Master - Collection of Souls

Enviado por Marcapasos el Sáb, 17/11/2018 - 15:19
2299

1. Constant Reminders (03:38)
2. Taste of Insanity (03:43)
3. Hidden Stories (04:18)
4. Glorify the Dead (03:48)
5. Blinded Faith (05:04)
6. Justice or Fate (03:06)
7. Jailbreak (Thin Lizzy cover) (03:34)
8. Collection of Souls (03:43)
9. Silver Spoon (03:28)

Por artimañas del destino, nunca llegaron al nivel de popularidad de Obituary, Death o Bolt Thrower; pero, quien los conoce lo sabe de sobra: Paul Speckmann es todo un gurú del Death Metal y su banda magna, Master, todo un grupazo a tener en cuenta, que pone a nuestra disposición una discografía continuista y de ideas generalmente fijas, aunque repleta de grandísimos álbumes que satisfarán la sed de sangre de sus oyentes, lo que es llamativo habiendo álbumes tan dispares como The Spirit of the West (2004) o Four More Years of Terror (2005), como algún bajón puntual a lo Lets Start a War (2002). Asimismo, discos más recientes como The Witch-Hunt (2013) y An Epiphany of Hate, en los que se palpa el fantástico estado de salud de estos monstruos.

Tras dejar War Cry y Death Strike atrás, Speckmann, al bajo, junto a su compañero y batería Bill Schmidt y el guitarrista Chris Mittleburn, debutaron en el mítico álbum debut homónimo Master en 1990, año en que las futuras leyendas del Death Metal empezaban a mover ficha.
Un año más tarde, esta vez con Aaron Nickeas a la batería y Masvidal a las seis cuerdas, Master edita On the Seventh Day God Created… Master, un disco sucio y bestia, una obra de culto donde las haya.

El siguiente paso se daría con un nuevo cambio en la formación. Con la entrada de los guitarristas Brian Brady y Jeff Kobie y el baterista Aaron Nickeas (de las pocas veces que la alineación estadounidense se ve conformada por un cuarteto), Master produce, en 1993, su tercer álbum de estudio, Collection of Souls, el cual tiene la particularidad de inclinarse más por el Thrash que por el Death Metal, cosa que echaría más para atrás a los primeros seguidores de esta, una de las bandas emergentes del movimiento extremo en el Metal.

No nos confundamos, aunque la suciedad y el espíritu originales de Master no sea equitativo a sus dos primeros CD’s, no menos cierto es que Collection of Souls es una obra que destila guerra, violencia y muerte por los cuatro costados. Vaya, si desde el primer track, Constant Reminders, la banda entra prácticamente a saco, con un riff que difícilmente se puede uno quitar de la cabeza una vez que te martillea los sesos y con un Speckmann que permanece en sus trece vomitando versos cual demonio. La producción se siente más “limpia” y adecuada a la transpiración thrasher de la que hemos hablado, y la influencia de Slayer nunca se ha hecho tan patente como en el disco que nos ocupa (¡si incluso la batería parece tocada por el mismísimo Dave Lombardo!). El dúo de guitarristas sabe sacarle jugo a la combinación de sangrantes rítmicas y solos que no escasearán en absoluto.
No estaremos ante un On the Seventh Day God Created… Master, pero, para qué mentir, el compacto suena estupendo. De hecho, joyitas como Blinded Faith, con una de las melodías más sádicas y crueles de lo que se nos ofrece in situ, es de lo mejor que se despacha la obra.

El rango más cercano al Death Metal se perfila en los temas que dan más cancha al medio tiempo, véanse la decadente Taste of Insanity, que depara una auténtica explosión de velocidad y doble bombo en su segunda mitad de metraje; una Hidden Stories que nos sepulta bajo una lluvia de guitarrazos; y la bestial homónima Collection of Souls, alzada en una tónica más heavy/thrasher, potente y con un ritmo imbatible.
Asimismo, con un pérfido buen gusto se superponen en el tracklist los temas más rápidos, con mucho sabor a Motörhead y Venom (dos bandas que también corroboraron a definir la personalidad de Master), desde Glorify the Dead (canción totalmente Punk, con su lanzado y supersónico comienzo y su juguetón instrumental) hasta Justice or Fate, destacada por una de las actuaciones vocales más monstruosas de Speckmann.

Por último, en este breve viaje de poco más de media hora (duración correcta para lo que tenemos entre manos) también nos toparemos con últimas sorpresas, como el cover de Jailbreak (la mejor versión que se le ha dedicado a Thin Lizzy desde la de Cold Sweat de Sodom) y el trallazo final titulado Silver Spoon, una salvajada veloz y despiadada que sirve como perfecta guinda de pastel para Collection of Souls.

En resumidas cuentas, así es esta colección de almas de estos Maestros: un disco más Thrash que Death, pero que no renuncia a la garra y la mala baba que la banda siempre ha defendido hasta la saciedad.
Para quien desee echarse a los oídos un disco afín al Death Metal, su sucesor Faith Is in Season, que retoma esa senda, es una excelente propuesta. Ahora bien, ¿Master entremezclados con Venom y la esencia infernal de Slayer? Con este ADN expuesto, Collection of Souls es un álbum que se vende solo, aun sin ser su mejor trabajo.

Cuatro cuernos (8/10) quedan para esta tercera ofrenda de Master, recomendación más que destinada a los apasionados de la caña más fiera.

Paul Speckmann / Bajo, voz
Brian Brady / Guitarra
Jeff Kobie / Guitarra
Aaron Nickeas / Batería

Sello
Nuclear Blast