Morgana Lefay - The Secret Doctrine

Enviado por Hawkmoon el Mié, 11/05/2011 - 23:04
1820

1. Rooms of Sleep
2. What Am I
3. Alley of Oaks
4. Soldiers of the Holy Empire
5. Paradise Lost
6. Nowhere Island
7. The Mirror
8. State of Intoxication
9. Cold World
10. Lord of the Rings
11. Last Rites
12. Dying Evolution
13. The Secret Doctrine

Nunca antes, las palabras Power Metal habían explicado tan bien lo que significa la música de Morgana Lefay. Metal poderoso, con todas las de la ley. Eso es que lo facturan los suecos. Un Heavy Metal afilado, con mucha reminiscencia guitarrera al Thrash, unas buenas baterías Power, y, todo ello, decorado, con sentimiento Groove, latente y orgánico. La música de Morgana Lefay está viva. Realmente viva. A veces, incluso da miedo poner muy altos sus temas, pues parece que vayan a salir del CD y vayan a venir a por tí, por incauto. Al igual que no hay que dar de comer a un Gizmo a partir de las doce de la noche, tampoco hay que poner la música de los Lefay a todo volumen, o cargaremos con las consecuencias.

"Symphony of the Damned" (1990) y "Knowing Just As I" (1993), los dos primeros trabajos del combo, nos dejaron la mar de agusto, y con varios latigazos en la piel, y, ahora, "The Secret Doctrine", iba a ser un disparo, aún, más certero. Morgana, como el buen vino, son de crecer poco a poco y con buena letra. No hay que correr cuando sabes que lo que tienes entre manos es una maravilla.

Una portada muy en onda Metal progresivo, y "Blindguardianesca" o "Testamentera" (si tenemos el "Souls of Black" en mente) con su atmósfera azulada, elegantona, oscura, y su reloj de arena, que, quizás, cuenta el tiempo que les queda a los Morgana Lefay para llegar a la cima, no parece, a priori, la portada de un gran disco. A los suecos les mola, imagino, el acto de sorprender. Tienen un nombrecito bastante al uso (es como llamarse Camelot, Pendragon, Excalibur, Merlin, Lancelot o Avalon), practican, a priori, Power Metal, y son europeos. O sea, que casi todo el mundo, seguro, que daba por hecho que el sonido de Lefay estaba anclado, como el de toda banda Power, en lo que hicieron Helloween, o Gamma Ray. Nada más lejos de la realidad, colegas. Morgana Lefay suenan a infierno riffero, a poderío total, a oscuridad cabrona. Puede decirse que la banda juega a ser una especie de reverso tenebroso a los míticos, y megabestiales, Savatage. Épica, fuerza, emoción, melancolía y carne amoratada a causa del riffeo y la pegada de la batería. "The Secret Doctrine" no quiere ser un "Keeper 3". Para nada. Ya se encargarán, otros, de intentar superar un legado insuperable. El disco del 93 (el segundo en el mismo año) no viene a caernos bien. Viene a dominarnos.

"Rooms of Sleep", el primer bocado a "The Secret Doctrine", comienza con sabor a sangre, bien metálico y rítmico, como acoplándose, poco a poco, a nuestro cuerpo. Sonido modernete, oscuro y "Nevermoriano" (o sea, "Heavy-Groove-Thrashero"). Como primer tema, la verdad, no cuaja demasiado, aunque la composición, como casi todo lo que escupen Lefay, es una joyita. Tema con alma headbanger. Eso sí, una cuarta, o quinta, posición en el track-list, y mejor andaría la movida.

"What Am I" (puro tributo a Savatage), "Alley of Oaks" (Power ballad oscurota, híbrida entre Savatage y Metal Church), "Soldiers of the Holy Empire" (vacilón toque árabe, y malévolo, para uno de los puntales del trabajo), "Paradise Lost" (cruce entre las auras del "Master of Puppets" y, de nuevo, el saborcillo de los Savatage más chulescos y desgarrados), "Nowhere Island" (paseíto riffero y épico, pero con el deje típico del caminar, "melancólico-adrenalítico", de los Lefay), "The Mirror" (bella e intensa), "State of Intoxication" (un "Sad But True" rockanrollero, modernete, "MorganaLefayesco", con un sonidazo de acero, y servida en bandeja carismática y técnica), "Cold World" (la máxima joyita del trabajo), "Lord of the Rings" (densidad guitarrera en el nombre del Metal "rompe-vértebras") y "Last Rites" (lentorra, misteriosa, preciosa y épica) nos muestran a una banda poderosa como el trueno, con un sonidazo de lujo, ciertamente muy basado en el material de Savatage, pero dotado de una oscuridad y una pegada intensa. Desde la N.W.O.B.H.M, hasta el tufillo a lo Bay Area, el rollete "Doomie", o el Power Metal de toda la vida (manipulado, para la ocasión por los genios que son Morgana Lefay). Menudo viajecito. Así da gusto. Clase, magia, feeling, buenas maneras, y material a la altura de los más grandes. De haber sido americanos, seguro que Morgana Lefay, a dia de hoy, serían una banda con una cuenta corriente mucho más jugosa.

"Dying Evolution" (Thrash, Speed, Power y la garra de mil dragones) y "The Secret Doctrine" (cierre ambiental), los dos encargados de finiquitar el disco, funcionan, y siguen entregando "Magia Negra Heavy". Se acabó el viaje astral por nuestra alma de metalheads. Y con nota.

4 cuernos (altos) para Morgana Lefay y "The Secret Doctrine". Un disco que pasó desapercibido, pero que guarda, en su interior, mucha de la mejor carne clásica parida en los noventa. Genios.

Junto a Nevermore, Iced Earth, Blind Guardian o Rage, los que mejor han sabido continuar el legado de los grandes (Priest, Metallica, Maiden, Helloween...). Indispensable, si lo que buscas es una buena tormenta eléctrica, y con alma tristona y épica.

Charles Rytkönen - Voz
Tony Eriksson - Guitarra
Tommi Karppanen - Guitarra
Joakim Heder - Bajo
Jonas Soderlind - Batería

Sello
Black Mark