Macalpine - Eyes of the World

Enviado por Rob Jalford el Jue, 03/08/2017 - 22:50
3962

1.The world we live in4:06
2.The hard way 04:14
3.Escape the Hell 05:00
4.Heartache calling 05:07
5.Tear It Down 04:40
6.Take me back 04:47
7.Wild Ride 03:39
8.Cry a Tear 04:48
9.Wrong to Love 05:31
10.Summer's Gone 04:33
11.Urban days 05:00

Disco completo

El genio americano de la guitarra Tony Macalpine tras deslumbrar al mundo con dos discos instrumentales alucinantes de metal neoclásico como fueron “Edge of insanity” y “Maximum Security” a mediados de los ochenta y juntarse con Tommy Aldridge, Rudy Sarzo y Rob Rock en el megaproyecto metalero M.A.R.S y parir “Proyect DRIVER” decidió suavizar la propuesta y meterse en terrenos mucho menos agresivos y duros.

Tony fue un niño prodigio, que a los cinco años ya tocaba piezas de Chopin en piano y siempre ha mostrado un especial talento para la melodía. Si ya me resulta complicado dominar un instrumento, imaginaos varios, Macalpine es un master de la guitarra, el teclado, los sintetizadores…vamos un krak. Yo lo he visto en directo tanto con Vai como con su proyecto con Sheehan y Donati, Devil’s Slingshot mas en palo fussion y prog. El tío te deja con la boca abierta, por su limpieza, velocidad y precisión, cuenta con tantos recursos técnicos que apabulla.

Tiene multitud de proyectos editados, CAB (mas del palo jazzero), Planet X o Ring of Fire, desde sus comienzos mas neoclásicos y shred, hasta sus últimos trabajos que mezclan estilos, Tony es un alma inquieta que no se queda encasillado, un tío polivalente . Como curiosidad y en plan salsa rosa deciros que se casó en España con Begonia, en concreto en el País Vasco (me enteré hace poco) y que sufrió un cáncer de colon en 2015 que por suerte ha superado.

Volviendo al disco que os traigo, corría el año 1990 (el de “Painkiller” o “R.I.P”) y nuestro amigo se juntó con Steve Fontano, el productor de la gran época de Roadrunner y Shrapnell Records (los que editaron bombazos de Racer X, Cacophony, Joey Tafolla, Phantom Blue, Vicious Rumors y tantos y tantos otros máquinas) y encerrándose en los habituales Prairie Sun recording studios y los Fantasy studios parieron este “Eyes of the world” editado por Polygram en vez de con Shrapnel records como en sus comienzos.

Enfocado hacia un hard rock pegadizo y un AOR mas tranquilo tipo Journey/Strangeways, Tony se rodeó de competentes artistas, como el hermano de Denny Carmassi, Billy, en la batería, Mike Jacques al bajo y un desconocido pero destacable Alan Sehorn en el micro, con un timbre similar a Eric Martin o Mark Free y que luce especialmente en los once temas que forman la obra. Nunca mas se supo de este hombre, cosas de la vida.

El arranque es prometedor con dos piezas notables y vitalistas como son The world we live in con unos coros elegantes seguida de la funkera a lo Extreme The hard way que en las voces me recuerda a los Leppard. Ambas cuentan con punteos de bella factura por parte de Tony.

De Escape the hell destaco el fenomenal solo del virtuoso, aunque no es de mis favoritas del lote, el desarrollo mas oscuro tiene unas líneas vocales menos conseguidas y el estribillo con esos come on demasiado típicos la hacen previsible, encima se alarga hasta cinco minutos.

Algo parecido me ocurre con Tear it down no me parece destacable, salvo por los coros muy Leppard y por supuesto la parte donde el guitarrista dice aquí estoy yo, que ahí no falla ni queriendo.

Las baladas tienen su protagonismo en este “Eyes of the world” y la primera en aparecer es la sensacional Heartache calling donde el amo absoluto es Alan en el micro, ¡que voz mas bonita! y vaya pasión le echa al asunto. Esta delicatesen del palo Signal contiene señoriales teclados y un precioso punteo demostrando que Macalpine no solo domina la velocidad y la púa, cuando te quiere tocar la patata lo hace a base de bien. Otra lenta que merece nuestra atención es Take me back con un inicio relajante e inspirado en acústicas, la canción va de mas a menos con un piano liderante en su primer tramo, logrando un clímax final que pone los pelos de punta con esa guitarra que parece llorar.

Wild Ride posiblemente sea la mas dura de las once, es mas heavy, con unos coros en su estribillo algo similares a los de M.A.R.S pero claro está sin esa furia salvaje que tenía Tony en las seis cuerdas en aquel proyecto. Los teclados suenan mas neoclásicos en esta pista.

De patrón similar tenemos Cry a tear y Wrong to love donde de nuevo disfrutamos del cantante en tesituras mas AOR mostrando un feeling y una sensibilidad notables. La segunda lleva una onda Yngwie de cuando componía lentas sobre todo en la era Goran Edman y es que Alan tiene un potencial tremendo como os he comentado.

Summer’s gone es otra agradable pista, con sabor Alien o Mark Free en solitario, el problema es que en el disco abundan los medio tiempos y las baladas, para mi gusto le falta mas potencia y caña, aunque los arreglos son de calidad y las partes donde mas luce Tony, la sensación general es que peca de poca dureza y velocidad, de algunos riffs mas asesinos. También al llevar once canciones se me hace algo largo la escucha del tirón.

Cerramos con algo mas de garra con Urban days que de nuevo me recuerda a Yngwie de su “Eclipse” por ejemplo por los teclados y el tono de Alan. Aquí hay mas trabajo guitarrero por parte de Macalpine y las voces tienen reminiscencias a Talisman o Treat, escuela sueca al poder.

Resumiendo un disco majo, que contiene mucho talento sobre todo en las guitarras y un vocalista de primera fila que saca nota tanto en las mas hard como en las tranquilas. La nota estaría cercana a 7 Jalfords, pero para mi no llega a cuatro cuernos, por poco.

Recomendaros de la carrera en solitario de Tony, además de los dos primeros, el “Freedom to fly” que sacó en 1992, después de este “Eyes of the world” y por supuesto el “Evolution” de 1995, os pueden dar cuernitis aguda, palabra del tío Rob. Genio y figura Macalpine, queridos portalians.

Mark Robertson: Teclados
Billy Carmassi: Batería
Tony MacAlpine: Guitarra, Teclados
Alan Sehorn: Voz
Mike Jacques: Bajo

Sello
Polygram