Metal Church - Masterpeace

Enviado por Hawkmoon el Mié, 01/02/2012 - 00:04
masterpeace_large.jpg
392

1. Sleeps with Thunder
2. Falldown
3. Into Dust
4. Kiss for the Dead
5. Lb. of Cure
6. Faster Than Life
7. Masterpeace
8. All Your Sorrows
9. They Signed in Blood
10. Toys in the Attic (Aerosmith cover)
11. Sand Kings

Metal Church son una leyenda, colega. Así, sin tonterías de por medio, directo al asunto.

Hora de rendirle homenaje, otro, a una de las mejores (sí, de las mejores) formaciones de Heavy Metal de todos los tiempos.

Nadie que no haya nacido con un don especial, con una magia distintiva, diseñada únicamente para parir temas eternos, cañeros, enérgicos y con el valor de mil cimmerios, puede dar con la fórmula que creó sacros trabajos como "The Dark", "Metal Church", "Blessing in Disguise" o "The Human Factor". Fuese con el cantante que fuese, Howe o Wayne, los de Seattle se salían, joder. Astros rifferos, maestros de la caña parda, técnicos, con un brillo especial, con unos huevos que pesaban toneladas.

La parroquia, ciega, sorda, y más centrada en correrse con Metallica, pensó que lo ofrecian los Church era un producto menor. Menudos gilis. Metallica vendiendo más de cien millones de discos y los de Vanderhoof con unas ventas tan lastimosas que, a mediados del 2011, tuvieron que tirar la toalla. Vaya palo.

Vamos a comernos un enorme trabajo, brother. Los Metal Church han perdido a Mike Howe. Desgracia total. El mejor reemplazo a Wayne, el rubiales de doce kilos con voz de oro y pulmones de titanio, nos abandona, nos dice adiós. Huérfanos de voz. Otra jodienda a añadir para la colección. Siempre con problemas. Eso sí, contra viento y marea, plantándole cara a cualquier jodienda, los americanos siempre han salido triunfantes. A las puertas del nuevo milenio, el combo se pone las pilas, llama a su mítico primer vocalista, la garganta que estuvo detrás de los magnos alaridos en "Metal Church" y "The Dark" (y el tardío directo "Live"), y se pone, de nuevo, el mundo por montera. Pasando de todo. El Grunge ya no existe, el Nu está pegando fuerte y en la vieja Europa, algo seca ya, arrasan las bandas de Eurometal (Power Helloweeniano de segunda).

Ojos cerrados ante la escena. Metal Church solamente conocen una máxima: la de la entrega de buen Metal. Y así va a seguir siendo. Sea el rey del cotarro Kurt Cobain, Jonathan Davis, James Hetfield, o el puto Justin Bieber, los muchachos no se rinden y van a lo suyo. A seguir cortando cuellos en el nombre del mejor material escupible.

Portadita con sabor añejo. Revival al poder. La Explorer de la portada, que ya vimos en "Metal Church", vuelve a ser la protagonista. Vanderhoof vuelve a empuñar su seis cuerdas en el combo, Wayne está de nuevo liderando el cotarro y la portada nos retrotrae a tiempos pasados y molones. La cosa no pinta mal. Para nada.

Ponemos el disco. Ya suena. "Sleeps With Thunder" despega como medio tiempo, como ente que se está preparando para ponerse agresivote, y acaba saltándote a la cara. Pese a la nueva sonoridad, menos épica y más cruda, nos hace mirar al pasado. Track que camina a medias entre material de Megadeth y las ondas de los Church junto a Howe. La voz de Wayne ya no es lo que fue. Aún así, a pesar de fumar como un carretero y beber como Lemmy, aún guarda pólvora.

Nos toca comernos "Falldown" (potentes guitarras), "Into Dust" (simpleza total, pero con sello pegador), "Kiss for the Dead"(híbrido entre balada y carne chulesco-rockera), "Lb. of Cure" (viajando a 1985, y a toda mecha. Un encanto), "Faster than Life" (en una onda similar a la anterior, aunque algo más compacta) y "Masterpeace" (instrumental). Y, joder, aún empachados de tanto Metal, de tanto filo y corte dañíno, queremos más. La banda, que abarca lo técnico y lo heavy, y sin problemas, apuesta sobre seguro y pasa de crear un disco innovador y mierda por el estilo. Metal Church siguen como el puto Don Quijote. Metidos de lleno en su propia historia, al margen de todos los estilos, de todos los caminos.

La martilleante "All Your Sorrows", parida con un sonidazo de cojones, actúa de antesala a "They Signed in Blood", otro excelente corte, otra vez bajo el manto de lo bonito, de lo baladesco, de lo mojabragas, pero nunca olvidando el misterio que se le otorga siempre a la movida su sonido. De repente, sorpresote, mutamos a entre groovielón. Cuerdas que chirrían, que parecen sierras, que dejan nuestra carne a su merced. Falsa alarma. Todo vuelve a la calma. Para volver a surcar la tempestad, claro. Cabalgada a lo Maiden, material progre-cañero de primera. Una joyita de tema, que te pilla por detrás, que te sorprende con cada cambio de personalidad. Metal Church aprendieron de muchos, y es la hora de poner todo su conocimiento, todo lo que ellos han acabado siendo, en un tema. Energía, misticismo, fuerza, personalidad...todo en uno. Un track que ya merece, por sí solo, la compra del trabajo. La cima del disco.

Una versión, y la mar de molona y speedica, del "Toys in the Attic" del morrudo de Steven Tyler y sus coleguitas, certifican que los mamones, además de ser de puta madre entregando su propia mierda, lo hacen muy bien con la de los demás. Ya parieron, en el pasado, una fabulosa versión de los Purple, y, ahora, los Toxic Twins no quieren ser menos. También se llevan un buen tributo, una buena mamada de los Church.

"Sand Kings" cierra la aventura 99. Batido con referencias a Priest, al añejo Power americano, a Megadeth, a ellos mismos y a su pasado...en fín, una mixtura ideal, siempre y cuando el oyente sea un irredento metalhead, claro está. Metal Church nunca cagaron música para mariconazos. Un cierre perfecto a un disco con garra.

Wayne volvería a marcharse (y ésta vez, por siempre jamás. Al mismísmo Valhalla metálico), pero la banda seguiría, durante más tiempo, al pie del cañón. Entregando, como siempre, puro y duro mensaje para los más aguerridos.

4 cuernos (medio-altos) para "Masterpeace". Pieza de maestros.

David Wayne: Voz
Kurdt Vanderhoof: Guitarra
John Marshall: Guitarra
Duke Erickson: Bajo
Kirk Arrington: Batería

Sello
Nuclear Blast