Picture - Traitor

Enviado por Gargamel el Mié, 18/03/2009 - 13:31
771

1. Traitor
2. Right Now
3. Fantasies
4. Dyin' to Live
5. Lost in the Night
6. State of Shock
7. Loud n' Proud
8. Out of Control
9. We Don't Need to Hide

No sé si muchos de los lectores conocerán a esta banda, ni cuántos habrán tenido el gusto de hincarle el diente al disco que nos ocupa, que para mí es una de las muestras más nobles y genuinas de lo que se dio en llamar New Wave of British Heavy Metal. Ya, ya sé que Picture es una banda originaria de Holanda, por supuesto, pero quien haya escuchado sus primeros trabajos (el debut homónimo, Heavy Metal ears o Diamond Dreamer) convendrá en que la etiqueta le va como anillo al dedo, mucho mejor que a bandas como Motörhead, cronológicamente anteriores y con un rollo diferente. Y qué demonios, Holanda está más cerca de Londres que algunas ciudades británicas cuna de representantes del estilo como Raven o Saxon, así que sirva esta licencia para ayudar a ubicar a Picture en el panorama del Heavy Metal europeo de los primeros años 80.

Traitor es ya el quinto álbum de la banda, y en él se alejan definitivamente del sonido crudo y auténtico de sus trabajos anteriores, característico de las bandas de la NWOBHM, optando por una producción más elaborada y llamativa en una época en la que el sonido de caja oculto bajo una buena gated reverb hacía que los colegas nos miráramos diciendo "qué potente, cómo mola". Tras múltiples cambios de formación, en este trabajo la base rítmica la forman Shake y Rinus, cuyo aspecto de estibadores de Rotterdam contrasta con la imagen más refinada, casi americana, de las nuevas incorporaciones, Chriz, Henry y Pete Lovell. Por si no queda claro tras mi descripción, ahí va una foto:

Picture (formación de Traitor): De izquierda a derecha: Chriz, Henry, Pete, Shake y RinusPicture (formación de Traitor): De izquierda a derecha: Chriz, Henry, Pete, Shake y Rinus

Respecto a los trabajos anteriores, el salto de calidad en las composiciones es enorme. Los temas están llenos de inspirados contrastes entre melodías joviales y melancólicas, un seguro contra la predecibilidad y el consiguiente aburrimiento. Desafortunadamente ya no tengo acceso al vinilo, y me ha sido imposible encontrar los créditos del álbum en la Red, pero me da que los tres nuevos fichajes, quienes curiosamente ya no están en el posterior y decepcionante Every Story Needs Another Picture son quienes hacen posible este para mí momento más dulce de la banda. Pete Lovell, sin destacar por su técnica, comparte con gente como Biff Byford o Paul Di'anno ese algo que todos persiguen y que muchos portentos vocales no llegan a conseguir, que es el sello particular que hace que una voz sea inconfundible. Tampoco sé si el trabajo de guitarra solista está repartido entre Henry y Chriz, pero en cualquier caso son muy destacables tanto las melodías dobladas como el dominio del trémolo, y nueva e indudablemente supera con creces todo lo anterior. Qué pena que no se consolidara esta formación de la banda, tal vez nos habría dado más discos como Traitor.

Los temas me gustan casi todos por igual, aunque si tuviera que destacar alguno hablaría del enérgico tema-título, que se presenta con un redoble de caja aplastante ayudado por esa reverb que antes comentábamos y que ya comenzaba a inundar los estudios de medio mundo con la venia de todos; Dying to live, que camina con un riff que recuerda al Neon Knights de Black Sabbath, sobre el que, en contraste con el clásico tema de los oscuros de Birmingham, montan unas melodías rebosantes de optimismo y ese estribillo magnífico "me muero por vivir!!", seguido de un puente excelente, "freedom myself...nosequé, tampoco encuentro las letras :-(". Por último y más importante, nadie debería perderse la guinda del pastel, en forma de la espectacular balada We don't need to hide. Como ejercicio de reflexión propongo escuchar la mencionada We don't need to hide y a continuación el Don't cry de Guns 'n' Roses, y valorar hasta qué punto la calidad de una composición es fundamental para que triunfe.

En definitiva, un trabajo honesto, generoso, inspirado y semianónimo, que disfruto como un tesoro particular y que os recomiendo con la seguridad de que más de uno lo gozaréis tanto como yo.

Pete: Voz
Shake: Batería
Rinus: Bajo
Chris: Guitarra
Henry: Guitarra

Sello
Backdoor