Proud Existence - The Trial

Enviado por MetalPriest el Vie, 20/12/2019 - 13:27
4418

1. Right Time to Die
2. Deliver or Kill
3. Fast Ride
4. The Trial
5. Castles in Black
6. Thou Wilt Be Avenged

En Holanda, a pesar de no existir bandas decisivamente grandes para nuestra movida, sí que se dieron unas cuantas agrupaciones que supieron reproducir dignamente el mensaje que llegaba de más allá de sus fronteras. La magia de Reino Unido, el estilo de los USA y (en algún caso), de los países nórdicos también. Bajo estos auspicios e influencias, Proud Existence se gestaron. Nacidos en 1980 (como Pre Existence) hasta que al final se cambiaron el nombre en 1983 sacando una demo ese mismo año. Años más tarde, se decidieron por escupir su primer y único trabajo de estudio: The Trial (’88). Aunque por alguna razón tengo leído en más de un sitio erróneamente que salió en el ’84.

No os voy a engañar peña: Lo que trajeron Proud Existence con The Trial no fue nada que pudiera partir con la pana. Tiene su qué indudablemente y seguro que en su tierra fue material digno de recordar. Pero ¿Qué pasa? Pues que estos tipos de la región del Sur de Holanda supieron empaparse guapamente de la NWOBHM; de movidas como Diamond Head, Maiden, Satan o Raven… pero también con movidas como Ozzy (más bien Randy Rhoads), el encanto darks de Mercyful Fate y un poco de la pegada thrash/speed americana de la época en las baterías. Sé que suena a batido de demasiadas cosas pero lo que indudablemente resulta de este invento no es ni más ni menos que auténtico heavy metal del cañero; con su dosis de caspita y composiciones elaboradas. Porque esa es otra: aquí la media de duración de las canciones excede los seis minutos… y no creáis que lo hacen repitiéndose una y otra vez con estribillos estúpidos y riffs que no van a ninguna parte… Proud Existence se molestan en crear una música que si bien no destaca por su carisma especial, sí que lo hace por su buen hacer, por su virtuosismo, buenas composiciones y detalles moloncejos.

Posiblemente la canción homónima The Trial (que viene siendo la cuarta del sexteto), sea la más memorable por esos estribillos tan deudores de King Diamond y sus quiebres emocionantes. Pero The Trial es un disco que con las escuchas se va abriendo cada vez más y demostrando la calidad que esconde con tanto celo. Un poco como ciertas personas, ¿no? Que no se abren ante cualquiera a la primera. Pues con The Trial pasa lo mismo.

Me parece especialmente interesante el uso que le da esta gente a las voces distorsionadas; como tratando de dar un enfoque personal y conceptual a la obra entera (que… yo diría que lo tiene). Pasa que esas voces casi narradoras no terminan de envejecer bien. Lo mismo en los ochentas eran la crema y ofrecían un extra de magia o… te metían un poco más en el álbum. Hoy día quizá sea un recurso que no termina de lucir y mete demasiada caspa. Quizá. Para algunos esto será una pega… para otros un pro, pero claramente este elemento no dejará indiferente a nadie. Por mi parte depende de la canción. Porque en Right Time To Die no me termina de gustar cómo quedan (aunque su uso es clave para entender The Trial), por otro lado en Thou Wilt Be Avenged conjuntan a las mil maravillas en un cierre de disco espectacular.

Destacaría también el solo que se gastan los Proud Existence en Fast Ride, totalmente “inspirado” en Mr. Crowley del enorme Rhoads, aunque no hay solo en este artefacto que se haga insulso. Lo mismo puedo decir de las canciones per sé: ninguna canción se hace prescindible. Todas tienen su solidez y ornamentos de interés. Pasa que lo mismo todo esto que sueltan en 1988 y queda como “correcto” quizá un par de años antes habría quedado como un completo puntazo. Pero claro, también si mi abuela tuviera ruedas sería una bicicleta. Si este The Trial fuese de 1984 como algunos por la red alegan, este sería un discazo; sobre todo por la poderosísima batería que es capaz de convocar Vletter con manos y pies. Y todo esto sin desmerecer las voces de Alex y la dupla de guitarras formada por Petri y Bijl.

Podría ser más generoso con estos holandeses, después de todo, sí es cierto que buena parte de este álbum salió ya en su demo de 1983; demo que por cierto contiene varias de las mejores canciones de la banda (por si os interesa, ESA sí que suena más novedosa a pesar de su mal sonido y las influencias más obvias que tiene de Mercyful Fate y el Rey Diamante). El caso es que me voy a decantar por ponerle tres cuernos altísimos a The Trial de Proud Exitence. Es un documento de los ochenta cojonudo, y además salido de un país poco “habitual”. De lo mejor que parió el heavy metal holandés de calle. Al menos dentro de la década de la permanente y las hombreras.

Nota: 6,75

Ron van Dijk: bajo.
Rene Vletter: batería.
Coen Petri: guitarras.
Ben Bijl: guitarras.
Alex Roest: voz.

Sello
Paladyn