Marius Danielsen's Legend of Valley Doom - Part 2

Enviado por Marcapasos el Vie, 07/12/2018 - 23:09
4218

1. King Thorgan's Hymn (03:36)
2. Rise of the Dark Empire (06:47)
3. Gates of Eunomia (02:27)
4. Tower of Knowledge (05:51)
5. Visions of the Night (06:06)
6. Crystal Mountains (07:13)
7. By the Dragon's Breath (06:17)
8. Under the Silver Moon (06:22)
9. Angel of Light (06:26)
10. Princess Lariana's Forest (09:21)
11. Temple of the Ancient God (07:54)
12. We Stand Together (03:32)

Al noruego Marius Danielsen tan sólo le bastó un álbum, el debut de su ambicioso super-proyecto, Legend of Valley Doom, de 2015, para situarse en el punto de mira de la escena Power Metal actual europea, lo que no fue para menos siendo ésta una obra tan bien elaborada y que reunió a gran cantidad de músicos de altísimo nivel, sorprendente incluso para una empresa prácticamente novel como la del propio señor Danielsen.

Tras tres años en los que nos han tenido en vilo esperando ver cuál sería la siguiente parte de esta saga, ya podemos disfrutar del segundo capítulo de Legend of Valley Doom, en la que Marius Danielsen, una vez más, vuelve a ser director de orquesta de un Power Metal épico y sinfónico en el que, como cabría esperar visto lo visto en la pasada entrega, se vuelve a poner el listón altísimo en cuanto a artistas invitados, en todos los ámbitos, desde vocalistas (Michael Kiske –no puedes rivalizar con Avantasia si no has contado con este pedazo de cantante al menos una vez–, Blaze Bayley, Olaf Hayer, Tim “Ripper” Owens…); guitarristas (Matias Kupiainen, Jens Ludwig, Tom Naumann…); bajistas (Magnus Rosén, Jonas Kuhlberg…); teclistas como Steve Williams; y baterías de la talla de Vinnie Appice y Stian Kristoffersen. En fin, una locura la de esta infinidad de músicos que colaboran para darle vida y color a esta nueva odisea de fantasía, que, todo sea dicho, empieza entrando muy bien por los ojos gracias a su arrolladora portada.

¿Qué decir del álbum en sí? Nuevamente, estamos ante algo realmente grande. El silencio se rompe en la introductoria King Thorgan’s Hymn, que nos mete en la historia donde se quedó la primera parte, con una percusión, sonidos de folclore medieval y un coro que invitan al amanecer de la aventura, la cual estalla con Rise of the Dark Empire, hermana gemela de aquella The Battle of Bargor-Zun, haciendo gala de un Power Metal de producción elegante, nítida y esplendorosa, con un arranque musical de enorme potencia y talante que reúne lo mejor bandas como Avantasia o Rhapsody.

Lo normal sería proseguir un par de tracks más con este tipo de Power Metal veloz y épico. Sin embargo, Danielsen expone el carácter de cada tema según las necesidades y las peripecias que viven los héroes y protagonistas de la historia que sigue su obra, que, efectivamente, no podría ser menos típica y estereotipada, pero honra a este artista el hecho de que trabaje de esta forma cada composición, lo que nutre al álbum de un ritmo que se sale de los parámetros más comunes y esperables del género. Prueba de ello es que, tan pronto comenzamos a adentrarnos en el interludio dramático y orquestal Gates of Eunomia, enseguida empezamos a degustar la primera balada del CD, Tower of Knowledge, que, al son de las flautas, el piano y las cuerdas acústicas, mece al oyente en una pieza lenta, emocionante y preciosista.

De la misma forma, tanto nos alzamos con Visions of the Night (maravillosa muestra de single Power Sinfónico y teclados de tremenda vitalidad y una batería cargada de adrenalina), volvemos a bajar las tonalidades con Crystal Mountains, donde una percepción melódica y atmosférica mucho más oscura nos sumerge en los adentros de las montañas y las cavernas más inhóspitas), allanando el campo para que entre en acción By the Dragon’s Breath, una tonada épica que, a pesar de la simplicidad de su estribillo, se sigue con creciente intensidad a través de la labor de los distintos vocales –subrayable la de un Blaze Bayley que se sale– y los teclados que intervienen en los momentos decisivos entre verso y verso.
Continuamos en una tónica más relajada con la segunda balada del disco, Under the Silver Moon, algo más melosa y acaramelada que la anterior, cumplidora y efectiva a la hora de trazar pasajes de mayor índole romántica, lo justo para abrir las puertas a Angel of Light, en la que la faceta Power Metal vuelve a mostrar la palpitante energía de teclados, guitarras y una hermosa descarga de melodía que la sitúa como una de las canciones más magníficas del álbum, y no iba a ser menos siendo un tema donde se yergue como protagonista el bueno de Michael Kiske.

Entrando en las últimas partes del trabajo, nos encontramos con otro gran pedazo de tema: Princess Lariana's Forest, un medio tiempo de 9 minutos cuya elaborada estructura dispone tramos de lo más variable, con algún que otro arranque de velocidad y melodía, un genuino Olaf Hayer al micrófono, riffs que atacan con fuerza junto al telón sinfónico y un espíritu hímnico que prevalece sobre todo en el corazón del estribillo.
Recarga Temple of the Ancient God, otro track puramente cañero power-sinfónico, con mucha fuerza en las guitarras, un instrumental verdaderamente pulido y un coro que surge como ningún otro, dotando de una considerable espectacularidad y sorpresa al asunto, para, consiguientemente, cerrar la obra con We Stand Together, una despedida nostálgica y laxa que, con todas las emociones a flor de piel, guarda un easter egg que agradará a quienes disfrutaron de la primera parte de Legend of Valley Doom.

We stand together,
we will fight for liberty
for the flag and the land of the free…

Marius Danielsen vuelve a acertar con un disco que, a pesar de no inventar nada nuevo, suena fresco y atractivo. Esa importancia que le da Danielsen al cómo sobre el qué es el fin y la causa de la creación de una obra rica en matices, variada, con una producción inmensa y cuidada hasta en los mínimos detalles; en definitiva, se trata de un disco que gustará a todo aquel que no tema sumergirse en un viaje que puede resultar bastante espeso y desmedidamente largo en sus primeras escuchas, pero que le premiará con lo que en verdad es: uno de los más grandes álbumes de Power Metal Sinfónico que nos lega las últimas hojas del calendario de 2018.

Un servidor anda ya con ganas de ver cómo llegará a ser la tercera parte de la saga y de ver participando en ella a artistas como Fabio Lione, Hansi Kürsch, Timo Kotipelto o Andre Matos. Mientras, a disfrutar de los gratos ratos que garantiza esta entrega, merecedora total de cuatro cuernos bien sólidos (8’5/10).

Marius Danielsen / Voz, guitarra
Peter Danielsen / Voz, Teclado

* Artistas invitados *

Michael Kiske / Voz
Tim "Ripper" Owens / Voz
Blaze Bayley / Voz
Olaf Hayer / Voz
Michele Luppi / Voz
Daniel Heiman / Voz
Mark Boals / Voz
Alessio Garavello / Voz
Mathias Blad / Voz
Jan Thore Grefstad / Voz
Raphael Mendes Vocals
Per Johansson / Voz
Kai Somby / Voz
Simon Byron / Voz
Nikki Pink / Voz
Matias Kupiainen / Guitarra
Tom Naumann / Guitarra
Tracy Grijalva / Guitarra
Jens Ludwig / Guitarra
Jimmy Hedlund / Guitarra
Timo Somers / Guitarra
Olivier Lapauze / Guitarra
Luca Princiotta / Guitarra
Andy Midgley / Guitarra
Mike Campese / Guitarra
Billy Johnston / Guitarra
Sigurd Kårstad / Guitarra
Jari Kainulainen / Bajo
Magnus Rosén / Bajo
Jonas Kuhlberg / Bajo
Giorgio Novarino / Bajo
Steve Williams / Teclado
Stian Kristoffersen / Batería
Vinny Appice / Batería

Sello
Crime Records