale la pena echar la vista para atrás y mirar más allá de los LP ¿Por qué? Porque el que conoce sabe que ahí es donde reside el más descompuesto y fétido alimento, vital y propio para el deather sin remedio. Qué alegría sentí cuando luego de haber triturado mis oídos hasta sangrar con auténticas obras maestras como “Been Caught Buttering” y “Not to Be Undimensional Conscious” vi que ambas bandas austríacas habían trabajado juntas en un Split. Nada más pensar en esta posibilidad viendo aquel rostro desfigurado al lado de la surrealista ilustración del lápiz (Disharmonic Orchestra siempre fueron los perros verdes del barrio) me ponía los pelos de punta y un escalofrío recorría todo mi cuerpo. Sabía con lo que me iba encontrar o eso creía…porque cuando empecé a escuchar los primeros retorcidos compases del lado de Disharmonic Orchestra mis expectativas fueron brutalmente aplastadas con la contundencia de las pesadas notas ¿musicales? La música era muy burra y yo estaba aturdido como si me hubiesen apaleado con un martillo en el cráneo ¿Son estos los Disharmonic Orchestra que conocía? Pensar que la imagen que tengo de los esquizofrénicos austríacos haya sido cambiada con tal rapidez y violencia era algo que mi mente no pudo procesar en los 15 minutos de duración de su Split. “Not to Be Undimensional Conscious” es, evidentemente, brutal, pero esto sobrepasaba todo ya…esa sofisticación con aura onírica ya no estaba o eso creía aquella primera vez que escuché su parte del Split. Siempre se habla de la parte de Pungent Stench (y con razón), pero qué poco se habla del excelso trabajo por parte de Disharmonic Orchestra.

Como decía anteriormente: un iluso como yo pensaba que todo lo que hacía especial a Disharmonic Orchestra había desaparecido en este lanzamiento y había sido reemplazado con pura agresión y nada más, pero ¡Aaaaay! ¡Qué equivocado estaba! Lo que me faltaba era curtir los oídos más en esta música para comprender que, nada se había ido y que todo estuvo ahí desde un principio, los primeros segundos de “Dehumanoid” ya lo advertían: la bestial y enrevesada batería de Martin Messner, la inexplicable afinación de la guitarra y sus riffs que suenan a legiones de moscardones zumbando al unísono, la música ya era innegablemente alienígena y enrevesada, solo que aquí lo hacen con una sutileza (Sí, sutileza) disfrazada de brutalidad y barbarie que no he visto yo en ningún otro grupo. Esos primeros riffs son como el Vuelo del Moscardón traducido a Death Metal, pero es que eso no es todo; la cuestión empieza tornarse cada vez más negra y difusa cuando entra la voz de Patrick Klopf y los ultrasónicos blast beats de Messner ¿Estoy en un sueño? ¿En una de mis peores pesadillas? La sensación de sentirse dentro de un derruido cuadro de Dalí en llamas es inevitable ¿Qué está pasando? ¿Quién es ese demente en chaqueta de fuerza que me grita crípticas palabras a la par que tengo una alucinación auditiva debido a un desequilibrio con el líquido linfático? Respuestas no tengo y tampoco creo que las haya ni haga falta buscarlas ¿Qué me dicen de ese cambio de tempo luego de los blast beats? Si el que no vi ahí lo complicado y enrevesado de esta música entonces no se dónde lo hará. Claro, clarísimo que esta gente nació al revés y tienen una perspectiva diferente del mundo para concebir música así. Un árbol torcido que nunca se enderezará. En las cabezas de estas personas debe haber un laberinto irresoluble para estar tan atormentado escribiendo música de esta calaña.

“Distorted Mind” hace honor a su nombre. La abstracción aquí es inefable, puede parecer Death Metal sin más, pero no, esto va más allá. Aquí es donde uno se percata que Austria influenció a Suecia ¿Se acuerdan de los desquiciados Carbonized y su demente “For the Security”? o Me van a decir que esos extraterrestres Blast Beats destroza platillos con disonantes guitarras y voces asfixiantes no vienen de aquí. Pungent Stench y Disharmonic Orchestra jugaron un papel en la escena sueca, tampoco pretendo venderles la moto de que ellos definieron el Death Metal sueco porque eso sería patinar con un suelo enjabonado, pero las afinaciones tan bajas y crujientes, los cambios de tempo repentinos, pero efectivos y otros aspectos estilísticos propios de Suecia estaban también presentes en Austria desde los tiempos paleolíticos de los ochenta. Dejaré que saquen sus conclusiones…

“Putrid Stench” sigue en la línea de matanza surrealista de antes, pero con el plus de unos compases de batería rarísimos con medios tiempos que se complementan con tiempos sónicos de una manera que, por aquel entonces, solo ellos eran capaces de maquinar.

Seguir describiendo el resto de canciones del Split de Disharmonic Orchestra carece de sentido: primero, porque es música indescriptible y solo se puede entender que hay detrás escuchándola y segundo, porque el resto del Split sigue por la misma tónica hasta el final con resultados impecables. Eso sí, no me puedo ir sin antes destacar canciones como “Interposition” que empujan los límites de esta música a rincones que no sabía ni que existían.

El Split de Pungent Stench es mítico y de los más impresionante del género, sí, pero no por ello hay que ensombrecer el trabajo de altísima factura de Disharmonic Orchestra, mas entiendo por qué pasa esto.

La mitad de Pungent Stench no tiene sentido…no tiene. Los primeros segundos no dan una bienvenida amigable, guitarras atonales ya crean uno de los momentos más enfermos dentro de un género que se caracteriza por ser enfermo ¿Ya eso no te dice algo? De verdad que lo logrado aquí por la banda no es un milagro, es la antítesis de un milagro. Los austríacos dan una lección que, todo grupo de Death Metal debe tener aprendida y es cómo sonar creíblemente trastornado. DEATH METAL con mayúsculas, señores, hablar de este Split es hablar de una de las paradas más hórridas y psicópatas del género y si eso les parece poco entonces permítame decirle con todos mis respetos que usted no comprende en absoluto de qué va el DEATH METAL. Cuando pensaba que “Been Caught Buttering” era algo retorcido y macabro van estos zumbados con canciones “Pulsating Protoplasma” y me hacen dudar de qué suena degenerado y qué no. Canciones que te hacen redefinir los conceptos y los límites. Esto es realmente apretar la tuerca y no lo que se piensa que es hoy en día al meter más pulsaciones por segundo y afinaciones más graves. Esto yo me lo creo y no solo eso: me perturba. Podría estar horas y horas hablando solo del opening track del Split de Pungent Stench: de su tétrico inicio, de su esquizoide desarrollo, del legendario e inolvidable grito que regurgita Don Cochino en el minuto 2:16 que eriza los pelos de punta no porque me haya cautivado, sino porque siento que tengo alguien detrás a punto de pegarme un hachazo.

Cinco canciones que una vez escuchadas son imborrables en tu memoria, cinco canciones que te hacen dudar si esto se trata nada más de música, cinco himnos inmortales que DEBEN ser conocidos por todo adepto al género. Eso sí, neófitos abstenerse a semejante atrocidad, porque este servidor no será el mayor erudito en la materia, pero si algo puedo afirmar es que he navegado en mares y mares de música enfermiza, de esa que la gente no entiende cómo disfrutas y aún con todo nunca he podido sentirme 100% cómodo o tranquilo escuchando la música que yace aquí. Nada más los vaivenes de guitarra en "Dead Body Love" son más repulsivos y asquerosos que el 99% de bandas de Goregrind allí afuera. Así de GRANDE es este artefacto monolítico. Seguir escribiendo sobre la monstruosidad parida por Pungent Stench es gastar tinta en explicar algo que es tan fácil de describir cómo el origen del universo, es decir, inútil. Lo más útil que puedo decir en este texto es que muevas tu culo y escuches este Split si es que no te has dignado a hacerlo ya, eso sí, ya estás advertido de lo que encontrarás y soldado avisado no muere en guerra, aunque aquí no se aplica ese refrán porque igualmente saldrás muerto.

Puedo afirmar con certeza que este Split es un material “Clase S+” del género y una de las paradas más malsanas de la red de alcantarillas más repulsivas jamás creadas. Música tan brutal que se torna abstracta: el surrealismo onírico de Disharmonic Orchestra es como vivir la esquizofrenia en carne propia y la música de Pungent Stench es viajar en las profundidades más incomprensibles de la mente de un psicópata y digo psicópata para ahorrarme adjetivos mucho más explícitos y fuertes que vendrían a describir realmente las desfiguradas notas musicales de los austríacos.

Un Split que empieza con un lado absolutamente colosal y aún se da el lujo de cerrar con otro lado aún más titánico. Impensable, inconcebible, imposible: palabras que describen este material.

Para rematar de 1989. Adelantados a su tiempo, unos visionarios. Un Death Metal tan burro que por momentos hasta se puede confundir con Grindcore del despiporre que está sucediendo. Enorme.

Nota: ¿Tú qué crees?

Pungent Stench:

Rector Stench: Batería
Don Cochino: Guitarras, Voz
Pitbull Jack: Bajo

Disharmonic Orchestra:

Martin Messner: Batería
Patrick Klopf: Voz, Guitarras
Herwig Zamernik: Bajo

Sello
Nuclear Blast