Pink Cream 69 - Sonic Dynamite

Enviado por kaesar el Dom, 02/05/2010 - 23:26
881

1. Passage to Hope
2. Seas of Madness
3. Followed by the Moon
4. Sonic Dynamite
5. The Spirit
6. Speed of Light
7. Waiting For the Dawn
8. Let the Thunder Reside
9. Lost in Illusions
10. Face of an Angel
11. Shattered Prophecy
12. Spread Your Wings

Corre el año 1994 cuando Andi Deris abandona el dulce sabor de la erótica crema rosa para darse un suculento atracón de cabello de ángel de calabaza alemana invitado por su amigo Michael Weikath. El resultado fue un notable álbum de Helloween de nombre Master of the Rings que revitalizó a la formación germana tras una época de discusiones, rumores de separación definitiva, la expulsión de Michael Kiske de la banda y algunos trabajos discográficos de calidad muy cuestionada, opinión de la que yo discrepo. Aunque en principio la elección de Deris como sustituto del carismático Kiske no gustó a todos por igual la verdad es que el rubio cantante ha sabido ganarse a pulso el respeto entre los seguidores de los alemanes.

Mientras esto ocurre Pink Cream 69 recluta al por entonces prácticamente desconocido y de origen inglés David Readman que se convierte en el nuevo vocalista del grupo. Esta unión se plasmó en el muy recomendable y apropiadamente titulado álbum Change de 1995 producido por el prestigioso Shay Baby. Le siguió el no menos interesante Food for Thought de 1997 donde empezó a gestarse el nuevo rumbo de la banda que ganó en contundencia y se alejó del estilo puramente hard rock de sus inicios aunque sin abandonarlo en su totalidad. Dicha evolución se debió en gran medida a la cada vez más destacada aportación del propio Readman como compositor.

Tras un disco en directo en noviembre de ese mismo año es en 1998 cuando aparece el poderoso Electrified que cosechó muy buenas críticas entre la prensa especializada y les llevó a telonear al por entonces ex vocalista de Iron Maiden Bruce Dickinson en su carrera en solitario. Con la entrada del nuevo milenio sale a la venta Sonic Dynamite que nuevamente cosecha numerosos elogios, consolida definitivamente el cambio de dirección musical iniciada años atrás por la banda y es el disco que aquí nos ocupa.

El título del álbum lo dice todo y es una declaración de intenciones en toda regla por que eso es precisamente lo que vamos a encontrar, una auténtica dinamita sónica, una bomba musical de principio a fin. Passage to Hope enciende la mecha de la carga explosiva. Se trata de una breve introducción con guitarra acústica y teclados a cargo del gran Günter Werno de Vanden Plas que repite también en otras tres canciones dando un toque de distinción con su colaboración.

Sin descanso llega la primera detonación con Seas of Madness, un corte rápido, con guitarras potentes, casi rozando el speed metal y un gran solo de Alfred Koffler. Inmenso el hacha del grupo en todos los temas del álbum. Followed by the Moon empieza con un bajo atronador de Dennis Ward que ejerce también de productor. La base rítmica ha sido cuidada con esmero en todo el trabajo dotándola de mucha fuerza y potencia. Uno de los mejores cortes del álbum para este servidor.

Sonic Dynamite es pura adrenalina, una composición endiablada, tres minutos de velocidad y virtuosismo que te dejarán sin aliento de principio a fin. The Spirit es otra de las destacadas, ritmo machacón de batería, teclados elegantes y un Readman dejándose las cuerdas vocales. Muy bueno el trabajo del cantante en todo el disco. No bajamos el listón con Speed of light y Waiting for the Dawn, dos cañonazos para seguir moviendo la cabeza y no parar de disfrutar. Después de la tormenta es el momento de la calma y ésta nos llega con Let the Thunder Reside, un bonito medio tiempo que nos permite un pequeño descanso para respirar y recuperar fuerzas.

Tras esta pequeña pausa melódica volvemos nuevamente a subir el nivel de decibelios. Los tres cortes siguientes vuelven a traernos las guitarras afiladas acompañadas con maestría por un bajo y batería contundentes. Son quizá los temas más hard rock en comparación con el resto pero no por eso inferiores en calidad. Cierra el disco Spread your Wings, una bonita y preciosista balada con protagonismo absoluto de voz, teclado y acústica. Buen punto y final para un grandioso trabajo de esta excelente formación que rara vez decepciona. Impresionante e imprescindible en toda colección que se precie y merecedor de cinco cuernos de nota.

Dennis Ward: bajo
David Readman: voz
Alfred Koffler: guitarras
Kosta Zafiriou: batería

Sello
Massacre Records