Nails - You Will Never Be One Of Us

Enviado por Junkhead el Vie, 26/08/2016 - 04:39
3842

1. You Will Never Be One Of Us
2. Friend To All
3. Made To Make You Fail
4. Life Is A Death Sentence
5. Violence Is Forever
6. Savage Intolerance
7. In Pain
8. Parasite
9. Into Quietus
10. They Come Crawling Back

Formados en 2007, los californianos Nails no han parado de hacer un ruido considerable entre la escena Hardcore norteamericana desde su debut discográfico en 2010 con “Unsilent Death”. En 2012, el lanzamiento de su segundo LP “Abandon All Life” (que hasta la fecha se establece como su mejor ofrenda) auguró un futuro muy prometedor para estos jóvenes estadounidenses, futuro que efectivamente se concretó con el fichaje de Nuclear Blast, sello que les abrió muchas puertas y se encargó de que el anuncio de su nuevo disco nos apareciera hasta en la sopa.

Efectivamente, “You Will Never Be One Of Us” se trata de uno de los trabajos más comentados del año en el panorama extremo. Con el empujón de Nuclear Blast, Nails pasa de ser una banda relativamente underground a ser portadas de revistas como Terrorizer, Decibel o Kerrang, llegando a colarse en la lista de Billboard gracias a unas ventas que resultan bastante sorprendentes si tenemos en cuenta de quien estamos hablando. A todo esto, las críticas son universalmente favorables y la recepción del público, diez veces lo mismo.

Afortunadamente, hoy nos encontramos ante uno de esos casos en los que el ruido de por medio está completamente justificado. Detrás de toda esa campaña publicitaria que Nuclear Blast propició, claramente confiando en la calidad que este trío traía consigo, se encuentra una obra formidable que por derecho propio se erige entre lo mejor del año en materia burra. “You Will Never Be One Of Us” es una golpiza digna de recibir que termina de consagrar a Nails como una potencia a tener en cuenta tanto por aquél Punk rabioso, como por aquel metalero aficionado a la burricie más extrema que exista.

El híbrido de Hardcore/Grindcore/Powerviolence (este último una vertiente más bestia del Punk que a menudo es confundida con el Grindcore pese a que tenga un pozo Hardcore mas marcado) que Nails trae a la mesa en “You Will Never Be One Of Us” es la culminación de una evolución que han desarrollado desde sus dos primeros trabajos, acentuando un tinte más metálico que ya comenzaban a masticar desde “Abandon All Life”. El resultado es absolutamente implacable, puede que con los niveles de histeria y esquizofrenia un poco más controlados, en parte por la transformación vocal de Todd Jones, quien abandona sus gritos desesperados de antaño en función de un rugido más profundo y amenazante.

Uno de los rasgos más importantes en Nails es el sonido de las guitarras (BOSS HM-2 en modo Sunlight por un tubo) y acá entra la importantísima presencia de Kurt Ballou tras los controles, que siempre se ha dedicado a llevar algo que ya de por sí es pesadísimo hasta un nivel de suciedad y saturación que casi termina bordando en lo insoportable. Con Nails y más concretamente con “You Will Never Be One Of Us” el tratamiento tan característico que el guitarrista de Converge realiza al sonido de una banda no es la excepción. Fiel a la naturaleza Nails, el disco suena abrumador y no da respiro alguno, rondando lo ininteligible en ciertos puntos, pero por extraño que suene, jugando a favor de una pesadilla sónica que queda marcada a fuego en el oyente. Para producciones cristalinas y robóticas, Andy Sneap. Aquí todo suena orgánico y brutal (esa batería, madre mía), en una búsqueda por captar la brutalidad de un concierto y trasladarla al living de casa o a nuestra habitación. Todo está recubierto por una actitud bastante Crust Punk con su inevitable influjo de clásicos como Discharge o Extreme Noise Terror que mezclados con unos tintes a los Napalm Death más primigenios, pasan por el filtro Nails y resultan en una brutalidad mastodóntica.

Mientras que los dos trabajos anteriores de los californianos no pasaban de los 20 minutos, “You Will Never Be One Of Us” es el primero en romper la regla alargándose hasta los casi 22. Sin embargo teniendo en cuenta la naturaleza caótica que lo acompaña desde su inicio hasta su finalización, la duración del asunto es la adecuada por así decirlo. Seamos sinceros, aguantar una hora sin descanso de esto, se haría bastante difícil por muy entrenado que estuviera el oído en cuestión. Eso no quita que este trabajo sea adictivo como pocos y que invite a la repetición inmediata, suponiendo que ya nos conozcamos el recorrido y lo aceptemos como corto pero intenso, algo que sería más difícil si nos encontráramos ante un disco de 70 minutos.

A no ser por “Violence Is Forever” y la impresionante “They Come Crawling Back” de tres y ocho minutos respectivamente, las canciones se desenvuelven entre poco más de un minuto, pero para buena muestra de talento de Todd Jones y cía, todas tienen un motivo memorable, ya sea en forma de riffs, fraseos, o quiebres rítmicos. Nails son capaces de convertir un asalto de 45 segundos en una canción con todas las letras, con sus respectivos ganchos, estribillos y puentes, sin ir más lejos, prestar especial atención a “Friend to All”, tema que siguiendo exactamente estas características se erige entre lo mejor del disco.

El apartado riffs es para cagarse. Nada más escuchar el primer corte, más concretamente ese parón revienta-cervicales que tiene lugar en 0:35 (sin palabras). Ponerse a destacar cada intervención a las cuerdas de Jones que pueda catalogarse como memorable es completamente inútil, porque al tratarse de un trabajo tan conciso resulta que no hay un solo riff que pueda considerarse como innecesario o falto de fuerza. ¡Ni uno! Los solos, en un plan Slayer total, si bien no son prioridad siguen siendo la cereza sobre el pastel en un tratamiento a las guitarras de infarto.

“They Come Crawling Back”, esa monstruosidad con ambientes puramente Sludge que cierra el trabajo, termina de poner en manifiesto el inmenso talento que corre por estos lados. Nails no necesita ir a mil por hora para estrujarnos la cabeza en dos y qué mejor muestra que esta maravillosa epica de 8 minutos con la que “You Will Never Be One Of Us” nos da sus últimos pisotones en la cara antes de abandonarnos a nuestra suerte. Jones y sus dos escuderos no tienen piedad, no la conocen.

Una placa de impecable factura que terminó de establecer a esta banda como un peso pesado del panorama extremo actual. El parón inesperado y aún sin aclarar que han realizado los californianos a poco tiempo de empezada la gira de su nuevo trabajo ha llevado a algunos a pensar que se trata de uno de esos casos en los que un artista decide retirarse en su mayor momento de gloria. Sea este el caso o no, lo cierto es que Nails han cerrado con este tercer disco una trilogía de brutalidad absolutamente devastadora, de la cual su segunda parte sigue siendo mi preferida, sin negar la calidad que este posible canto de cisne indiscutiblemente trae consigo.

En fin, una puta masacre y no se diga más.

Todd Jones: Guitarra & Voz
John Gianelli: Bajo
Taylor Young: Batería

Sello
Nuclear Blast