Portrait - Portrait

Enviado por Hawkmoon el Mar, 31/07/2012 - 22:19
2593

1. Hell
2. A Ghastly Silence
3. Village of the Fallen Angel
4. Consecration
5. A Thousand Nightmares
6. Bow unto the Devil
7. Beware the Demons
8. The Adversary

Equipados para la guerra, colega. Y del todo. Armados hasta los piños.

Aquí llegan Portrait, con su debut homónimo bajo el brazo (del que pasaremos totalmente de comentar la portada, pues jode todo el rollo que me curraré), un buen montón de influencias metálico-grandiosas y todas las ganas de arrasar del planeta. Debutar, cuando llevas años planeando tu ataque, es lo más. Cuando vales, cuando no eres un mierdas, acabas editando calidad, chato. Que acabe siendo relevante para muchos, o para unos pocos, depende de la suerte, del caprichoso destino. Pero lo importante, lo que uno debe hacer, es concentrarse, pulir su sonido, saber, exactamente, hacia dónde se quiere ir, en el nombre de quién se quiere ir, y, sobretodo, para qué se quiere ir.

Que hay que tener las cosas claras, vamos. Lo demás, si tiene que ocurrir, ya ocurrirá. Lo primero, currárselo.

Y, joder, desde luego que los suecos Portrait se lo curran. Tienen mú claro quienes son, hacia dónde dirigen sus pasos y lo qué quieren hacer. Y, coñes, no es otra cosa que rendir tributo a los putos Mercyful Fate, al papá King Diamond, y, de repaso, acordarse (y que tú también te acuerdes) de elementos como Running Wild, Omen, los primeros Blind Guardian, Helstar, Exciter o Judas Priest, la élite metálico-oscurantista, los señores del cuero y el buen alarido, los maestros del riff inmortal y la pegada bateríl de cojones. Mal gusto no tienen los Portrait, la verdad.

Lo que plantean los suecotes es bien sencillo, joder. Una mirada atrás, un recuerdo, en forma de disco, de lo que significó, significa y significará, el Heavy Metal en las vidas de miles y miles de muchachos. Un "gracias" a los dioses del Metal, a los reyes que nos instaron a seguir su batalla por el control del universo. Ellos nos dieron el fuego, hicieron que no muriésemos de frío, de hambre. Es hora de devolver el favor de la mejor manera. A la manera metalhead: con un buen platazo de Heavy Metal.

6 toneladas de Speed a las finas hierbas, con salsa N.W.O.B.H.M. y tropezones Power. Ya puedes tener hambre, nenaza. Más te vale. Abre tu bocaza de moñarrón y engulle. Todo. No quiero ver nada en la boca (o te quedarás sin recreo).

"Hell", el primer cucharón, grumoso y cabalgador a partes iguales, pronto te pudre los dientes. Te quedan los piñotes agrietados, verdosos, y como con restos de café, tabaco y mugre. Te han quedado así al primer contacto con el puré, gris metálico, de los mendas. Menudo batido habrán cocinado. Un batido no apto para buena gente, claro. Y tú serás un mendas majete. Pues mal. No está hecho el Heavy oscurantista para las almas cándidas. Y pasa lo que pasa, que os toca el género y os quedáis como el puto Gollum. El toque kingdiamonesco total en la garganta, parido por un vocalista que no tiene el talento del gran Kim Bendix, pero que luce con clase (aunque chirría de vez en cuando), y el cierto maidenismo speedico al que estamos haciendo frente, joder, engancha. Facilón, sobado...pero adictivo como una partida al "Alex Kidd". Guerreros del 2008 sonando a 1984. Encantado ando ya. Quiero más.

"A Ghastly Silence!, "Village of the Fallen Angel", "Consecration" y "A Thousand Nightmares", de nuevo bajo el influjo del tito Diamond, superan la prueba de acceso al grupo de bandas debutantes que parece que tengan algo que aportar al panorama. Tampoco demasiado, no creas, pues para tener dos Mercyfuls Fates por el mundo, me quedo con los originales, con los de toda la vida, que, además, son la repolla en vinagre, pero Portrait se saben vender. Claro que, aquí, la onda King Diamond canta más que el sobaco de un Hell Angel en un show de Motörhead, se nota que la banda va a llevar el sonido del eterno mito danés a su terreno, pero también, para el amante del buen Power ochentoso, se deja caer buena artillería pesada.

Un Frankestein Speedico-Power, pintado como el papá de "Sleepless Nights" o "Come to the Sabbath", con su voz, que también se puede poner en plan Venom, bien garajero, o en plan Angel Dust, afilado como una garra del jodido Wolverine. No están al nivel de los grandes dioses a los que rinden pleitesía, no te engaño. Pero suenan de puta madre. No todo el mundo puede sonar con una actitud similar (similar, ¿eh?) a la de la casta ochentosa. La producción, el eco de la voz, el crujido de las rítmicas, el sonido del impacto del stick, el soleo...todo apesta a la era que aman. Y eso, a nivel homenaje, que es lo pretendido, es un logro. Si buscas una banda innovadora, leches, tira para Opeth (y abúrrete con ellos, y con su gafapastismo). Si buscas sudar la gota gorda y recordar los tiempos en los que te veías la polla, Portrait son buena elección.

"Bow Unto the Devil" y "Beware the Demons", evidentemente, sonando a a descarte diamantoso, y que no dejarán que pares de mover el cabezón todo el rato, nos presentan a "The Adversary", el track que cerrará el invento de los suecos. Un cierre cojonudo, brillante, vibrante, con el que disfrutarás, seguro, de lo lindo. El metalero de verdad, el que ya anda curtido, el que ha sangrado junto a los mejores (Dio, Maiden, Priest, Helloween, King Diamond, Manowar, Running Wild...), apreciará la labor de los mendas. No huele a plagio, a mierdufla sin gracia. No es una españolada ni una italianada. Es un trabajo que se toma en serio. Es un homenaje al dios oscuro del Heavy Metal. Normal, claro, que se tome en serio. Menos, joder, sería blasfemo. Creo, no ando muy seguro, dice uno de los mandamientos que no hay que citar a Dios en vano.

3 cuernos (altos) para Portrait. Me han llegado, joder. Movida King Diamond, y ayudada por los dos paladines más enérgicos que parió el añejo Heavy. Diversión, headbanging y cruces invertidas. ¿Me das tu más en pleno 2008?

Será por la conexión Bendix (icono personal), será por que sangran por el estilo, será por que practican un Power old school mega-carismático o será por su cara dura, pero me han gustado mucho.

Nada nuevo. Pero no algo que no debas probar. Cagarás gris, pero valdrá la pena.

Phillip Svennefelt: Voz
Christian Lindell: Guitarra
Richard Lagergren: Guitarra
D. Slaughter: Bajo
Anders Persson: Batería

Sello
Iron Kodex Records