Nargaroth - Spectral Visions Of Mental Warfare

Enviado por MetalPriest el Dom, 23/03/2014 - 18:34
4679

1. Odin's weeping for Jördh
2. An Indifferent Cold In The Womb Of Eve
3. Diving Among The Daughters Of The Sea
4. Odin's Weeping For Jördh - Part II
5. Journey Though My Cosmic Cells (The Negation Of God)
6. A Whisper Underneath The Bark Of Old Threes
7. Spectral Visions Of Mental Warfare
8. March Of The Tyrants

Ash lleva un par de años en hibernación, desde 2011 no se cata nada nuevo del tradicional alemán. Supuestamente prepara simultáneamente la friolera de cuatro discos (al menos eso es lo que afirma en su Web). Hace ya como uno o dos años que no se sabe nada del asunto y los fans nos comenzamos a impacientar.

La inquietud prima entre los seguidores de Nargaroth, no se sabe con qué nos puede salir Ash en el futuro. Desde el impresionante Semper Fidelis la experimentación fue ganando más y más importancia, y el Spectral Visions Of Mental Warfare (sacado en coalición con la banda Nychts) es ya con diferencia el trabajo más ambicioso jamás parido por Nargaroth. Parece mentira: un músico como Ash, que toca siempre de oído y sin uso de partituras, el mismo compositor del Black Metal Ist Krieg y Prosatanica Shooting Angels, genio del minimalismo y la simplicidad... prestándose para algo como esto. Cuando Spectral Visions Of Mental Warfare salió al mercado nadie pudo imaginar semejante cambio ni con avisos o sin ellos, son metamorfosis que la mente rechaza a imaginar. Para poneros en situación: tomad el Filosofem de Burzum y dotadlo de buena producción. Luego, si sois capaces de ir más lejos, multiplicad la presencia de teclados y sintetizadores y restad el de las cuerdas. No os voy a mentir, aquí solo catamos tres auténticos temas de Black Metal mientras que el resto son pasajes ambientales de sintetizadores como ya decía antes. El minimalismo por supuesto que prima... pero no del mismo modo que antes, pues las composiciones están perfiladas y pulidas hasta el más minúsculo de los detalles.

Entonces... ¿A qué nos enfrentamos? ¿Es esto algo predecible una vez comienzas a catar el disco? Bueno, las respuestas serían que esto es un álbum conceptual alejado del black típico y... no, esto es de todo menos predecible. Una vez das al play y el Spectral Visions comienza a sonar no dejas de toparte sorpresas de todo tipo, en serio. Todavía hace relativamente poco que me puse en serio con el álbum de marras, la razón radica en que esto no es lo que el fan medio busca cuando echa mano al material de Nargaroth. Se espera crudeza, imperfección, brutalidad... Ahora, cuando pude reunir suficiente valor para hacer frente al álbum y me lo devoré íntegramente solo puedo decir una cosa: Que es brillante. No da en el clavo del todo pero... hipnotiza. Una vez comienzas a entender el mensaje de nuestro artista lo vas abrazando con más y más cariño. Porque ¿sabéis? Aquí donde lo veis, Ash es psicólogo, un hombre que en su juventud vivió atormentado y sumido en la soledad, y que ahora trabaja dando terapia a criminales para re-encauzarlos en su turbulenta vida. Spectral Visions Of Mental Warfare es lo que promete, una vista panorámica de las emociones y pensamientos, con un sinfín de texturas y matices. No es un disco extremo en ningún sentido, y tal vez así habría alcanzado la perfección, de todos modos... hay que darse con un canto en los dientes al escucharse esta procesión de pasajes ambientales, pues de veras tienen el valor de ser sinceros. Por otro lado estas partes se las debemos en mayor medida precisamente a Nychts, todo hay que decirlo.

Si tu ratón está rondando vacilante sobre los links de las canciones, antes de decidirte y hacer clic te prevengo, porque no vas a toparte ni un solo corte (o pasaje ya puestos) que meta tralla, no vas a enfrentarte a ningún riff ni sección de blast beat. Si cliqueas, solo debes hacerlo con el aplomo y determinación de meditar y dejarte llevar por la música. Personalmente, recomendaría (además) escucharlo de principio a fin, en orden, pues de no hacerlo seguramente veas la propuesta demasiado bizarra o carente de fuerza como para juzgarla con perspectiva. Sí, es de esos álbumes que mutilados en pequeñas partes pierden su significado y garra, se tornan en polvo (y el polvo se lo lleva el viento). Bien pues, vamos a intentarlo, analicemos este Spectral Visions Of Mental Warfare.

Odin's weeping for Jördh: primera parte, llueve. Oscurece el cielo y una nube palidece por el estruendo de un trueno. Unos violines de sintetizador entonan unas tristes melodías de emotivo desarrollo. La lluvia no deja de caer, el lobo aúlla en lo profundo del monte y uno de los cuervos de Odín grazna a nuestra derecha. Los torrentes fluyen bajo nuestros pies, erosionando la tierra muerta. Es una buena introducción para el disco, y An Indifferent Cold In The Womb Of Eve prosigue. Suena una voz en inglés:

Vi a un caracol… arrastrarse a lo largo del filo de una navaja recta… ese es mi sueño… esa es mi pesadilla… arrastrándome…resbalándome… a lo largo de una navaja recta… y sobrevivir…

Seguidamente nos topamos con una música que juega con la magia atmosférica de Dunkelheit de Burzum en la batería y las guitarras, y... a su vez, con Rundgang um die transzendentale säule der singularität, tema de sintetizador también ubicado en dicha obra de Vikernes. Puede que no alcance el talante del noruego pero... no queda muy atrás, no es mala pieza de black atmosférico. Diving Among The Daughters Of The Sea es la tercera parte de una saga que se extiende desde los inicios de Nargaroth, una saga en la que el oyente se sumerge en las aguas en busca de meditación. Esta última parte de la saga representa la redención, el nirvana... en otras palabras: "un medio para alcanzar la extinción del ego" (palabras del propio Ash). Musicalmente es una canción ambiental, plácida y acuosa, que insta realmente a la reflexión. Cinco minutos que transcurren en un abrir y cerrar de ojos como el vaivén de las mareas.

La segunda parte de Odin's weeping for Jördh alcanza un aire más épico, pues las melodías de violín se ven reforzadas, mostrando renovado coraje mientras unos coros ambientales refuerzan la composición. Y así llegamos a uno de los dos cortes más polémicos de este Spectral Visions: Journey Though My Cosmic Cells (The Negation Of God). En esta quinta pieza nos encontramos con una pieza nuevamente de carácter ambiental, pero en este caso con un enfoque musical más cercano a la música electrónica y distanciado totalmente del black o el dark ambient. De todos modos... como ya dije en su momento musicalmente no llega a desentonar gravemente, solo muestra un matiz musical diferente en el disco. El tema de este viaje a las "células cósmicas" es un razonamiento basado en la psicología y en la psicosis que en todos nosotros yace, en un subconsciente más o menos profundo que puede salir al exterior dependiendo del entorno y las experiencias.

A Whisper Underneath The Bark Of Old Threes regresa al black atmosférico, con unas guitarras que predominan en los arpegios y afinaciones más cálidas. Esta consta de tres partes diferenciadas, una es la reflexión de un alma atormentada que no encuentra cura para su locura, y ve vacías muchas cosas del día a día. La segunda y más emotiva parte, es la confesión (en alemán, perteneciente a la película M, el Vampiro de Düsseldorf) que recomiendo leer a medida que se escucha, para poder percibir el sentimiento con el que se recita:

"¿Puedo, entonces, puedo hacer otra cosa? ¿No tengo entonces esta maldición dentro de mí? El fuego, la voz, el martirio.

Siempre, siempre debo caminar por las calles. Y siempre siento que alguien se encuentra tras de mí; ése soy yo mismo. Me persigue. Silencioso. Pero sin embargo lo escucho. Sí, a veces soy yo, como si yo mismo corriera tras de mí. Quiero huir de mí mismo. Pero no puedo. No puedo escaparme de mí. Debo, debo atravesar el camino que me atrapa. Debo correr, correr, por calles que no tienen fin. ¡Quiero irme lejos, quiero irme lejos! Y junto a mí corren los fantasmas de madres, de niños. Jamás se van. ¡Siempre están allí! ¡Siempre! ¡Siempre! ¡Siempre! No sólo cuando soy yo el que corre.
Entonces, entonces me detengo frente a un cartel y leo lo que hice, y leo, y leo… ¿Eso fue lo que hice? Pero no sé nada de nada. ¿Pero quién me cree entonces? ¿Quién sabe lo que ocurre en mi interior? Cómo grita y brama en mi interior. ¡Cómo debo hacerlo! ¡No quiero, debo! ¡No quiero, debo! Y luego una voz grita y ya no puedo escucharla más. ¡Auxilio! No puedo, no puedo, no puedo, no puedo… "

La tercera parte es el épico desenlace, reforzado por unos celestiales teclados que muestran una redención al final de esta confesión desesperada. Es la re-afirmación del "YO". Spectral Visions Of Mental Warfare continúa por los mismos derroteros que el track anterior, sin apenas mostrar evolución, letrísticamente tiene un significado más abstracto, me quedo antes con A Whisper Underneath The Bark Of Old Threes, pues muestra más dramatismo y... reconozco que me emociona profundamente. Spectral Visions Of Mental Warfare transcurre casi invariable y armónica hasta llegar al ecuador de la canción, cuando aparecen unos coros guturales tribales, es el clímax de la pieza, lo que dota de fuerza y (nuevamente) sentimiento a la propuesta porque... ¿qué es sino la lucha mental sino una lucha entre sentimientos? es la guerra del día a día que con el paso de los años nos convierte en lo que somos ahora y define nuestro sino. Para acabar, tenemos el último track, la "tecno" instrumental March Of The Tyrants que nos despierta bruscamente del letargo. No está mal pero... no termina de cuajar en el conjunto. Son seis minutos que acaban por dejarse escuchar en su totalidad pero que terminan por no enamorar, al contrario de los siete tracks anteriores.

Este es el Spectral Visions Of Mental Warfare, una arriesgada propuesta de Ash y Trähn que rebasa las fronteras del Black Metal a favor de hacer sufrir una experiencia cercana a la catarsis. Lo sé, es un delirio, una alucinación... pero... es el mensaje que René Wagner nos quiso mostrar con todo esto, ahora... está en nuestras manos entenderlo. A mi me llevó un par de años comprender este álbum. Ahora que te lo han explicado... ¿Cuánto te llevará a ti?

Mi calificación son cuatro cuernos algo bajos, un 7,25 por chirriar en algún momento como el último tema y el renunciar tan drásticamente al Black Metal. Pero claro... una cosa no quita la otra: una buena idea es una buena idea, y este Spectral Visions Of Mental Warfare es brillante. Genial trabajo conceptual de Nargaroth. Esperaremos impacientes las próximas entregas del alemán.

Nargaroth:

Charoon: guitarras.
Ash: voz, guitarras y bajo.

Nychts:

Trähn: todo (tracks 2, 6 y 7).

Sello
No Colours Records