Psychotic Waltz - A Social Grace

Enviado por MetalPriest el Sáb, 11/04/2020 - 13:38
4483

1. ...and the Devil Cried
2. Halo of Thorns
3. Another Prophet Song
4. Successor
5. In This Place
6. I Remember
7. Sleeping Dogs
8. I of the Storm
9. A Psychotic Waltz
10. Only in a Dream
11. Spiral Tower
12. Strange
13. Nothing

Si hay alguna pega que ponerle al metal progresivo, es que pareció estancarse sonoramente hace ya años, como tantos otros géneros. O suenas como los clásicos Queensrÿche y Fates Warning, o como los putos Dream Theater; metiendo mil cabriolas musicales mientras tú te quedas asimilando la tercera todavía. Por supuesto hablo en términos generales, porque si buscas un poco más a fondo… es muy seguro que alguna sorpresa te vayas a encontrar, como es el caso de los californianos Psychotic Waltz.

Para hablar de esta gente, tenemos que remontarnos a 1983-85, cuando estos chavales fundaron su primera banda "Aslan". Eran Buddy Lackey, Dan Rock, Norm Leggio, Brian McAlpin y Ward Evans. Cinco colegas del instituto que se juntarían para emular a sus iconos musicales y tratar de hacer un heavy metal de corte progresivo; seguramente motivados por iconos como los anteriormente citados Queensryche, Fates Warning y otros… Como Aslan, soltarían al mundo una demo en el ’86, pero no se quedarían ahí, sino que seguirían componiendo y tocando ganando cierta reputación a escala underground.

En algún momento de finales de los ochenta, se cambiarían el nombre de Aslan a Psychotic Waltz debido a que alguien les comentó que su música parecía eso: un waltz psicótico, lo cual les pareció un nombre bastante más definitorio para su música y quizá incluso más llamativo. En 1988 sacarían otra demo y al poco conseguirían un contrato con el sello alemán Rising Sun, con el cual pudieron al fin debutar con un álbum en condiciones: A Social Grace (1990). Y es en este álbum en el que me voy a centrar, porque de verdad creo que aquí Buddy Lackey y cía se coronaron como una de las promesas más interesantes del panorama en materia de música pesada e intrincada.

Con sus riffs y compases técnicos, sus estructuras y maneras deudoras del prog rock de los setenta y el halo oscuro y alocado que los rodeaba, difícilmente no iban a hacerse famosos entre los seguidores de este rollo. Obviamente, Psychotic Waltz no llegarían a las cotas de popularidad de los Queens o los Fates… puede que ni siquiera la de los putos Crimson Glory, pero ahí le andarían. En el caso del debut A Social Grace, podría decirse que los norteamericanos llegaron a labrarse cierta reputación en Europa, aunque al parecer no llegarían a lograr “petarlo” en su propia tierra, posiblemente por lo sobresaturada que estaba la escena norteamericana por aquel entonces. Sea como fuese, A Social Grace resultó ser un lanzamiento tremendo; altamente elaborado y no por ello recargado o indigesto. Insisto que no estamos hablando de los míticos pedantes de turno que con solos intercambiados multi-instrumentales y temas de dos días logran aburrir hasta a las ovejas. Rotundamente no. Hablamos de músicos talentosos pero con sentido del buen gusto ante todas las cosas.

Uno puede conocer A Social Grace de dos formas: por los LPs (de diez canciones y cincuenta minutos) o por el CD (con tres canciones más y rebasando la hora de duración). Personalmente, pienso que es más asequible la versión en vinilo por sencilla cuestión de metraje pero ahora bien: Si dejas de lado la versión en CD, te pierdes canciones tan puto dignas como las otras diez. Un ejemplo sería Successor sin ir más lejos, aunque Spiral Tower también se las trae debido a sus maneras tan tenebrosas. Porque esa es otra: Psychotic Waltz tienen un estilo especialmente oscuro, sobre todo para la época a la que pertenecen y la música que se facturan.

Tampoco puedo dejar de mencionar ...and the Devil Cried, que arranca A Social Grace sin concesión alguna y dejando claro que PW no son ningunos aficionados. Riffs certeros como reloj suizo, evoluciones naturales con dejes incluso thrashers, un Buddy Lackey que se come el micro y Norm Leggio posibilitando todo esto con unas baterías inagotables. ...And The Devil Cried es una obertura cojonuda, sí… pero cuando llega Another Prophet Song… ¡pfff! Todo queda explicado. Esta canción vale más que muchas discografías enteras. Así de simple. El riff principal me tiene enamorado sin remisión.

Al estar hablando de un trabajo tan largo y tan diverso como lo es A Social Grace, no veo razón para obcecarnos hablando de cada una de las trece canciones que lo conforman; pienso que lo suyo es descubrir el álbum y a la propia banda sin prejuicio alguno. Porque no sólo la música se encuentra a niveles estratosféricos, sino que también las letras, la producción y también el artwork (creado por el finado Mike Clift, quien colaboró con Psychotic Waltz desde los inicios hasta el Mosquito del ’94).

A Social Grace es, en definitiva, un álbum que vale la pena explorar y no solo eso, sino que conviene ir más allá y controlarlo a fondo. También es cierto por otra parte que Psychotic Waltz no son estrellas fugaces, quiero decir: A Social Grace no fue el único discorro del copón que parieron los californianos, para nada. Ahí están también los posteriores Into The Everflow, Mosquito y el no menos desdeñable Bleeding. Todos ellos discos merecedores de su atención y respeto.

Otro detalle a convenir sobre estos californianos, es que siempre trabajaron con el mismo line-up. Desde que comenzaron bajo el nombre de Aslan hasta la actualidad, Psychotic Waltz siempre fueron los mismos cinco miembros. Detalle que me gusta mucho por la obvia confianza y afinidad que se intuye entre ellos.

La banda entró en Split-up en 1997, pero se reunieron en 2010 con intención de volver a sacar música y… tras muchos años de espera, a comienzos de este año 2020, por fin lograron sacar su tan esperado quinto disco The God-Shaped Void. Pero volvamos con A Social Grace y terminemos con este ladrillo, que poco más os puedo aportar sin terminar por destriparos toda la mandanga: Para un servidor esto es un álbum sobresaliente. No hablo en términos de obras maestras ni de “discos definitorios” de la historia del metal, pero… ¿en materia de metal progresivo? Sí, desde luego. A Social Grace es un álbum de escucha obligada. Luego te gustará más o menos, pero joder, está claro que es de lo más interesante dentro del metal progresivo clasicote.

Cinco cuernos bajos. Un 9,25.

Buddy Lackey: voz, flauta, piano, teclados y guitarra acústica.
Dan Rock: guitarras, teclados y vibraslap.
Norm Leggio: batería y percusión africana.
Brian McAlpin: guitarras.
Ward Evans: bajo y pandereta.

Sello
Rising Sun Productions