Master - Master

Enviado por Hawkmoon el Mié, 28/12/2011 - 21:58
preview
2299

1. Pledge of Allegiance
2. Unknow Soldier
3. Mangled Dehumanization
4. Pay to Die
5. Funeral Bitch
6. Master
7. Children of the Grave (versión de Black Sabbath)
8. Terrorizer
9. The Truth

Turno de unos bestiajos de cuidado: "Master".

Prepárate para sufrir y sangrar, pedazo de mierda. Perdona por las formas, pero vamos a meternos una buena sesión de Death, y no hay tiempo para hacer amigos. Total, estarán muertos para cuando acabe la movida. Eso que nos ahorramos. Directos al asunto, al grano, a la pus.

El megacombo deathmetalero, riffero y sádico de Paul Speckmann (todo un gurú de la escena más animal y desenfrenada), se enfrentaba en 1990 a su debut. Con un par. Aunque los tios, sobretodo Paul, no eran nuevos en el arte de la cruenta batalla sónica, y ya llevaban sus añetes pateándose clubs de mala muerte y escenarios de cartón piedra, portando su mensaje de ira, corrupción política, y demás jodienda, a todo aquel que estuviese dispuesto a conocer la verdad. Eso sí, la verdad duele. Mucho. Casi tanto como la música de Master.

Verdades dolorosas, caña parda, mala leche para parar a Godzilla y un Death Metal que, supongo, en la época debió de dejar destrozados (y ávidos de más, claro está, pues asi es el deathmetalero, le mola que le peguen) a todo aquel guerrero y amante de lo extremo que se acercase para ver qué diantres practicaban Master.

Estás a punto de ser hecho papilla. Te lo puedes pensar y dar marcha atrás. Pero no mola eso de dar marcha atrás, nunca me ha molado. No mola sacarla antes de correrte, hermano. Como tampoco mola irte a tu casita sin saber que te pierdes por no darle cera a los de Speckmann. Échale narices (por no decir cojones) y sé un hombre. Se acabaron Iron Maiden. Quema tu cassete de W.A.S.P. Regala tus discos de Priest. Nada volverá a ser lo mismo. Nunca más. La guerra cambia al hombre, como Master te van a cambiar. Aunque solamente sea el careto (de lo magullado que te lo van a dejar). Bien, chico, primer paso. Ahora, sin tensión, abre el regalito. Ahí estamos, muy bien. Ya no tienes excusa. Acerca la cara al equipo de música. Empezamos.

"Pledge of Allegiance" te pega de lo lindo en pleno jeto (por tonto....¿A quién se le ocurre poner el orejón junto al ampli cuando están tocando los putos Master?). Inicio cacofónico (y de pura denuncia), densidad (como no se conocía), cuerdas soterradas bajo lava y una voz, por llamarla de alguna manera, que te enloquece, que te asusta y que te pone las pilas, y, sobretodo, en situación. Recuerda que andamos en 1990, coleguita. Parece como si Death, Venom o Slayer se hubiesen fusionado y hubiesen nacido, realmente, en el infierno. Carne solista alocada y esquizoide (muy de Slayer, obviamente), pegada seminal. Lanzas el tema al mar y creas un puto Tsunami. Roca Lunar hecha Metal, y directa a un orfanato. Máxima peligrosidad, máxima jodienda. Fascinantemente fiero.

"Unknow Soldier", navega, igual que su hermana anterior, por senderos brutales, aunque la cosa se alimenta ahora de cierto poso Thrash para poder hacer del ataque un doble ataque. Más muertos, joder. Pura estadística. Con un F-14 la puedes liar parda. Con dos, hermano, eres el puto amo de la fiesta. Master hacen lo mismo. Todo su armamento de golpe, contra una aldea sin armas, totalmente inocente. Simpleza en la batería, unas guitarras que, como los gusanos de Dune, aparecen, se te comen y "si te he visto, no me acuerdo", y garra feroz. Asesinos de primera, soldados del Death entregados a la causa, a la pura barbarie.

"Mangled Dehumanization" (cuerdas ásperas, atmósfera Obituary), "Pay To Die" (la velocidad de Flash, junto con los cojones de King Kong), "Funeral Bitch" (¿un tributo a los primeros Sepultura?) y la homónima "Master", riffera y dantescamente atroz, sobretodo por la voz de Paul, ahora rozando ya la bizarrada padre, mega-salvaje y oscura, nos sirven un magnífico menú metalero. Master se alimentan del olorcillo de algunos titanes que ya pululan por el mundillo, y que conocerán las cimas, caso de Obituary o Death, pero saben mantener, y de forma excelsa, el pulso entre lo técnico y lo apabullante, entre el sonar maduros, y a músicos, y el sonar dementes. Master son como Michael Myers (el de "Halloween", joder). Tarados a más no poder. Ok. Pero unos tios que como te pongan el ojo encima...ya tienes los dias contados. O los segundos. Bravura, guitarras distorsionadas, producción mejorable y todas las ganas del mundo. No me extraña que se llamen Master, pues suenan a maestros. Y hablamos de un debut. Se las gastan bien los soldados rasos. No quiero pensar qué follones armarán cuando lleguen a los altos mandos.

"Children of the Grave" (furiosa versión de Black Sabbath, y realmente molona), la instrumental "Terrorizer" y "The Truth", track final, ponen la guinda a un rico pastel de visceras, metralla e injusticia. Más crueldad y más sonidazo primario y lanzado. La repanocha.

Para aquellos que pensaban que Death o Morbid Angel eran los más brutotes en 1990. Una pasada de banda, de disco y de Speckmann.

Maestros. 4 cuernos (mega-altos) para "Master" y su puta maestría.

Paul Speckmann: Voz y bajo
Chris Mittleburn: Guitarra
Bill Schmidt: Batería

Sello
Nuclear Blast