Nasty Savage - Nasty Savage

Enviado por stalker213 el Mié, 10/09/2008 - 21:30
442

1. No Sympathy
2. Gladiator
3. Fear Beyond the Vision
4. Metal Knights
5. Garden of Temptation
6. Asmodeus
7. Dungeon of Pleasure
8. The Morgue
9. Instigator
10. Psychopath
11. End of Time

Grandes. Ese es el adjetivo calificativo que utilizaría para definir a uno de los grupos más injustamente maltratados de toda la historia del Metal. Los poderosos Nasty Savage. El nombre lo dice todo...

Qué grandes!

Formados en Brandon (Florida, US) allá por año '83, Nasty Savage empezaron a descollar entre el resto de bandas del underground de la Tampa Bay, antes de que estallara el gran fenómeno de la irrepetible movida Death Metal a finales de esa misma década. Entre los cientos de chavales fanáticos que merodeaban en sus primeros conciertos, destacaban entre la concurrencia algunos jovencitos granujientos entre los que se contaban los hermanos Tardy o un adolescente Trevor Peres, que no tardarían en formar su propia banda Xcutioner que con los años se transformaría en un monstruo de siete cabezas conocido como Obituary, llamados a gobernar el género Death Metal junto a los dioses Carcass, Bolt Thrower y Entombed.

Después de azotar el underground con la grabación de dos demos ('Raw Mayhem' y 'Wage of Mayhem' ambas del '84), 1985 era el año escogido para liberar toda su furia sobre la faz de la tierra.

Os suenan los Morrisound studios? Pues bien, antes de que allí desencadenaran sus primeros trabajos bandas como Death, Obituary, Morbid Angel, Assück, Terrorizer o los legendarios Cannibal Corpse, Nasty Savage había plantado ya la semilla del brutalismo más maníaco y desenfrenado.

Desde el principio, Nasty Savage estuvieron una marcha por encima del resto, tanto en lo que respecta a su propuesta musical como en lo que atañe a sus excesos en el escenario, casi siempre con su frontman 'Nasty' Ronnie (ex-profesional del mundillo del wrestling) como protagonista. Por poco que investiguéis navegando por google, buscando imágenes, rara será la instantánea de Ronnie en la que el hombre no aparezca con la boca llena de sangre o con un hacha a cuestas... El resto le seguía pero sin grandes excentricidades. ¡Qué grande... pero qué grande Ronnie Galletti! ¡Irrepetible personaje! Al margen de la díscola personalidad del sujeto, no sería justo pasar por alto el gran carisma y la viciosa a la par que abrasiva voz del mismo. A veces, lo reconozco, suena demasiado exagerado llegando incluso hasta límites que rozan el ridículo, pero donde hay arte, hay arte...

El resto del grupo, si bien no alcanzaba a Galletti en cuanto a pose e imagen, desde luego no lo dejaba solo ni en el estudio ni mucho menos en directo. La música de Nasty Savage unida a las lunáticas líneas vocales de Ronnie, conformaban un binomio único que les guardaría un lugar en la historia del Metal extremo. Esto no es Death Metal, está claro, ni tampoco Black Metal (gracias a Diosss...) pero debatir si esta música es o no brutal, es un debate absolutamente ridículo. Para los que sean felices pensando que el Black metal es la música más extrema y agresiva que existe... pues que sigan en las nubes y sueñen. O me habláis de Bathory o no hay discusión...

Esto señores, es brutalidad; Y en 1985, por cierto.

Destacar solo uno o dos temas de entre los once totales del disco, sería injusto además de tremendamente arduo y doloroso, pero personalmente me quedo con 'Dungeon Pleasure' y su riff inmortal en el minuto (01:08). Tengo que aclararlo. No es su virtuosismo, ni tampoco su elaboración, sino la pasión y el sentimiento con el que David Austin y Ben Meyer desgranan sus riffs recargados de furia y pasión desmedida. El 'Sound of Perseverance' de Death tiene una calidad compositiva sin parangón; Pero tiene más fuerza que 'Scream Bloody Gore'? Todos sabemos la respuesta. No.

Ya el álbum abre con malos presagios (sin contemplaciones) y la ominosa intro de 'No Sympathy' nos conduce hasta el riff principal que nos abrasa los tímpanos, al punto que Curtis Beeson los apisona con su doble bombo atronador.

Las bombas se suceden una detrás de la otra y 'Gladiator' con ese grito mítico de Galletti (Gladiaaaaaaaaaaatooooooooooooooorrr!!!) crea un clima intenso y sofocante como pocos saben crear. A pesar del primitivismo que recubre la música de Nasty Savage, uno advierte el inmenso talento de esta gente; Ojo al puente que va de (01:59) a (02:11) y el torrente desbocado de riffs que estalla a su final. Justo después, un medio tiempo muy corto a lo 'Black Magic' de Slayer y de nuevo la bestia despierta rompiendo las cadenas, para aniquilar todas las cosas bonitas que existen en el mundo.

'Fear Beyond the Vision' es otro temazo como la copa de un pino, en cuyo estribillo se alternan el afilado falsetto de Galletti con el reptante riff de la rítmica de Meyer. De nuevo la cascada de solos chorrea por los altavoces y los adjetivos para calificar a esta banda se me acaban...

'Metal Knights' tenía todos los números para caer en la auto-parodia, convirtiéndose en el peor tema del álbum, pero en cambio (y es mi opinión) dónde Manowar fracasan pregonando la 'muerte al falso Metal' Nasty Savage asesta una puñalada salvaje en el corazón de la purria que intenta corromper la pureza de nuestra música:

"You said you had, mayhem in your blood
Last night proved understood
You were thrashing you do belong
Listen to me you can't go wrong

Metal knights-live on
Metal knights-rock is gone
Metal knights-stand proud
Metal knights-posers will die..."

Son conceptos tópicos y muy sobados... Sí.
Rayan en la auto-parodia. Quizás también.
Te dejan con una sonrisa como cuando escuchas a Manowar y piensas: "Un poco payasetes estos tíos..." No. Esto no.
El mensaje es serio y muy claro.

'Garden of Temptation' nos deja fuera de juego con sus guitarras acústicas, aunque solo por un minuto, y a continuación estalla otro clásico eterno. 'Asmodeus'. Excelente transición hasta el clímax y atención a Ronnie cuando entona ese "Asmodeeeeeeeeeeeeeeeeus...." en un plan King Diamond total. Los solos de la parte central/final, de nuevo 'over the top'.

Le sigue 'Dungeon of Pleasure', tema que ya he mentado antes como la joya de la corona y justo a continuación, y por si iban pocas, otra obra maestra en forma de descarga de odio y vísceras. 'The Morgue'.

Empieza muy tranquilita y en un plan muy ambiental y tal, pero qué es lo que pasa a partir del minuto (01:20)? Bueno... comprobarlo por vuestra cuenta. Si esto no es Metal con fuerza y desbordante de pasión, yo no sé en qué estaba pensando todas las veces que lo he pinchado. 'The Morgue' es un coloso y cualquier otro adjetivo se queda corto. No es un tema excesivamente rápido, pero los tanques tampoco corren mucho que digamos, no?

Le siguen 'Instigator' (corte potente) y la última indispensable del disco 'Psychopath' con su riff enfermizo y el bajo de Fred Dregishcan ocupando todo el espacio. Notable bajista. El cambio de ritmo en (02:04) es otro más que va para el museo de los horrores. La masacre final con toda la banda asestando hachazos a troche y moche es 'The End of Time' que pone el broche definitivo a uno de los discos más gloriosos de la primera mitad de los '80. Majestuoso medio tiempo a lo Mercyful Fate en (02:56) para luego encadenar con un riff marca de la casa y Curtis Beeson curtiendo el asunto desde el asiento de su instrumento. El álbum se cierra con una macabra tonadilla, que dice: Nos vamos ya, pero ojo...

Ha quedado claro, no tienen la precisión quirúrgica de unos Sabbath, la clase infinita de unos Judas, el talento innato de Maiden ni la visión profética de Celtic Frost, pero ciertamente pocas bandas, o quizás ninguna, tuvieron nunca la capacidad de Nasty Savage para conjugar la épica y la melodía del Heavy con la violencia y el histerismo del Thrash. Ahora y por siempre: Grandes, Nasty Savage!
Lo dicho. Uno entre un millón y grande entre los grandes.

Dejando los sentimientos aparte, un 8.5.
En el calor del momento, un 10 y si se puede más, pues más.

'Nasty' Ronnie Galletti: Voz
David Austin: Guitarras
Ben Meyer: Guitarras
Fred Dregishcan: Bajo
Curtis Beeson: Percusiones

Sello
Metal Blade