Machine Head - Burn My Eyes

Enviado por Astbury el Vie, 31/07/2009 - 23:25
129

1. Davidian
2. Old
3. A Thousand Lies
4. None But My Own
5. The Rage to Overcome
6. Death Church
7. A Nation on Fire
8. Blood for Blood
9. I'm Your God Now
10. Real Eyes, Realize, Real Lies
11. Block

Si evolucionar implica experimentar hasta conseguir un cambio de forma o de estado en las ideas y actitudes previas, no tengo dudas que el Robb Flynn que conocimos en Vio-lence evolucionó a niveles insospechados en Machine Head, pero lo más sorprendente es que este desarrollo personal significó a la vez la propia evolución del metal, dando nuevas formas (que no significa mejor) a lo realizado en los ´80 por Metallica y en los comienzos de los ´90 por Pantera.

Si hay algo que caracteriza a Burn my Eyes, y por consiguiente a Machine Head, es que no necesita recurrir a una velocidad extrema para sonar extremadamente demoledor. Si hay un tema que permite apreciar esto a la perfección es A Thousand Lies, que reluce un grandioso ritmo decreciente, sobre todo a partir de ´5:15, donde gradualmente reduce el tempo del riff sin perder un ápice de fuerza.

Evidentemente algo tiene Machine Head que le posibilita sonar de esa manera, quizás sea la energía que desprenden las vocales de Flynn (aún en sus pasajes mas melódicos), o la catedrática performance de su batería, o el sonido gordo del bajo, o la distorsionadas atmósferas que crean sus guitarras, o probablemente sea la mezcla de todos estos factores los que hacen de Machine Head una de las propuestas más contundentes de los últimos quince años. Bandas más rápidas hay tantas como deseen encontrar, ni hablar de las que necesitan recurrir al shock visual para transmitir lo que su música no puede, pero lo digo una vez más y sin tapujos, canciones con la coherencia, cadencia, contundencia y solvencia de Davidian u Old no abundan, sobre todo si miro hacia delante, porque no me olvido que en ese mismo año se editó [me pongo de pie antes de nombrarlo] Far Beyond Driven de Pantera, la obra cumbre en cuanto al sonido extremo más no desquiciado al que hacia referencia anteriormente.

Párrafo aparte se merece la performance de Chris Kontos, uno de los principales artífices de la brutalidad que emana la placa. Difícil destacar una canción por sobre el resto cuando su robusta y brillante labor en la batería roza la perfección, no obstante me juego por None But My Own, ya que además es la mejor canción del disco a mi entender, un auténtico festival de cambios de ritmo que dejan al descubierto los ilimitados recursos que posee Machine Head, siempre concatenados por un sonido propio e inconfundible. Hasta cuenta con un buen solo de guitarra, algo que realmente no es frecuente en el disco, el cual suele recurrir más a los efectos y acoples, que a los solos en el sentido más tradicional de la palabra.

No quiero irme por las ramas detallando canciones, cuando lo más importante es el abrumador sonido que logró plasmar Burn My Eyes, cuya profunda raíz se remonta al thrash de la Bay Area, pasando luego por el groove de Pantera, más un innegable e invaluable aporte propio que dio como resultado un disco debut respecto del cual nadie pudo permanecer indiferente.

Con el correr de los años Machine Head demostró que este disco no fue un mero golpe azaroso ni aislado, solo hay que indagar en su extensa discografía, de la cual destaco su último lp “The Blackening”, para confirmar que Burn My Eyes fue tan solo el comienzo de una emancipación y evolución que parece no tener techo. No hay nada mas difícil en la música que lograr un sonido propio y hacer algún mínimo aporte que renueve o enriquezca la escena, y Machine Head puede darse el lujo de tildar ambos casilleros.

9 Astburys

Robb Flynn - Voz y guitarra
Logan Mader - Guitarra
Adam Duce - Bajo
Chris Kontos - Batería

Sello
Roadrunner Records