Obituary - Obituary

Enviado por Marcapasos el Dom, 19/03/2017 - 23:45
998

1. Brave (02:14)
2. Sentence Day (02:49)
3. A Lesson in Vengeance (03:07)
4. End It Now (04:02)
5. Kneel Before Me (03:04)
6 It Lives (03:24)
7. Betrayed (03:01)
8. Turned to Stone (04:13)
9. Straight to Hell (03:57)
10. Ten Thousand Ways to Die (03:16)

*Bonus track*

11. No Hope (03:21)

Creo que sobran palabras a la hora de expresar lo que significa Obituary para el Death Metal. Banda pionera de una de las ramas más endiabladas y despiadadas del Metal, una de las primeras que dieron los primeros pasos en aquellas macabras maquinaciones, ofreciendo discos de antología como Slowly We Rot, Cause of Death o The End Complete (trilogía esencial para el amante del Death Metal, casi nada, eh)… pero la cosa va más lejos, Obituary son uno de esos grupos de la vieja guardia infernal que de verdad siguen a pie de cañón, con la música siempre en ristre y con el equipo siempre preparado para desatar la hecatombe.

Desde los tiempos de (E)Xecutioner en adelante, y a excepción del parón que dio lugar en 1997 (y con sus más y sus menos, eso sí), Obituary siempre han estado ahí, ellos son la vieja confiable para todo deather.

Y lo han vuelto a demostrar.

Poco más de dos años después del lanzamiento de Inked in Blood (2014), Obituary lanzan al mercado, una vez más a través de Relapse Records, el que es su décimo álbum de estudio. ¿Su título? Obituary. ¿Portada? Simple, el logo de la banda sobre fondo negro y dominado por un feroz y temible dragón legado del mismísimo Darkest Day, pero más gargóleo y, seguro, con colmillos aun más afilados.

Título y mensaje son parte del todo que los hermanos Tardy nos han querido transmitir: Obituary siguen al frente, en la primera fila del Death Metal, todavía logrando sonar como nunca antes. No nos andemos con rodeos tampoco, Obituary no es ninguna declaración de intenciones, ni una reafirmación, esta banda no necesita nada de eso, pues nunca ha sido dada a experimentaciones ni giros musicales. Obituary suena a Obituary, punto, siempre lo han hecho y parece que siempre lo harán hasta que les llegue la hora de colgar las chaquetas y sus botas.

No puedo evitar deciros que es un verdadero gustazo ser testigo de cómo el disco adquiere forma a través de la primera canción, Brave, una chutada salvaje digna de un gran comienzo. Seguimos a buen nivel con Sentence Day, con un Terry Butler incinerando su bajo a base de sablazos a ritmo de Death Metal con tintes Thrash, quedando bien respaldada por la genial A Lesson in Vengeance, canción en que las guitarras de Trevor Peres y Kenny Andrews elevan la música hacia una movida entre Death y los Black Sabbath de Children of the Grave, solazos marca de la casa incluidos.

Ahora bien, demos paso a un dúo de destrucción total y acelerada (End It Now + Kneel Before Me = locura absoluta) tan solo para darnos de bruces con It Lives, oscura y bizarra, un tema perfecto para corroborar cómo John Tardy desgarra sus cuerdas vocales como si el tiempo no hubiera existido nunca para él.
Betrayed es otro punto ganado, con su buen desborde de melodías y cambios de ritmo, mientras que Turned to Stone es una mirada a esos Obituary clásicos de velocidades más acompasadas, los mismos que nos cebaban lentamente pero sin pausa… Un regalo para los sentidos, sin duda.

Vamos terminando de despellejar la sesión de la mano de la acojonante Straight to Hell (los pelos como escarpias… ¡menuda performance!) y Ten Thousand Ways to Die, tema de tonalidades tan desoladoras como épicas y que ya conocíamos del homónimo disco en vivo lanzado en 2016 (todo un acierto el haberlo incluido en el presente LP).
Oh, espera, ¿que queremos más? En ese caso, nos podemos dar por satisfechos con la guinda del pastel, el bonus track No Hope, el cual alarga por tres minutos el producto final.

Obituary es un disco directo, lanzado sin rodeos, sencillo, fácil de escuchar (también muy fácil de cogerle cariño) y sencillo resulta el caer en sus fauces en consecuencia de un vicio de complicada escapatoria.
Con una vida que llega a no mucho más de media hora durante su íntegra escucha (lo que debería durar todo disco de Death Metal que se precie en su jugo más exacerbado, a gusto personal), Obituary no solo está unos escalones arriba de Inked in Blood (sobre todo en cuanto a producción), sino que es uno de los mejores trabajos lanzados por la banda en el siglo XXI, puede que, incluso, el mejor (en dura pugna con Frozen Time).

No hay sorpresas, ni tampoco estamos tratando con un álbum impredecible, precisamente. Sabes con qué te vas a encontrar y, si eres muy adepto a la discografía de los de Florida, ya te conocerás los pasos que estos músicos van a dar en todo momento. En esencia, sí, es “otro más” de Obituary. Pero, ¿por qué ello ha de ser algo malo?

Por todo lo estipulado, y en conclusión, no queda otra que otorgarles cuatro cuernos justitos pero potentes (8/10) a esta fuerza indestructible de Death Metal.
Obituary, damas y caballeros, la bestia sigue viva y aún sabe hacernos sangrar.

Qué diantres, me lo voy a escuchar otra vez… y las que quedan.

Donald Tardy / Batería
Trevor Peres / Guitarra
John Tardy / Voz
Terry Butler / Bajo
Kenny Andrews / Guitarra

Sello
Relapse records