Motörhead - Bastards

Enviado por Vic el Sáb, 09/05/2009 - 05:23
229

1. On Your Feet or on Your Knees – 2:34
2. Burner – 2:52
3. Death or Glory – 4:50
4. I Am the Sword – 4:28
5. Born to Raise Hell – 4:58
6. Don't Let Daddy Kiss Me – 4:05
7. Bad Woman – 3:16
8. Liar – 4:12
9. Lost in the Ozone – 3:27
10. I'm Your Man – 3:28
11. We Bring the Shake – 3:48
12. Devils – 6:00

Para comenzar a hablar de este álbum se debe hacer mención de ciertos aspectos. Primero que nada es el cuarto disco de Motörhead con su alineación de 4 miembros, fue grabado con la intención de enmendar el fracaso comercial de March ör Die (no solo para la banda, sino también para Joe Petagno[diseñador de portadas] pues esa portada le parecía la peor que había diseñado), ¿qué más se puede mencionar? Tal vez los temas que tratan en las canciones.

Temas como I’m the Sword con su verso “Murder I am, you know it was me” tratando con la guerra (algo que los británicos conocen muy bien). Con constante riff e interpretación vocal tenebrosa. Pero esa no es la única canción con temática bélica o referente a la guerra, Death or Glory revela este contexto antes de I’m the Sword, ¿Cómo lo revela? De nuevo el estilo directo de Motörhead lo aclara todo: “I saw the millions, the naked and the dead” es decir, visto desde la perspectiva nazi o aliada, se refiere al momento en que los soldados pasaban por los campos de concentración donde los judíos ya habían sido ejecutados, dando a conocer parte de la historia de su país y el coraje que presentó Inglaterra durante esa famosa Segunda Guerra Mundial. Ahora tomando en cuenta la parte técnica de la canción puedo mencionar la demoledora batería de Mikkey Dee y las guitarras (en plural, recuérdese) de Campbell y Wurzel.

No todo es guerra en este álbum, tal vez se le relacione de algún modo, dependiendo de cómo lo interpretemos, pero también hay crítica social. ¿Hacia qué? Pues de entre las muchas cosas para criticar, On Your Feet or on Your Knees es la canción grabada para “regaña” a la sociedad no solo por el uso de armas de fuego como si fueran juguetes (iniciando guerras y conflictos a cada momento[¿la entonces reciente guerra del Golfo Pérsico se les hace conocida?). Con gente que a cada momento se vuela los sesos, o dispara a los demás, o niños que piensan que todo eso es divertido, con todo eso, Lemmy no duerme en paz, créanme. Un tema veloz, ¡muy recomendable si se quiere oir un heavy metal rápido!

Y relacionando estas críticas, la canción más rara (para mí) del álbum habla sobre una situación parecida, enfocándose más hacia esos niños que empiezan a escuchar esta grandiosa música: Don't Let Daddy Kiss Me habla precisamente de abuso infantil, ¿quieren saber por qué la considero rara? La manera en que es cantada, suave y sentidamente y la instrumentación, guitarras acústicas al inicio con un leve uso de las eléctricas para aportar fuerza. No es un mal tema, simplemente es interesante. Sobretodo con el tema que trata, no por nada Lemmy es tan respetado en este mundo de metal, se merece cada gramo de ese respeto.

Ahora que he explorado composiciones tan similares entre sí debido a los temas de los que hablan, ¿qué me queda hacer? Pues continuar, ¿qué más? Jajaja, así es como Lemmy respondería. Burner abre con todo el caos que ofrece, guitarras veloces y fuertes, más rápidas que el primer tema del disco, sentimiento a la Iron Fist inunda toda la canción pero le da su característica principal al incluir un doble pedal que suena muy bien, gracias Mikkey Dee. Destruyamos todo con nuestra música brutal y después festejemos, el clásico mensaje Motörhead. Cambios de tempo muy buenos que le dan madurez al álbum.

Para concluir este trabajo hablaré de la canción más famosa del álbum, ¿saben cuál es, no? Born To Raise Hell es perfecta para todo metalhead por la emanación de espíritu que se muestra, ese espíritu que pocas bandas lograron mantener en los 90’s. A medio tempo, pero con riffs discretos ocultados en aparente sencillez, batería fuerte, de nuevo Mikkey Dee hiciste un buen trabajo aunque seas no seas Phil Taylor jejeje. El recordado estribillo es el alma de la canción junto con esas pausas y breves cambios, la versión grabada con Ice T y Whitfield Crane resulta igual de buena por aportar algo diferente.

Respecto a las composiciones que dejé de lado, solo puedo describirlas como increibles, unas veloces, otras lentas, otras a medio tempo, ¡pero todas son absolutamente heavys!

Como se puede notar no fui en el orden de la lista de canciones, tampoco hablé de todas, hablé de las que me provocan mas emoción. Ahora viene lo bueno: la calificación. ¿Qué calificación merece? Tomando en cuenta la época (los 90’s), la música que dominaba en ese año (1993 dominado por el grunge) y las futuras tendencias que nacían (Nu metal), este disco no esta a la altura de los 5 cuernos, me duele admitirlo pero no lo esta, sin embargo no me parece justo darle 4… Personalmente le dare 4.5 cuernos aunque solo se marquen 4…

Y como dice Lemmy al final de Don't Let Daddy Kiss Me:

Good night

Lemmy - bass, vocals

Phil Campbell - guitars

Wurzel - guitars

Mikkey Dee - drums

Sello
ZYX