Magnum - Sacred Blood Divine Lies

Enviado por keysersöze el Jue, 26/10/2017 - 20:19
312

1.Sacred Blood "Divine" Lies
2.Crazy Old Mothers
3.Gypsy Queen
4.Princess In Rags (The Cult)
5.Your Dreams Won't Die
6.Afraid Of The Night
7.A Forgotten Conversation
8.Quiet Rhapsody
9.Twelve Men Wise And Just
10.Don't Cry Baby

Descubrí a Magnum gracias a la tozudez de mi viejo. Y no solo a los británicos, concretamente todo lo que denominamos AOR o mal llamados grupos pastelosos, en general. Un género que no me llamaba lo más mínimo por prejuicios varios. Suerte que mi señor padre me puso en mi sitio. Pues cosas como nuestros protagonistas de la reseña así como Foreigner o Journey (estos últimos fueron claves con ese “Don’t Stop Believin” presente en la banda sonora de Los Soprano) son auténticas delicias de bandas con obras sencillamente superlativas. Qué decir de “Vigilante”, “Agent Provocateur” o “Escape”, respectivamente.

Por siempre jamás que estarán en mi estantería tal y como lo pueden estar “Among the Living”, “The Time of the Oath” o “Animal Magnetism”, por citar tres de mis predilectas. Para corroborar que los tengo al mismo nivel que tales lindezas metálicas.

Propuestas más melosas, claro. Pero tremendamente soberbias y de una calidad inalcanzable para la mayoría de los mortales. Grupos, pero, que tampoco vamos a negar que vivieron su época dorada en los ochenta. Ergo hace mucho tiempo. Lo que no quita que queramos mantenernos informados de sus nuevas entregas. Y aunque vale que pueden no llegar al nivel de antaño, pues no está de más de que nos sumerjamos en ellas. Pues bien lo merecen.

Los británicos Magnum han estado de lo más activos este nuevo milenio, y esto siempre son excelentes noticias para lo nuestro. Como lo es que sus señorías Bob Catley y Tony Clarkin estén viviendo una especie de segunda juventud en la cual se encuentran pletóricos. Aunque debemos bajar las expectativas. Cabe avisar al personal.  A pesar de que uno aquí agradece eternamente a Magnum el hecho de seguir en la brecha girando por todo el mundo (de ahí haber tenido la suerte de verlos en concierto, también), tampoco negaremos que hacer frente a su sacro material es una quimera.

Pero aquí cada cual a lo suyo. Hoy toca hablar sobre la última entrega de Magnum publicada en el pasado año 2016 que lleva por título “Sacred Blood Divine Lies”. Siguiendo la ya costumbre desde su ansiado retorno en 2001 de sacar trabajos cada prácticamente dos años. Y ya aviso, solo apto para todo aquel que simplemente quiera pasar un buen rato con estas leyendas del rock británico, que no es poco.

Primeros acordes de guitarra y llega la pieza homónima del álbum. Melódica, sentimental, coros pegajosos. Vamos bien, justo esto necesitamos de Magnum, que nos ofrezcan lo que mejor saben hacer. Buena carta de presentación para dar paso a la siguiente “Crazy Old Mothers” con poso de balada, medios tiempos y un exquisito piano que le queda que ni pintado al asunto. Así como la hipnótica “Gypsy Queen” que se inicia a modo de continuación de la anterior pero que va in crescendo hasta llegar a un clímax marca de la casa con los característicos coros made in Magnum que tan buenos ratos nos han hecho pasar.

“Princess in Rags (The Cult)” desarrolla un rol mucho más juguetón. Composición rockera, simple pero eficaz, aunque con ciertos parajes oscuretes muy bien logrados, todo hay que decirlo. Turno para la épica con un “Your Dreams Won’t Die” que es todo un canto a la esperanza. Sin duda un gran acierto de composición. Se salen aquí, las cosas como son. Geniales cambios de registros en “Afraid of the Night” que desembocan en un “A Forgotten Conversation” que me deja unas sensaciones buenísimas cada vez que pincho el álbum. Se nota quién está detrás. Y aunque es cierto que están ya lejos de su mejor versión, las formas nunca se pierden.

“Quiet Rhapsody” se me antoja algo más repetitiva en estas alturas del plástico. Para nada es una mala pieza. De hecho las diez composiciones están la mar de bien hechas. El problema aquí es que si la cosa no brilla por sí sola, podemos tener problemas de finalizar el álbum con la frescura de antaño. Aún así, “Twelve Men Wise and Just” vuelve a hacer subir enteros a la movida con otro tema de facturación espléndida, de los Magnum de siempre vaya. Mi predilecta sin lugar a dudas del trabajo. Para finalizar con un “Don’t Cry Baby” que cumple sin más y nos deja con la sensación que pese haber podido gozar de lo lindo, esto ya no es memorable.

Tampoco nos comamos la cabeza. Que formaciones como Magnum sigan en activo ofreciendonos nuevo material con sus respectivas giras de presentación es todo un lujo. Por lo que solo nos queda gozar de esta segunda juventud que nos están brindado y exprimirlos al máximo pues por desgracia las cosas no duran para siempre. Tres cuernos bien altos para otra entrega más de estas eminencias británicas Y para que sean otras tantas. Larga vida a Magnum, a las melodías, los estribillos y el pastelismo en general.

A la espera del próximo “Lost on the Road to Eternity” que verá luz el siguiente año.

Tony Clarkin: Guitarras
Bob Catley: Voz
Al Barrow: Bajo
Mark Stanway: Teclados
Harry James: Batería

Sello
SPV