Marilyn Manson - The Last Tour on Earth

Enviado por berniwhiteriot el Vie, 29/09/2017 - 21:12
348

1.Inauguration of the Mechanical Christ
2.The Reflecting God
3.Get Your Gunn
4.Great Big White World
5.Sweet Dreams/Hell Outro
6.Rock Is Dead
7.The Dope Show
8.Lunchbox
9.I Don’t Like Drugs (But the Drugs Like Me)
10.Antichrist Superstar
11.The Beautiful People
12.Irresponsible Hate Anthem
13.The Last Day on Earth
14. Astonishing Panorama of the Endtimes

Presupongo que la mayoría de ustedes se van a sentir identificados con lo que les contaré a continuación, algo muy común por otro lado en esto de la música y más en concreto en ese amplio mundo de nombre rock. Es innegable que todos tenemos nuestros subgéneros fetiches por los que pasan la mayor parte de material que gozamos a diario.

En mi caso, por ejemplo, diría que pocas veces salgo del rock, el punk, el rock duro y las bandas de heavy clásico que considero superlativas. Pocas cosas me veréis escuchar y/o traer que se alejen de este ámbito, pues no negaré que es el que más domino ergo me siento más cómodo disertando sobre él. Ahora bien, un servidor también cuenta con grupos u obras concretas que llamaría de descongestión y, estas no son otras que aquellas que, si bien es cierto que se alejan de nuestros patrones de gustos, nos han marcado y nos fascinan por motivos que seguramente desconocemos.
A mi personalmente me pasa con algún que otro género que, más allá de no ser muy partidario del mismo, encuentro obras puntuales que me parecen de otro mundo. Y el industrial es uno de ellos. En líneas generales se trata de un estilo que no negaré que me satura. Y no será por falta de intentos, pues la verdad que me atrae. Algo de Ministry, algo de White Zombie y, por encima de todos, el puto reverendo...sí, sí, el rockstar de las tinieblas, el que pensáis...Marilyn Manson, ni más ni menos, colegas.

Pero, ojo, con esto no estoy diciendo que me coma con patatas todo lo que este peculiar personaje publica. Pues nada más lejos de realidad. La verdad que de hecho solo gusto de él tres obras (cuatro pues la que nos ocupa podríamos afirmar que es un poco parte de ellas). Hablo nada más y nada menos que de la soberbia trilogía del anticristo formada por “Antichrist Superstar” (1996), “Mechanical Animals” (1998) y “Holy Wood (In the Shadow of the Valley of Death” (2000). No cito el debut porque ni de coña lo veo comparable a tal barbaridades de álbumes. Para mi son de esos de escucha obligada más allá de los terrenos por los que uno se mueva de forma habitual.

Si algo me considero es alguien abierto de mente, que aunque me ubique en unos parámetros muy concretos musicales no me cierro nunca a nada, vaya. Y cuando esto trilogía de Manson llegó a mi la devoré de tal forma que me fascinó como pocas. Esa oscuridad, inquietud y angustia que me generaba solo era comparable a la primera vez que descubrí a Black Sabbath. Que sí, que no tienen nada que ver, ya lo sé cojones. Pero hablo de sensaciones, de lo que se me removió por dentro. A parte que en cuanto a la música se me antojó como un soplo de aire fresco de lo más necesario en tiempos en los que realmente me estanqué en cuatro grupos que ya tenía bastante quemados. El reverendo me abrió las puertas a otros patrones, otras sonoridades, aprender a coquetear con la electrónica y el industrial y, lo más importante, hacerme quitar los prejuicios en personajes (como él al fin y al cabo) a los que no me habría acostado jamás ni de coña.

Pues bien, la verdad que más allá de la trilogía del anticristo el resto de su catálogo se me antoja de los más mediocre (sí, lo siento) en comparación. Es por eso que, a día de hoy, me apetecía rendir mi particular homenaje a esta fenomenal etapa de Manson con un recomendable directo (su único oficial en disco de hecho) correspondiente a varios conciertos de la gira del “Mechanical”, grabado concretamente a lo largo de 1999.
Y es que circula por ahí la creencia que de los tres el que presentaron en la gira que nos ocupa es el más flojito, pero debo puntualizar que para mi nada más lejos de la realidad. De hecho creo que sería un error discriminarlos de forma independiente pues se deben entender al fin y al cabo como una unidad. Un trayecto que tiene un sinfín de matices y registros que, en el caso de 1998, la banda optó por tesituras más rockeras y menos oscuras y/o industriales. Digamos que en este punto intermedio de la trilogía el reverendo se creyó más Bowie y menos Ozzy pero, ¿y qué? ¿Al fin y al cabo no nos encontramos enfrente de una obra de rock excepcional? Pues eso. ¿Más directo y accesible? Puede, pero al menos un servidor no lo percibe como un problema, pues para nada es facilón o algo por el estilo. El primero y el tercero desprenden una pompa y majestuosidad superior, de eso no hay duda y siempre será así (de hecho mi favorito siempre será “Holy Wood”).

Aún así este directo sin ser una obra de arte ni nada por el estilo, creo sinceramente que es la mar de disfrutable, con todos los alicientes que caracterizan un bolo del reverendo y, lo más importante, un buen repertorio de temas para hacernos enloquecer como energúmenos. La verdad que no he tenido la suerte de asistir a un concierto de su majestad (aunque viendo su estado actual ya me está bien así), pero gracias a material como el que nos ocupa estamos más que servidos para poder llegar a entender qué supuso su figura para el rock y el mundo del espectáculo en general. Un provocador como pocos, cara dura, creído y engreído que sale a la palestra con la actitud del que sabe que solo puede triunfar.

En esta gira en concreto Manson está especialmente pletórico, pues aún estaba de lleno en su etapa gloriosa y la verdad que se nota. Es una lástima que a este álbum no lo acompañe el DVD de turno, pero sí que es cierto que rulan por ahí varios vídeos de la gira que son una auténtica pasada. Reconozco que a veces aborrezco a estos artistas que dejan la música de lado para sobrecargar el bolo de pirotecnia, artificios y demás (para mí, Rammstein), pero con Manson es diferente. Ese imaginario que crea en sus shows simplemente me atrapa, y en este preciso punto de su carrera donde nos encontramos lo veo con una proyección inmensa que, por desgracia, no se dio. Aquí apuntaba a sucesor de todas esas figuras del rock que traspasaron la líneas de lo políticamente correcto ya sea Iggy, Ozzy o Alice Cooper. Nada tenía que envidiarles el señor reverendo. Lástima que se echara a perder.

Y del álbum pues qué decir. Que es un retrato perfecto de la época en el que fue enregistrado. Perteneciente a los tours de presentación del “Mechanical Animals” (Mechanical Animals/Rock is Dead Tour, God Is in the TV y Mechanical Animals World Tour) solo le podríamos acechar el hecho de que no sea un bolo concreto de la gira que, en mi opinión hubiera ganado enteros para una mejor cualificación aunque repito, aún así, se trata de un material que no tiene desperdicio alguno, más si gustáis del artista y/o el género que practicaba.

Una duración más que aceptable y un repertorio que, aunque no es santo de mi devoción, cumple la labor de sobras.
Debo reconocer que el directo de marras lo hubiera preferido en la gira del posterior trabajo, para poder englobar de forma total la fantástica trilogía del anticristo, pues creo además que el setlist hubiera quedado mucho más completo. Desconozco si en la mente de Manson ya se contemplaba el hecho de culminar los dos trabajos anteriores con un tercera parte. De ser así creo que este directo viene demasiado pronto.
Bien, se trata de un detalle que, si bien puede influir al balance final de la obra en cuestión, tampoco vamos a considerarlo grave, pues nada más lejos de la realidad. Y es que, colegas, decidme un solo seguidor del artista, el género y puede que del metal y el rock en general que se pueda resistir a cosas como “Great Big White World”, “Rock Is Dead”, “The Dope Show”, “Antichrist Superstar”, “The Beautiful People” o mi predilecta de toda su carrera “Irresponsible Hate Anthem”. Esto es material de primerísima calidad del que nadie en su sano juicio debería renunciar, más allá de las dichosas etiquetas, porque el propio Manson trasciende todo esto.

Aún así, pues bien, tampoco les voy a negar que los que no estén familiarizados con tales sonidos el álbum en cuestión les puede pecar de repetitivo o hasta monótono en algunas fases. A Manson hay que cogerlo con calma, pues al contrario de lo que muchos piensan su material fácil no es, que digamos.
Como apunte comentarles también que el trabajo finaliza con un single inédito del mismo titulado “Astonishing Panorama of the Endtimes” que, al menos para el que les escribe pasa sin pena ni gloria en la movida, aunque le da un poco de continuidad al juego de palabras del concepto del título del trabajo y el tema final en que está inspirado, el cierre del “Mechanical Animals”, “ The Last Day on Earth”. Nada más, colegas, obligado para los seguidores de nuestro señor reverendo; ideal para los que gusten de los sonidos más industriales y oscuros del género, obra curiosa y posible puerta de entrada al mundo Manson en su totalidad para los que no tengan ni pajolera idea de qué hace este señor más allá de su faceta de charlatán y estúpido profesional.
Mis respetos reverendo, fuiste una eminencia como pocas en nuestro rollo e hiciste que, al menos durante tu período de gloria (y al contrario de lo que nos dijiste), el rock no estuviera muerto.

Tres cuernos de Satán enormes.

Marilyn Manson: Voz
Twiggy Ramirez: Bajo
Madonna Wayne Gacy: Teclista
Ginger Fish: Batería
John 5: Guitarras

Sello
Interscope Records