Motörhead - Everything Louder than Everyone Else

Enviado por El Marqués el Mié, 10/04/2013 - 19:47
229

Cd Uno

1. Iron Fist
2. Stay Clean
3. On your Feet or on your Knees
4. Over your Shoulder
5. Civil War
6. Burner
7. Metropolis
8. Nothing Up my Sleeve
9. I´m So Bad Baby I don´t Care
10. The Chase is Better than the Catch
11. Take The Blame
12. No Class
13. Overnight Sensation
14. Sacrifice

Cd Dos

1. Born to Raise Hell
2. Lost in the Ozone
3. The One to Sing the Blues
4. Capricorn
5. Love for Sale
6. Orgasmatron
7. Going to Brazil
8. Killed by Death
9. Bomber
10. Ace of Spades
11. Overkill

Lo comentaba el otro día con alguno de vosotros, una bendición/maldición que te puede acarrear el pasar la vida escuchando y adquiriendo Rock&Roll, es que llegues al punto en que pierdes totalmente el control de la cantidad de material que vas almacenando mes tras mes, año tras año, y que esa montaña de Cds que acumulas termine devorándote.

Si ya me duele cuando descargo por despiste un par de veces el mismo disco, lo cual supone desperdiciar un Cd de estos blanquitos, que salen a unos 6 o 7 céntimos si los compras en tarrinas de 50 en los chinos, imaginad cuando inviertes unos cuantos euros en un álbum original que ya tenías, que alguien te pasó, o que compraste junto a otro montón, y se quedó olvidado en la disquetera del coche.

No es tan difícil cometer estos errores en estos tiempos en que se organizan tours de bandas compuestas por artistas diferentes que giran y graban utilizando el mismo nombre, el de la formación original a la que un día pertenecieron todos juntos, caso de Great White, L.A. Guns y ahora, al parecer, Queensrÿche, o en que las compañías discográficas editan una y otra vez con diferentes portadas el material de que disponen de muchos de sus asalariados una vez finalizan el contrato.

Esa institución del Rock and Roll en que se han convertido Motörhead se viene permitiendo el lujo de publicar desde hace unos años todos los directos que les da la gana, hasta el punto de que puedes llegar a confundir unos con otros. Así, me vienen a la mente el Cd/Dvd del Brixton Academy del 22 de octubre de 2000, “25&Alive Boneshaker”, con el que celebraron su 25 aniversario, el doble Cd del 30 aniversario, con el show del 16 de junio de 2005 en el Apollo de Hammersmith, y los dos recientes packs con doble Cd y Dvd, de título parecido, que han sacado en los dos últimos años, con ocasión del tour de “The World is Yours”. Tanto material que es fácil confundirse, y tienes que andar con cuidado para no llevarte a casa el mismo disco, más aún si consideramos que Motörhead es una de las bandas más profesionales que hay en este negocio; que, por lo general, siempre lo hacen todo bien, y que se preocupan de ofrecer a sus fans lo mejor, con lo cual las lujosas ediciones de todos estos volúmenes superan los 20 euros habitualmente.

El caso de este “Eveything Louder than Everyone Else” es diferente. Hasta 1999, del trío británico, aun siendo el arquetipo de banda a la que uno no ha vivido de verdad hasta que no la ve en directo, al más puro estilo Ramones, KISS, AC/DC, Rolling Stones y demás leyendas del Rock, sólo habíamos podido disfrutar en audio del mítico directo del 81, “No Sleep ´Til Hammesmith”, de un par de Cds más de la gira del “Rock and Roll” del 87, “No Sleep at All” (1988) y “Live at Brixton”(editado en el 94), y de aquel extraño artefacto con la portada del busto romano con un hacha en la cabeza, “What´s Words Worth?”, el cassette de Heavy Metal que más espacio ha compartido en los expositores de las gasolineras por las carreteras de la geografía española con las cintas de El Fary, Parchís y Paloma San Basilio.

Cds sencillos todos ellos, que, al igual que en el caso de otros músicos como Ronnie DIO, del que durante muchos años nos tuvimos que conformar con el mini Lp “Intermission”, no hacían justicia a una banda que sobre el escenario siempre ha sido un verdadero tifón, un derroche de adrenalina, una trituradora con un empuje asesino, y un repertorio por el que cualquiera de sus compañeros de profesión mataría.

El panorama se solucionó, por fortuna, con la edición de este aplastante concierto que Lemmy y sus huestes ofrecieron el 25 de mayo de 1998 en Hamburgo, una de sus ciudades fetiche, y que SPV sacó a la luz en la primavera de 1999.

No había sido fácil el camino del combo en los años anteriores hasta llegar a este punto. En realidad, siempre habían volado por libre. Desde que perdieran en la primera mitad de los 80 a dos guitarristas tan carismáticos como “Fast” Eddie Clarke y Brian Robertson en apenas un año, habían tenido que enfrentarse a infinidad de situaciones complicadas, que casi les llevarían a tocar fondo en el tour del “Bastards” del 93.

Levantaron cabeza, se sobrepusieron a la salida de otro guitarrista, nuestro añorado Würzel en esta ocasión -por no hablar de las eternas peleas con Philty “Animal” Taylor-, y encararon el final del milenio con esa mirada de gallos apaleados que caminan bien firmes, con la cabeza bien alta.

Y es que siempre habían sido una banda muy cabreada. Tipos tan fríos, duros y difíciles de tratar como los contrafuertes de las pasarelas del Támesis. Así que no es de extrañar que durante toda la década de los 90, un periodo en que la música desprendió más odio, agresividad y mala leche que nunca, encajaran en una escena que daba la espalda a todos sus compañeros generacionales de la New Wave of British Heavy Metal.

Este doble Cd, de cuidadísima presentación como siempre, que incluía un pase al backstage, un “Access all Areas” del concierto que nos ocupa, nos permite recuperar a lo largo de los casi 120 minutos que dura, todos los clásicos de la etapa de oro de Motörhead –es que no falta ni uno, hasta cuelan esa joya, “Capricorn”, de la que jamás sabré cómo consiguen que suene con ese eco, por desgracia caída en el olvido en todos los tours del nuevo milenio-, el sprint final, con “Bomber” incluída, que también la han dejado en el banquillo demasiadas veces, cuando es un machetazo que los die hard fans tenemos grabada como el final ideal de un concierto junto a “Overkill”, “Ace of Spades”, “Killed by Death” y demás, y lo mejor de todo: la posibilidad de hacer headbanging hasta reventar las meninges con esa serie de maravillas, pertenecientes a sus trabajos de los 90, muchas de las cuales tampoco han vuelto a tocar en directo, y que suenan a música celestial, por cafres que sean: “On Your Feet or on Your Knees”, “Over your Shoulder”, “Burner”, “Overnight Sensation”, “Sacrifice” con la atronadora batería de Mikkey Dee, esa “Civil War” que no puede ser más salvaje, “Take the Blame”, que no tiene precio escuchar a Lemmy presentándola y vendiéndola, pidiendo al público que le crean, “Love for Sale”, o alguna más antigua, pero igualmente inmortal como “Orgasmatron” –decidme si habéis escuchado recientemente una canción mejor que esa-, “Nothing Up my Sleeve”, el rocanrol cabronazo de “I´m so bad, Baby I don´t Care”, o el vacilón de “Going to Brazil”…

Ni que decir tiene que el estado de forma del trío es perfecto, y que la interpretación de todas estas granadas de mano musicales es como el impacto de una bola de demolición, no hay más que escuchar como enlazan las dos primeras, “Iron Fist” y “Stay Clean”, o la sobriedad, el aplomo con que tocan la genial “The Chase is Better than the Catch”. Quizás solo flojeen cuando se ponen tiernos, en aquellos tiempos Lemmy quiso demostrarse a sí mismo que era un compositor que podía con todo, y grabó varias baladas que no pegaban mucho con el demoledor estilo del grupo, como la que aquí suena, “Lost in the Ozone”, totalmente innecesaria, en mi opinión, así como “Born to Raise Hell”, que grabó para la banda sonora de la parte nosecuantos del clásico de cine de terror con nombre parecido.

El resto es inmejorable, y al igual que el cincuentón de las verrugas dedica “No Class” a su vieja amiga Wendy O´Williams, que se había quitado la vida el año anterior, yo le dedico estas líneas al tito Homer, no Simpson, sino Homer69, que me ha hecho recuperar con su comentario de esta mañana este Cd, y llevo toda la tarde empapándome. Luego me iré a ver al Barsa en Tv a la peña que tienen por aquí, y no quería beber hasta entonces, pero coño, para darle a Motörhead he tirado del Bourbon, así que no sé como voy a acabar hoy. Por extensión, también dedico la reseña a motörheadianos de pro que conozco por aquí, como Hawkmoon, Sardo1234, Marcoshead, Astbury y nuestro apreciado Garfunkel, y por supuesto, a mis hermanos Jalford, Cueri, Blackwolff, Tom Alaya, Jordi y Ovione, con quienes compartí empujones la última vez que la banda actuó en Madrid.

Y si, SA, también te tengo presente a ti, también te la dedico. Lo sé, he mencionado a varios Portallians en una reseña, una norma dice que no se puede hacer. Pero estamos hablando de Motörhead, coño, quién quiere normas esta vez????????

Lemmy: Bajo, Voz
Phil Campbell: Guitarra
Mikkey Dee: Batería

Sello
SPV