Marduk - Panzer Division Marduk

Enviado por Hawkmoon el Jue, 24/02/2011 - 01:55
1993

1. Panzer Division Marduk
2. Baptism By Fire
3. Christraping Black Metal
4. Scorched Earth
5. Beast of Prey
6. Blooddawn
7. 502
8. Fistfucking God's Planet

Marduk, el tanque blackmetalero, y sueco, que clama por destruir el planeta entero a base de un riffeo salvaje y demoledor, se salió, en 1999, con una de sus máximas ofrendas de sangre, muerte y dolor. "Nightwing", el disco anterior (y uno de los puntos más altos del combo) nos obsequió con una especie de primer capítulo (dedicado a la sangre) y ahora, un año después, la segunda parte no se hacía esperar: "Panzer Division Marduk" nos iba a hacer añicos, y era todo un homenaje sónico al mundo de la guerra, feudo que parece ser un lugar que le sienta de maravilla al sonido de Marduk. Y a sus intenciones belicistas.

Una portada de lo más sentenciatoria, y toda una declaración de intenciones, nos muestra la fotografía de un Stridsvagn 104-Centurion, un tanque de lo más acojonante, usado en la Segunda Guerra Mundial. Además, para dar más miedo, el jodido tanque nos apunta con su mega-cañón, como advirtiéndonos de que ésto no es un juego. Ésto es la puta y dura guerra. Ni más ni menos. Muchos soldados, no importa de que bando, lo último que han visto en su vida, es una imagen muy similar a la que nos estampa la portada del trabajo de Marduk. Así que un respeto, señores. Y de paso, tragamos saliva antes de recargar nuestro jodido fusil de mierda, lleno de barro y que funciona cuando le place. Marduk nos muestran la violencia y la barbarie, y de paso, en su más pura esencia: la guerra. Vista al frente. Mirad por última vez la foto de vuestra novia. Vamos a la guerra.

"Panzer Division Marduk", el tema-título, abre la carnicería a toda mecha, con unas baterías mega-veloces y unas guitarras que escupen Napalm. Legion, el feroz vocalista de los suecos más blasfemos, se sale de madre con un vozarrón tremendo, Blacker al uso, pero a la vez, cargado de fuerza y maldad. Himno de Marduk desde la primera escucha. La técnica no es algo que caracterice en exceso la artillería de Marduk, pero el salvajismo con el que escupen su "mierda" anti-cristiana y belicista es digno de elogio. No sé si es pose todo el rollete de su actitud "Satánico-Manowarera", pero me importa una leche. Marduk atruenan como el jodido infierno. Eso es un hecho. El Black Metal debe atemorizar, y Marduk, desde luego, acojonan lo suyo.

"Baptism By Fire" (con un aura muy similar a su "Slay The Nazarene" de "Nightwing"), "Christrapping Black Metal" ( más carne para las brasas), "Scorched Earth" (temazo dotado de mucha intensidad y mucha potencia), "Beast of Prey" (una especie de "Captor of Sin", "blackmetalizado" y con cierto olorcillo a Dark Funeral), nos muestran el lado descarnado de la banda. La agresión máxima es una regla de oro en el Black Metal, y Marduk llevan la norma tres pueblos más lejos que los demás. Aquí no hay sitio para florituras. Metal directo al hueso, cortando todos los tendones y los músculos. No hay doctor que nos cure. Amputación. Menuda jodienda.

"Blooddawn" (muy de la escuela noruega más añeja y "cerda") y "502" (el único tema donde los tempos se deceleran un poco, y se nos da algo de tregua, aunque la cosa dure bien poco) nos machacan sin piedad, al igual que los temas pasados y nos sirven de antesala para "Fistfucking God's Planet", el trallazo final, y como no, otro ejemplar tan peligroso como un tiburón blanco hambriento y cabroncete. Pura velocidad y puro fuego sonoro. Marduk no han editado el más complejo y vanguardista de los álbumes de Black Metal. Nada de eso. Pero bueno, tampoco lo han pretendido. Marduk son la pura guerra hecha música, y claro está, una de sus máximas joyitas, tenía que ser una criatura salvajota y maloliente.
Nunca he estado en una guerra (y espero no estarlo jamás) pero me hago una idea, y sobretodo gracias a un discazo como "Panzer Division Marduk".

Violencia, muerte, sangre, destrucción, dolor y agonía. No se le puede pedir más a un trabajo discográfico de los suecos. Excelente aportación a la comuna Black y al Hall de tesoros del Metal del Diablo.

4 cuernos (medios) para el tanque de los Marduk. Aún huelo a carne quemada. Aún puedo ver a mi amigo, el que se iba a casar, partido en dos y llamando a su madre. El trauma del soldado. Vamos apañaos. No hay quien deje atrás semejante masacre. La reviviré siempre. Mejor para mí.

Legion: Voz
Morgan Steinmeyer Håkansson: Guitarra
B. War: Bajo
Fredrik Andersson: Batería

Sello
Osmose