Macabre Omen - Gods of War - At War

Enviado por Wertherr el Mié, 30/01/2019 - 07:11
4265

1.I See, the Sea!
2.Gods of War - At War
3.Man of 300 voices
4.Hellenes do not fight like heroes, heroes fight like hellenes
5.From son to father
6.Rhodian pride, lindian might
7.Alexandros - Ode A'
8.Alexandros - Ode B'
Disco completo

Glorioso, mágico, celestial... ¡Diantres! No hay suficientes adjetivos para describir cuan portentosa me parece esta obra maestra que siempre me deja los sentidos turbados y la conciencia confusa por las inenarrables sensaciones que despierta en mi, una vez me sumerjo en este fantástico viaje a la antigua Hellas romana. Su fuerza, su sentimiento, su epicidad... ¡Todo lo percibo perfecto!

No todos los días somos bendecidos con la aparición de trabajos con denominación de calidad y cuando aparecen, no podemos más que sentirnos agradecidos por ello y rendir pleitesía a estos genios hasta el fin de sus días, pese a que su obra completa, no resplandezca exclusivamente de proezas puesto que esto es prácticamente imposible, salvo en rigurosas excepciones.

Y es que, ¿cuantos son quienes han sido dotados con el don imprescindible para crear algo sublime e imperecedero? Bien lo sabemos, señor@s, realmente pocos, los hados no reparten al azar la virtud de la creación celestial y se limitan a escoger concienzudamente a sus elegidos para que en un momento indeterminado hagan uso de él y después nos maravillen con su arte.

Pues bien, uno de esos elegidos fue el excelente músico griego Alexandros Antoniu que utilizó este don divino, dos décadas después de emprender su carrera musical con este magnético proyecto de black metal épico "pagano" llamado Macabre Omen, cual hasta la fecha presente, solo ha editado dos discos de estudio, entre varios splits y demos, por la sencilla razón de no querer sobre saturar la escena con material que no satisfaga, ante todo, por completo, su ambición personal.

El gran Antoniu plasmó en "The ancient returns" un black metal épico "pagano" de halo descarnado poco desmerecedor, y para este lingote de oro "Gods of war - at war" producido por Greg Chandler(Esoteric), tomó indirectamente la esencia del periodo más vikingo de Bathory y lo elevó a un nivel más potente y agresivo dotándolo de una atmósfera envolvente, provista de una épica imperial lograda a base de introducir bellos y envolventes coros heroicos romanos, interesantes cambios de ritmo, la mezcolanza de diferentes texturas de voces que oscilan entre graznidos y voces limpias que evocan grandes emociones, y una base instrumental robusta y elaborada que otorga dinamismo y contundencia.

Ahora, damas y caballeros, es preciso que os acomodéis en vuestro trono y prestéis toda la concentración a la escucha de este vertiginoso viaje que penetra con fuerza irrefrenable, y os dejéis dominar por cada nota luminosa que libera para sentir una catarsis espiritual.

Aquí, cada composición es una auténtica reliquia. Las primeras notas que aparecen en "I see the sea" compuestas por sonido de olas de mar y coros heroicos, pronto dan paso a unos riffs que se mecen con sutileza a modo de rebelión ciudadana que desembocan en un ritmo veloz en el que Alexandros arremete hecho un basilisco infundando odio y honor para terminarlo declamando cual Cicerón.

El tema homónimo "Gods of War - at War" es un canto al arrojo y ferocidad, su comienzo semi truculento, presto da espacio a un cambio de ritmo rápido compuesto por blast beats y riffs adictivos que dan lugar a un cambio de ritmo espeso que regresa a la dinámica anterior. Por otro lado, prestad atención a esos coros que dicen; "Gods of War oh oh ohhh", ¡qué elegancia, señor@s!

El inicio de "Man of 300 voices" sin embargo, no podría estar mejor confeccionado, flauta, guitarra acústica y bodhran(tambor de marco irlandés) se dan de la mano para crear un ambiente de lo más pagano y estimulante, así como su siguiente cambio de ritmo provisto de ira y dolor que busca, como en todas las composiciones, evocar grandes e intensos sentimientos, consiguiéndolo con creces. Y es que no hay más que escuchar los mejores coros heroicos del repertorio que van comprendidos de una elevada belleza para quedarse perplejo. Esto es lirismo mayestático. Puramente embelesador.

Después, una pieza que destaca sobre todas es la melancólica "From son to the father", una composición que fue diseñada en tres días y que toma parte en ella de forma póstuma, el fallecido padre del músico que recita hacia el final un extracto de un poema de su propia autoría que tenía grabado en un cassette. El estribillo, que parece un requiem me parece emocionante y la narración final le da un plus extra de sentimiento y distinción.

Luego, por resaltar otra partitura destacable de esta gran obra, aunque todas son de un nivel superior, tenemos el díptico de "Alexandros" que abre extraordinariamente con "Alexandros Ode A" cual contiene un inicio de punteos y unos siguientes acordes de guitarra que van tomando progresión rítmica hasta que desde la nada van surgiendo los contundentes golpes de batería que acompañan a la voz desesperada y los extraordinarios coros reivindicativos que erizan la piel por su incuestionable belleza, atentos a como exclaman dicho coro "Αλέξανδρε, your name strikes fear into hearts of men. If that is true, where are your Cities now? Armies used to kneel with their shields on the ground. Αλέξανδρε, you go through wars and your army is there. If that is true, how do they fail you how? Moments One`s in need are when One ends to be alone" y a los capeos rotundos de batería poniendo orden, ¡sacra composición!

Como colofón final, "O de B" sigue el mismo modus operandi inicial de su antecesora, punteos y siguiente explosión en golpes de batería mas una línea vocal limpia a la que se le van adhiriendo los coros de la composición anterior incorporando nuevas palabras. Cabe resaltar de ella los sutiles, preciosistas y latentes teclados que van mostrando su faz según va cerrándose el tema creando una atmósfera fabulosa, y que al mismo tiempo acompañan a Alexandros recitando con elegancia su minúscula homilía, ¡amo esta parte! Y su último giro, finalizado con sentidos punteos de guitarra, no podía ser mejor.

En mi caso, cada vez que termino de escucharlo, me sorprendo ensimismado como el hombre de la portada que admira con fervor el áureo Partenón, y es que no es para menos, el trabajo no podría estar mejor trabajado ni mejor proporcionado de emotividad, fuerza y elegancia. A mí me apasiona, ahora les toca a ustedes "juzgarlo" y considerarlo como un gargajo en una excreción si les parece preciso, ya saben que esto va en gustos, señor@s.

¡Grande Macabre Omen! ¡Enorme Gods of War - At War!

Nota:10

Alexandros - Vocals, guitarras, guitarra acústica, Bajo, teclados, arpa de boca.
T. J. F. Vallely - Batería, Timbal, bodhrán, pandereta, gongs, batería medieval, tambor de marco, clash cymbal.

Músicos invitados
K. D. - solo de guitarra(1,2,)
Gothmog - voces adicionales(3,7,)
Antonis Antoniou - letra y voz adicional(6)
Greg Chandler - coros y voces de fondo(5,7,)

Sello
Ván Records