Portal - Outre'

Enviado por MetalPriest el Mié, 26/12/2018 - 15:21
3678

1. Moil
2. Abysmill
3. Heirships
4. Omnipotent Crawling Chaos
5. Black Houses
6. Outre'
7. 13 Globes
8. Sourlows

¿Un poco de horripilancia? ¿Sí? ¿No? Yo creo que sí…

Damas y caballeros… volvemos a tratar sobre Portal, posiblemente una de las alineaciones que más han hecho por el metal extremo en los últimos años. Caracterizados por un sonido tremendamente sucio y una “musicalidad” nada cerca de lo asequible, los australianos comandados por The Curator y Horror Illogium parecen erigirse como un firme e inexpugnable baluarte ante las incesantes oleadas de metal extremo comercialote. Mientras las redes y festivales se llenan de black sinfónico, melodeath y demás inventos bañados en azúcar y miel, los hastiados y enemigos de las tendencias tenemos el alivio de saber que en Australia existen Portal. Y es más: tenemos posibilidades (en medida de nuestra suerte y situación geográfica) de poder incluso poder ir a verlos y disfrutar de su tremendo muro sonoro con su consabido espeluznante espectáculo audiovisual.

Si el bueno de Humphrey Bogart le dijo a Ingrid Bergman en Casablanca (1942) que “siempre nos quedará París”, no sobraría decirle a la concurrencia más afín al caos y la disarmonía que “Siempre nos quedarán Portal”. Porque miren: si por algo se están afamando estos sobrenaturales encapuchados, es por su tremendo compromiso con el underground, la crudeza y (por extraño que suene) la coherencia. Portal son, a fin de cuentas… uno de los más logrados sonidos que pueden encarnar o interpretar a una pesadilla psicotrópica o a una alucinación fruto de la parálisis del sueño. Con su estética, sus percusiones enfermas y rítmicas zumbadoras y no menos aterradoras... más de un chaval tendría a bien el relajar los esfínteres con intención de echar a correr en dirección opuesta con el menor “lastre” posible. Pero añadiría algo más: apuesto que para los fans de Portal, lo entrañable, lo… digamos disfrutable de todo esto, es el momento que tienes con ellos de complicidad, en la intimidad de casa, cuando apagas las luces y sencillamente entras en comunión con sus engendros musicales. Esos momentos en que se te llenan la espalda y brazos de escalofríos y una presión aparece en el pecho. La ansiedad. El pavor… la sensación de que (incluso sólo en tu casa y metido en tu habitación) no estás a salvo. Como bajo la sombra de un peligro inminente… eso es lo importante… o eso creo yo.

A alturas del 2007, Portal llevaban ya cuatro años haciendo esperar a sus seguidores por un digno sucesor de su debut de larga duración Seepia. No obstante, el tiempo no había pasado en balde. Después de todo, The Curator y cía. habían sacado el EP Swetyy y la demo Lurker at the Threshold, la cual nos adelantaría dos de las ocho piezas que tomarían parte en el segundo larga-duración de los australianos. Aquel que sería conocido como Outre'.

Haciendo gala de su impenetrable atmósfera de ruido y brutalidad, Portal volvían a presentarnos un retoño malformado digno del espectáculo circense de los años '10s y '20 del siglo pasado. Outre' es posiblemente de mis placas favoritas de Portal, y la razón es complicada de explicar porque… toda la música de Portal tiene prácticamente las mismas premisas y proporciones en sus ingredientes, pero… ¿Podría ser sencillamente que sus oleadas sónicas me atraen y abruman más? ¿Que su portada tan surrealista y junguiana me tiene extasiado y atrapado? ¿Tal vez sea incluso la… la música? ¿Puede ser? Yo creo que sí. Porque resulta que cuando tienes el material de Portal bastante manoseado, sacas buena parte de los secretos que guarda, y aunque alguno no me crea… aquí hay miga. No son tres matados aporreando las cuerdas sin sentido; no, no, no… aquí hay más. Y es algo que cuesta descifrar, porque ni los mismos Portal parecen dispuestos a ponerlo fácil. Únicamente en directo uno puede de verdad escuchar con nitidez ciertos riffs y “melodías” sin creer que está escuchando una especie de ruido blanco pasado por un filtro de graves. Portal tienen su sentido, estos hombres no se toman tantas molestias para sencillamente “perpetrar ruido”. El mensaje de Portal es críptico y parece haber salido de otra época e incluso (a parte de eso) de otro universo paralelo. Cuesta desde el comienzo y aún así… incluso desde la primera escucha para muchos… es algo adictivo... como una especie de atracción morbosa y peligrosa ¿No?

El Death Metal de Portal es, a fin de cuentas, y en conclusión, el mayor exponente del género. Esto no significa que sean los mejores o los más importantes… nada de eso. Simplemente que… si bien el Death Metal siempre tuvo cierta conexión con el terror, el peligro y cosas similares… Portal lleva esto al límite. En una sociedad en la que a uno ya no le asusta escucharse un tema de Entombed, Cannibal Corpse o Autopsy porque la gente parece estar insensibilizada de más… es menester que aparezcan bandas como esta, que infundan temor aún a día de hoy. No olvidemos que de hecho, los mismísimos Portal crean escuela… están influyendo a numerosas bandas; hay toda una escena en Oceanía repleta de Death Metal al estilo de los de Brisbane. Por discos como Seepia, Vexovoid… o Outre' o el más actual y exitoso ION, tenemos en estos monstruos una de las mayores promesas del metal extremo.

Personalmente, mis cortes favoritos de este artefacto son: Abysmill, Black Houses, Sourlows y 13 Globes pero realmente, eso poco importa. Prácticamente todas tienen su regustillo molón y valen la pena. Así que a grandes rasgos y rematando con la crítica, le doy cuatro cuernos altos al Outre' de Portal. Un 8,75 muy merecido. Sencillamente una de las bandas más revolucionarias del panorama… tan revolucionarias como difíciles, pero… nada es gratis o regalado en esta vida ¿no?

The Curator: voz.
Horror Illogium: guitarras.
Aphotic Mote: guitarras.

Músicos de Estudio:

Monocular: batería.
Elsewhere: bajo.

Sello
Profund Lore Records