Midnight - Satanic Royalty

Enviado por el richard de … el Mar, 16/04/2019 - 21:27
4291

1. Satanic Royalty
2. You Can't Stop Steel
3. Rip This Hell
4. Necromania
5. Black Damnation
6. Lust, Filth and Sleaze
7. Violence On Violence
8. Savage Dominance
9. Holocaust Deafening
10. Shock Til Blood

Disco Completo

A comienzos de los 80s parece ser que a alguien se le olvidó cerrar las puertas del infierno, puesto que desde las cavernas más profundas, oscuras y malolientes (es lo que tiene que todo esté lleno de azufre) fuimos invadidos por toda una horda de demonios. En Inglaterra, Venom nos daban la bienvenida a su hogar, poniendo todo el panorama metalero patas arriba y convirtiéndose, de la noche a la mañana, en uno de los pilares más influyentes del metal. Al mismo tiempo el señor Tom G Warrior (en esta época conocido como Satanic Slaughter) preparaba las seminales demos de Hellhammer, y Quorthon hacía temblar al mundo entero con el debut de los no menos legendarios Bathory.

Esta entrada al inframundo ya nunca más se volvió a cerrar, pero la bestia mutó de forma. Los demonios primigenios aunque incluyeron en su imaginería y prosa conceptos satánicos, en el fondo no dejaban de ser bandas de metal clásico incluyendo nuevas influencias que endurecían su sonido. Pero años después, cual mariposa saliendo del capullo, el señor de las tinieblas cambió de disfraz, y ya todos conocemos el movimiento black metalero que llevó todas estas ideas más allá y se separó de esa parte más clásica para siempre.

Pues Athenar se hartó de todo esto, y quiso traernos de vuelta el satanismo sin dejar de lado la faceta más heavy y cañera de las guitarras. Y como dice el dicho, “si quieres hacer algo bien es mejor que lo hagas tú solo”. Así que el tío decidió realizar un proyecto en el que el solito se ocuparía de traernos de vuelta a los Bathory del debut (su disco preferido según sus propias palabras) o a los Venom del Welcome To Hell. Como curiosidad, decir que en directo se acompaña de dos personajes anónimos (ocupándose él de el bajo y la voz) para completar la banda, sus llamados “Midnight Mistresses” (amantes de medianoche).

Una vez nos ponemos en el disco, “Satanic Royalty” comienza con una intro que nos puede recordar al “Buried Alive” de Venom o al “Hell Awaits” de Slayer. La música es heavy black clásico de calidad, con una voz muy Cronos, pero con unos añadidos melódicos guitarreros que le sientan genial. Además, también incluye cierta influencia hardcore punk en algunas partes de batería, en las que se atreve a meter unos cuantos ritmos de d-beat al más puro estilo Discharge.

El tema con el que nos han recibido no ha estado mal para nada, pero ni de coña es de lo más representativo de la banda, mucho menos de lo mejor. Sin embargo, la siguiente “You Can’t Stop Steel” si que es un ya clásico indiscutible del grupo. Una de las mejores muestras de como son capaces de mezclar sus influencias más satánicas con el heavy clásico de toda la vida, e incluso con otras cosas más melódicas. ¿Y qué decir de “Rip This Hell? ¿Acaso estoy escuchando Bathory y no me he enterado? Para un servidor el mejor tema del disco, con un riff de esos que te hacen babear. Y lo más importante de todo, unos cojones y una actitud capaces de arrollarte como si fueran un jodido bulldozer. Midnight son sinónimo de metal, y si osas decir que no el propio Quorthon vendrá en persona desde el más allá a partirte las piernas. Avisado quedas.

“Necromania” con su mastodóntico riff nos puede recordar a los Hellhammer más inspirados, mientras que “Black Damnation” baja las revoluciones pero aumenta más la oscuridad y lo siniestro si cabe. Pero no es hasta “Lust, Filth and Sleaze” que nos encontramos otro de los mejores temas del disco. Toda una maravilla de tema con unas estrofas ultra Venom, un estribillo pegadizo como él sólo y el mejor solo del disco con diferencia (mucho ojito a esa sección más melódica que va a hacer que os caigáis de culo).

Lo que queda de disco explora mucho más la cara speedica y punkarra del grupo, con temazos adrenalíticos como “Violence on Violence”, la breve “Holocaust Deafening” o “Shock Till Blood”. Por otra parte, “Savage Dominance” se presenta como un medio tiempo algo insulso, convirtiéndose en el momento más bajo del disco. A partir de “Lust, Filth and Sleaze” también nos encontramos con buenos temas, pero a mí parecer bastante más flojos que en la primera parte del álbum

Desde luego, Athenar no consigue crear ninguna obra maestra con este proyecto, pero nos regala 30 minutos de metal influenciado por Venom que ya le gustaría a Cronos poder firmar a día de hoy. Si lo tuyo es el speed, Motörhead y los grupos de la primera ola del black metal como los que he nombrado a lo largo de la reseña, este disco está hecho para ti. Tres cuernos altísimos, que si la última parte del disco hubiera estado a la altura de los primeros temas se habrían convertido en cuatro enormes.

Athenar: Voz, guitarras, bajo y batería

Sello
Hells Headbangers