Motörhead - Motörhead

Enviado por Kaleidoscope el Vie, 23/06/2017 - 19:49
229

1. Motörhead (Hawkwind cover) (03:11)
2. Vibrator (03:37)
3. Lost Johnny (Hawkwind cover) (04:13)
4. Iron Horse / Born to Lose (05:19)
5. White Line Fever (02:37)
6. Keep Us on the Road (05:55)
7. The Watcher (Hawkwind cover) (04:28)
8. The Train Kept a-Rollin' (Tiny Bradshaw cover) (03:17)

Disco completo

Tribus urbanas. SEX PISTOLS sacudieron al mundo con su escandaloso y anárquico debut, los llamados “punks” estaban sueltos y por otro lado teníamos a los “metalheads” que portaban por bandera a LED ZEPPELIN, BLACK SABBATH, JUDAS PRIEST o RAINBOW. A pesar de que el metal y el punk se han nutrido mutuamente, la fanaticada tuvo encontronazos, hubo numerosas peleas entre finales de los 70´s y los 80´s. Las razones nunca fueron del todo claras. Entrabas a un bar, unos ponían THE CLASH y otros DEEP PURPLE, la guerra de sonido a ver quien era el más alto y rudo hacía que agarraran un par de botellas, las rompieran y salieran a darse pinchazos para determinar quien era el jefe. Moteros y vándalos que se cruzaban peleaban al son de su música, ambos mundos incomprendidos, que, en vez de unirse como hermanos, lucharon violentamente muchas veces. MOTÖRHEAD llegó, como una especie de mesías, a unificar a una serie de idiotas que discutían y se dividían cuando tenían bastante en común. Lemmy y cía siempre han sido un punto de encuentro entre punks, metalheads y rockeros, porque “los cabezas de motor” tocan el puro Rock N´Roll, y así seas metalero, punketo o rockero no le puedes decir no al gran padre. Y es eso, MOTÖRHEAD fueron el padre que reconciliaba a sus hijos y de vez en cuando les daba una reprimenda. O cantabas al son de la marcha fúnebre de “Black Sabbath” o pintabas grafitis con “Anarchy in the UK”, escuchar ambas suponía traición.

El heavy y el punk eran lo más potente de la época, ahora imagínense, al puro estilo de Superman en el cielo “¿Qué es eso? ¿Un avión? ¿Un pájaro? No ¡Es Superman!” ¿Qué es eso? ¿Punk? ¿Metal? No ¡Son MOTÖRHEAD! Algunos dicen que se acercan más al metal que al Hard Rock, otros dicen que se asocian más a THE DAMNED, SEX PISTOLS o RAMONES: Punk. Cierto que la corrosiva voz de Lemmy, su agresivo bajo, las veloces guitarras y la impactante batería eran más fuertes que cualquier grupo de Hard Rock de la época, pero etiquetarlos como simple Heavy Metal sería un error. Ellos eran la combinación de la música más dura, revestida en el puro Rock N´Roll; ante todo son eso, Rock N´Fuckin´Roll. “The Train Kept A-Rollin'”, “Motörhead”, “Vibrator” o “Keep Us on the Road” son PUTO ROCK, del que se puede bailar, con ese ritmo del demonio que se te mete como gusanillo y hace que tu pie se mueva al compás de la música incontrolablemente. El poder de esta música hacía creer a las abuelas que sus nietos estaban poseídos, y no les quito la razón, porque cualquier canción de Kilmister inducía al trance hipnótico de sus sucias notas, hirientes como ellas solas, mostrando una pasión que es imposible ignorar si estás vivo.

“Sonamos como si fuéramos punks, pero tenemos aspecto de metaleros. De todas formas, yo siempre me he sentido más punkie que heavy. Lo llamo Rock ‘n’ Roll, pero si tuviera que decantarme por una u otra parte diría que tenemos más en común con el punk que con el heavy metal, de hecho, salimos al mismo tiempo que los punks.” - Lemmy Kilmister

Lemmy Kilmister fue todo un ícono, no de una generación, no, por lo menos de 4 generaciones. Solo sus verrugas y sombrero escupían a todo. El señor Kilmister era esa persona que quieres ser, pero nunca te atreves. Vivió la vida como le dio la gana “Born to Lose, Live to Win” ¡Qué jodan a las reglas! ¡Qué jodan a las consecuencias! ¡Qué jodan al mundo, no tengo nada que perder! Un verdadero Rockstar, él simbolizó la libertad y demostró que, por miedo a perder, terminamos sin ganar nada. Desgraciado Lemmy, te fuiste justo en mi cumpleaños, pero dejaste la Tierra habiendo hecho todo lo que quisiste, pocos se pueden vanagloriar de ello, muy poquitos.

El nacimiento de la leyenda fue un tanto peculiar: el bastardo de Kilmister fue expulsado de su banda madre HAWKWIND luego de pasar cinco días en la cárcel por posesión de drogas, aunque Lemmy dijo que fue por consumir las drogas equivocadas jojojojo (¡Ay Ian!). Tras salir de las rejas, decidió fundar su propia banda a la cual con dos huevos llamó BASTARD, pero su manager le sugirió cambiarlo para que pudieran salir en la radio, así que bautizó a su pequeño (por aquel entonces) engendro, MOTÖRHEAD, haciendo alusión a una canción que escribió en HAWKWIND. El nombre de “Motörhead” se refiere a un consumidor de anfetas, el nombre no pudo venir más a cuento, recuerden que esta banda nació por la posesión de drogas y el encarcelamiento de Ian Fraser “Lemmy” Kilmister. “La banda más sucia de rock and roll del mundo" puso su puño en la mesa y gritó “¡Abran paso y denme mi whiskey maldita sea!”.

Empezaron teloneando con bandas como THE DAMNED o BLUE ÖYSTER CULT en pequeños bares de mal haber, el power trío de Lemmy, Clarke y Taylor arrasaba con todos los locales, pero no todo fue bonito en sus comienzos. Como todo lo adelantado a su tiempo, fueron incomprendidos por muchos, la NME les dio el “premio” a “la mejor peor banda del mundo”. En el 77 la banda discutió mucho y en varias ocasiones la estabilidad era frágil. Tras batallones, tormentas y centellas, el grupo pudo sacar su álbum homónimo. El 1 de abril del 77, ya desesperanzados, decidieron dar su último concierto en el London Marquee Club. Un individuo llamado Ted Carrol estaba allí grabando, resultó que este hombre era director de Chiswick Records. Ted tuvo un ojo avizor más preciso que un francotirador veterano, tal vez sin saberlo, tenía entre manos a unas futuras leyendas. Es curioso, la historia de MOTÖRHEAD parece sacada de película, un mito, en el último aliento, a último momento apareció esta oportunidad justo cuando se desmoronaban. A sabiendas de que era su último chance, la banda grabó 13 pistas sin descanso en el transcurso de dos días. “Keep Us on the Road” habla precisamente de sus inicios, “The black things came from nowhere, But they couldn't beat the shield…”Nada ni nadie pudo con ellos. Carroll vio el entusiasmo y potencial de los muchachos, así que, les dejó el estudio unos días más para finalmente escoger 8 canciones: “Motörhead”, “Vibrator”, “Lost Johnny”, “Iron Horse /Born to Lose”, “White Line Fever”, “Keep Us on the Road”, “The Watcher”, “The Train Kept a-Rollin'”; 8 himnos eternos, 8 joyas atemporales.

El disco tuvo enorme éxito, hasta aparecieron en las listas británicas en el puesto 43, algo impensable para una música tan corpulenta y robusta, verdaderamente extrema. El aliento agónico les llegó a miles, la bestia imparable despertó, como el tren de “Orgasmatron” siguieron sónicos, veloces, sin detenerse.

El álbum abre con “Motörhead”, un cover de HAWKWIND que funcionó como método de venganza diciendo a lo alto “Miren bastardos, estoy en la puta carretera de nuevo y más fuerte que ustedes”. Esa apertura es una respuesta directa de Lemmy a sus ex compañeros, un puñetazo en toda la boca, un “jodanse”. Más acelerada, más agresiva, mostrando poderío y dominio sobre su pasado. La música de MOTÖRHEAD puede alimentar a una planta de energía, porque madre santa, cuanto vigor, un par de notas levantan a cualquier muerto de su tumba.

“Vibrator” rechulona, lasciva como ella sola muestra a la esencia del Rock N´Roll en su máxima expresión. Ese ritmo desenfrenado hace que se te meta el diablo por la espalda. El vibrador más que dar placer taladraba a cualquier groupie que se cruzara por el camino. Los estribillos se quedan grabados a fuego, riffs para la posteridad. Canción que deberían poner en las escuelas, aún con lo explícita que es, para que vean cual es la música de verdad, con dos cojones.

“Lost Johnny” y “The Watcher” son otras contestaciones a HAWKWIND. No me atrevería a decir que son mejores o peores, pero lo que sí puedo decir es que, a pesar de ser versiones, suenan totalmente frescas e innovadoras, con una fuerza nunca antes vista. MOTÖRHEAD son los padres del metal extremo (y de mucho punk extremo también), si hablamos de VENOM hablamos de unos MOTÖRHEAD satánicos, si hablamos de HELLHAMMER, unos MOTÖRHEAD “envenomizados” que copularon con DISCHARGE, si no referimos a BATHORY ídem de ídem, la actitud punk y suciedad de Lemmy es clara. Demasiado adelantados a su tiempo, ellos solos son padres de la movida extrema: thrash, death, black. Son claras las influencias de MOTÖRHEAD en pioneros como METALLICA u OVERKILL, incluso bandas mucho más lejanas como DARKTHRONE o BURZUM tienen la jodida suciedad de los cabeza de motor. La presencia es omnipresente, una de las bandas más grandes que ha parido el rock y el que lo ponga en duda le meto un hachazo en la cabeza al puro estilo de la portada de “What´s Wordsworth?”.

“Iron Horse/Born to Lose” es el preludio del estilo MOTÖRHEAD en todo su esplendor. Ya en su título guardaba la célebre frase del “Ace of Spades”. Decir más sería desperdiciar sudor para intentar describir la grandeza de este tema. ENORME canción para los restos, merece estar en todo tipo de museos para los anales de la historia.

“Keep Us on the Road” tiene unas letras espectaculares, transparente declaración de principios sobre sus inicios. Esta canción te la pones en la carretera manejando contra el imponente viento que mueve tu cabellera. Nada ni nadie nos detiene, una canción que muestra la posibilidad de todo y motiva a seguir tus sueños. Momento muy cursi para estar hablando de MOTÖRHEAD, mas coño, esta canción llega adentro.

El legado de estos tres chiflados es inconmensurable. Una banda que influyó y motivó a tantos a seguir sus sueños, que unió a varios mundos e hizo feliz a millones con su música merece que le alcen estatuas y altares por todo el globo terráqueo y hasta en Marte. “Motörhead” es un hito de la historia musical, un antes y un después. Snaggletooth un ícono y figura de varias generaciones, y se siguen adueñando de más, porque Lemmy, Phil “Animal” Taylor, ustedes no están muertos, siguen vivos en millones de fans que se llevarán sus discos a la tumba y ustedes estarán bailando en nuestras lápidas “Dancing on Your Grave”.

A esto no se le puede dar menos de cinco cuernos, ni con kilos de droga y alcohol entre pecho y espalda bajaría a esta obra maestra de los five horns.

“Motorhead, Remember me now, Motorhead alright”

Lemmy Kilmister (R.I.P. 2015): Bajo, Voz
Fast Eddie Clarke: Guitarras
Philthy Animal (R.I.P. 2015): Batería

Sello
Chiswick