Nuclear Assault - Something Wicked

Enviado por Hawkmoon el Lun, 09/09/2013 - 19:00
1036

1. Something Wicked
2. Another Violent End
3. Behind Glass Walls
4. Chaos
5. The Forge
6. No Time
7. To Serve Man
8. Madness Descends
9. Poetic Justice
10. Art
11. The Other End

Las cosas se pusieron bien feotas para los aguerridos thrashers con la entrada de los noventa.

La escena, tal y como se conocía, se iba a hacer leches.

Ya no hacía falta ser de acero para llegar a las masas, ya no hacía falta currárselo a muerte para convertirse en estrella. "Menos es más" parecía ser el lema para todo con la entrada en escena del Grunge en escena.

La "alternativización" iba a cargarse, y parecía que para siempre, a la comunidad thrash-cañero-cafre. Salvo los grandes (y me refiero a los que más vendían y no a los mejores), todos tuvieron que ceder, que tocar en antros.

Era venderse o morir. Ya no molaba lo de ser super-extremo o fastuosamente speedico; la gente demandaba cierta calma, "mediotiemperismo", un sonido groove (Pantera llegaron, atronaron y convirtieron a todo el mundo a su alrededor en clones)... y les dabas eso o eras carne del pasado.

Nuclear Assault, nombre sacro para los fanáticos del estilo, eligen la opcion de no rendirse, de permanecer en la escena, y "Something Wicked" es su apuesta. Un doble o nada.

"Out of Order", el anterior intento de los Assault de colarse en una escena que no era suya, no se saldó de forma catastrófica... pero no era lo que uno esperaba si conoce algo de material añejo de los mendas. Se rebajó mucho el alcohol, se "deselectrizó" el asuntote.

Contentando a las masas, jodiendo a los fans primerizos. Si te sale bien, cojonudo. Si te sale mal... bienvenido a la tierra de nadie.

Último intento (hasta la llegada del revival thrashmetalero de inicios del 2000) de John Connelly por mantenerse a flote en un mundo en el que ya nadie parece quererle. Sin Lilker ni Bramante, bajista y guitarra (símbolos del combo), da un paso al frente y, unido a otro par de guerreros, se zambulle de nuevo en el mismo universo que "Out of Order".

Si es para mejorar algo, cojonudo. Si la caga... adiós.

"Something Wicked", tema-título, hace despegar el asunto. Groovie moloncete, embaucador, alaridotes logradotes (Connelly siempre tuvo nivel), soletes (y producción) con tufo Black Album y mucha garra. No es lo esperado, pero cunde.

"Another Violent End", que te hará descargar la mala leche de diez semanas acumuladas, combina cojonudamente el antiguo sonido del grupo, ese tormento decibélico, punkarra y asalvajado de un "Handle With Care", con lo que pretenden hacer ahora. El nuevo seis cuerdas, Dave DiPietro, es un auténtico as, y aunque Nuclear Assault no están sonando en exceso nucleares, sí que están dando en el clavo si lo que buscas es divertirte y zarandear, y bien, la quijotera. Y se ha superado, y con poco esfuerzo, el anterior periplo.

"Behind Glass Walls" (que trata de aunar a los Pantera y Overkill de la época, y con cierto posete "alterna"), la potente "Chaos" (híbrido Nuclear Assault-Testament), "The Forge" (baladita mediotiempera y oscurota) y "No Time" (también con tinte baladístico, y ahora progresivote) nos hacen admitir que la banda sigue potente, que ha mejorado respecto al anterior disco, y aunque el poso melódico y el no-arrase total se mantienen como parte del espectáculo, uno está disfrutando. Técnica, calidad y arrojo. Aquí se sirve buena cera, nene. No es como antaño, pero se sigue estando con nivel.

La pegada se impone, y "To Serve Man", que te recordará a los primeros Rage por el impetu animal, parte la pana. Power-Thrash de primera, y a toda pastilla. Material para un "The Missing Link". Ahí queda.

Un par de buenas bombas: "Madness Descends" (vibrante, enérgica, "runningwildista", corera, metálica a muerte, adictivota a rabiar, digna del futuro "Subhuman Race" de los Skids, y con un riff que pone los pelacos de puntaca) y "Poetic Justice" (entrañable, como de un "Game Over"). Lo dicho, subiendo.

"Art", una bromeja de diez segundos, y "The Other End", que plantea tanto el masacrar como el hipnotizar a base de buenos solazos y atmósfera, se despiden. Y con buen sabor, la verdad.

Nuclear Assault, ex-reyes del Thrash salvaje, crudo-punkarra y apocalíptico, no son lo más como peones de lo modernote... pero sí que saben sonar de acojone.

4 cuernos (bajos) para "Something Wicked".

John Connelly: Voz y guitarra
Dave DiPietro: Guitarra
Scott Metaxas: Bajo
Glenn Evans: Batería

Sello
I.R.S. Records