Melechesh - Sphynx

Enviado por MeFuMo el Vie, 24/04/2009 - 14:14
839

1. Of Mercury and Mercury
2. Secrets of Sumerian Sphynxology
3. Annunaki’s Golden Thrones
4. Apkallu Counsel
5. Tablets of Fate
6. Triangular Tattvic Fire
7. The Arrival Ritual
8. Incendium Between Mirage and Time
9. Purifier of the Stars
10. Caravans to Ur

Melchelesh (Rey del Fuego en hebreo) ponían sobre el tapete su tercer trabajo, "Sphynx", tras dos discos algo irregulares. El primero, "As Jerusalem Burns...Al´Intisar", ya les habían dado fama al tener que emigrar de Israel debido a cierta presión social alrededor de la banda (les acusaron en juicio de "Cultos Oscuros", suena bien).

Con miembros de diversas razas, el grupo se largó a Holanda donde incorporó al meteórico batería Sir Proscriptor McGovern, de Absu, y tras el fallido paso adelante de "Djin" dan dos pasos más y disparan este "Sphynx".

Un disco de incierta clasificación, pero del que saltan a la vista varias cosas. La banda practica un incansable death-black con momentos muy cercanos al Thrash e incluso pinceladas progresivas realmente brillante y atronador. El guitarrista Moloch se saca de la manga un repertorio de riffs que aniquila lo que, chapurreando guitarra, llamaría la "escala árabe", que parece que es la escala frigia, según me acabo de enterar :P. Sí, bueno, muchos grupos coquetean con el sonidillo oriental y tienen algún tema en plan excéntrico con arreglos que suenan "árabe", pero este grupo basa toda la estructura musical del disco en eso. No es que tengan un aire oriental, es que lo son. La "esfinge" a la que se refiere la portada es la esfinge sumeria (basicamente igual que la egipcia, en realidad, aunque con otro estilo escultórico) y su música se inspira en toda la tradición mesopotámica.

Y suenan bien, muy bien, la producción es muy adecuada y los instrumentos suenan atronadores. Aparte del monumental trabajo de la guitarra, Proscriptor, si se le compara con su trabajo en Absu, parece otro batería. Deja de lado sus absolutamente desquiciantes caídas en el abismo del blastbeat para componer un trabajo variado y virtuoso que eleva a los altares el compactísimo sonido del grupo. El cierto misticismo que transmiten las composiciones se ve arropado por el registro basicamente Black con un punto Thrasher de la voz de Ashmedi, que casa perfectamente con el estilo de la banda. Las letras, llenas de referencias y pasajes de mitología sumeria y mesopotámica, son ricas y variadas y aportan mucho a la música. Las líneas de bajo son efectivas y ayudan a crear bloque y, pese a la aparición de algunos instrumentos tradicionales o teclados, el papel de estos se mantiene en un perfil bajo.

"Of Mercury and Mercury" es un perfecto ejemplo de lo que será el resto del disco. Riffs Black cayendo en cascada bajo una potentísima sección rítmica en un tema rabioso y en el que se aprecia desde el inicio ese aire oriental honesto y original en la estructura del tema. Contiene también un solo estratosférico del amigo Moloch que a mi personalmente me pone los pelos de punta.

"Secrets of the ancient Sphynxology", tras una intro donde Proscriptor da una lección de percusión a medio gas, convierte un riff netamente Thrash en un saltarín y compacto tema oriental, algo así como si los Sepultura del Roots fueran iraníes, siempre me ha sonado a mí.

"Annunaki's Golden Throne" presenta algunos de los momentos más black del trabajo, combinándolos con patrones más Thrasheros. Hay momentos en esta canción que el grupo suena como un tanque, con un inspirado Ashmedi, y de nuevo como un tanque hipnótico comienza "Apkallu Counsel", que se detiene para transformarse en una demostración de riffs orientales apabullante. Un muro de sonido cambiante acompañado de mil y un detalles y efectos de guitarra.

De nuevo implacable e hiriente comienza "Tablets Of Fate", con un estilo más cercano al Black clásico y de nuevo la presencia de riff tras riff demoledor que convierten la canción en una montaña rusa de momentos de furia y cierta melodía. Pese a la machaconería de la guitarra, la verdad es que el trabajo es impecable, así como el repertorio de Proscriptor en las baquetas.

"Triangular Tattvic Fire" es quizá el tema más accesible del disco. Una descarga Death con acusado regusto oriental y fraseos cercanos al Black que pese a la letra ritual divierte bastante con buenos riffs y alguna progresión, y es de largo lo menos denso del trabajo.

"The Arrival Ritual" es una inquietante y evocadora canción ambiental marcada reciamente por la percusión alternando timbales graves y agudos. El acompañamiento de instrumentos tradicionales en una suerte de jam-session y la entrada posterior de una guitarra con notas ciertamente fúnebres proporcionan un momento de respiro en el desarrollo del trabajo.

"Incendium Between Mirage And Time" nos despierta pausadamente del trance anterior para, haciendo uso de nuevo de los timbales y flauta, convertirse en una rápida canción Death/Thrash con un riff muy efectivo que alcanza cotas intensísimas de instrumentación y voz y nos deja en brazos de la cambiante y trabajada "Purifier Of The Stars", que contiene otro de los pocos pero estupendos trabajos solistas de Moloch del disco. De nuevo suelta el guitarrista su baraja de riffs y eso ayuda a la canción a ser una serpenteante y agresiva descarga.

La instrumental "Caravans of Ur" cierra oficialmente el disco, con todo el grupo marchando tras dos riffs, uno tras otro, de la implacable guitarra del inspiradísimo Moloch, pero en realidad éste finaliza sorprendentemente con una Burzumiana y escondida outro ambiental, tras unos diez minutos de silencio, que juega con la intensidad y profundidad del sonido del teclado para cerrar este implacable disco.

Una forma de interpretar el Metal desde una cultura distinta. Eso es lo más importante que para mí ofrece este disco, pero si lo sumamos a la impresionante calidad de las composiciones, la originalidad de los riffs, aunque sea por falta de costumbre de oir este tipo de composiciones, y el solidísimo trabajo de cohesión general de los temas, puedo decir que en poco más de un año se ha hecho un hueco consistente en mis discos de referencia metaleros. Por todo ello, cuatro cuernos.

Ashmedi – Voz, Guitarra, Percusión, Teclados
Moloch - Guitarra, Buzuq
Al´ Hazred - Bajo, Coros
Proscriptor - Batería, Percusión

Sello
Osmose Productions