Mgła - Age of Excuse

Enviado por Mendoza M. el Mié, 15/01/2020 - 02:45
3717

Mgła son unas de las grandes figuras de la escena moderna. Tras alcanzar el éxito y la aceptación de fanaticada y critica con el excelso "Exercises of Futility", muchos años tuvieron que pasar para que los también artifices de Kriegsmaschine decidieran lanzar a la luz su cuarto álbum de estudio, este "Age of Excuse", disco que vino a recibir el testigo de excelencia y pulcritud que ya bien caracteriza al excelente dúo polaco.

Minimalistas de a ratos, pero increíblemente inteligentes, los de Cracovia cincelan un disco elegante, de instrumentación vivaz y talentosa, con aurora e identidad. Una identidad que los ha llevado a establecer con méritos propios un sonido y un estilo sobradamente distinguibles y que se evidencia en la gran comparsa de clones que hormiguean a lo largo del planeta. Un sonido con reminiscencias clásicas siempre muy evidentes y que entran en contacto con el progresivo depuramiento de su propuesta, esta cada vez más nítida, cristalina y que se fue alejando sabiamente del cacharrerismo intencionado que envolvía sus pretéritas obras, grabadas y confeccionadas de manera artesanal en su propio estudio de grabación, el No Solace.

Ilustre, petulante, con innovación cero, pero totalmente enérgico, resuelto y de fuerte mensaje. Así es "Age of Excuse": una recopilación de seis temas que transitan unidas como un solo vendaval de pesimismo y nihilismo, con un intrincado apartado lírico de impactante calidad y con una abrasiva cólera blacker que recubre el disco de pies a cabeza como si de un eclipse se tratase. Todo enmarcado por una descomunal y deprimente portada obra del excelentísimo Zbigniew Bielak.

He aquí una instrumentación sólida como el titanio, compacta y perfectamente alineada cual peones al comienzo de la partida. Así se presenta Mgła y su finura echa música. Ejemplo de ello es el espeluznante comienzo a medio tiempo de "I", tema que muestra un desarrollo firme, con una impactante soltura de medios y riffs muy simplificados y diluidos que vienen a representar episodios en principio similares a los de sus placas anteriores, pero en el que el grupo consigue establecer un claro hilo narrativo a modo de lienzo que es salpicado por la acerba voz de M y su tradicional antipatía. El tema marcha indolente, cayendo en un clímax prolongado, abarrotado de doble bombo y orgásmicos juegos de platillos por parte de un todavía más pletórico Darkside. Y es que lo que hace este señor a la batería ya no tiene nombre. Todo un titán que controla a placer los tiempos del álbum en el que es otro incontestable y brutal desparrame de virtuosidad y perspicacia que sacude, conmociona y encandila a partes iguales.

Lo primitivo y lo moderno se encuentran con agraciada facilidad en el impresionante viaje sonoro que es "II", donde el grupo abraza con fervor un riff serpenteante que se puede desdoblar con tranquilidad gracias a la absoluta confianza que se le tiene al estremecedor sonido de la batería. Una brillantísima composición labrada en pequeñas capas, atravesadas por un sólo filamento conductor que fija la instrumentación a base de feroz tremolo picking y que revela un amplio y descomunal abanico de destellos melódicos simplemente alucinantes y excelsos. Por su parte, como si nos tuviese tirria, M. nos expectora encima toda su bilis en una interpretación despojada de todo carisma en "III". Aquí la disonancia repartida a grandes porciones, sobre todo a mitad de tema, va diluyendo de a poco ese componente ligeramente atmosférico que degustamos en los cortes anteriores y lo acerca más bien a la órbita del Mgła primitivo, marcando así una señal que las despiadadas "IV" y "V" seguirán fielmente como los Reyes Magos a su estrella.

Muchas concesiones se permite el grupo en la aplastante "VI". El kit de percusión reclama más atención gracias a la fuerza dictatorial que estampa por encima de las guitarras y el bajo, cuya cohesión logra expresar de manera más que atinada el dramatismo del momento. Con una cómplice y bien disimulada división en bloques, el track transcurre repartiendo porrazos a diestra y siniestra, acumulando, eso sí, cierto ímpetu para después dejarlo caer como lluvia en una rotunda sección intermedia cuya brutalidad parece contenida y que siempre es encarrilada por lo racional y milimétricos que pueden llegar a ser sus interpretes, teniendo como contrapunto primordial el desgañite de M. al micrófono y poco más.

Un disco inteligente, sugerente y por momentos inquietante, compuesto por dos músicos de élite que nuevamente nos exhiben su lucidez en un trabajo sin contraposiciones notables con sus lanzamientos anteriores. Ya dentro de su burbuja, su zona de confort, los eslavos demuestran que tienen los planteamientos muy claros y nos otorgan cuarenta minutos más de ese divino sonido marca de la casa y que parece ya haber tocado techo, a menos que nos demuestren lo contrario. Cuatro cuernazos para Mgła y su lóbrego "Age of Excuse".

M: Voz, guitarra, bajo
Darkside: Batería

Sello
Northern Heritage