Lubricant - Nookleptia

Enviado por stalker213 el Jue, 26/07/2012 - 23:00
2581

Seguimos picando hasta el fondo de la mina y ¡Fíjate tú! Las vetas no dejan de aparecer una tras otra, revelando al punto como a cada metro cuadrado suyo que uno sondea, resulta definitivamente imposible el no hallar un nuevo resplandor por donde asoma el enésimo pedrusco, y es que el que os ladra lo ha dicho muchas veces antes, jerbos: La escena Death Finlandesa no fue aquello que se diga masiva, aunque si habláramos de originalidad o talento, sin duda La Tierra de los Mil lagos fue aquella en la que afloraron los diamantes de mayor pureza. Y aunque ya de primeras voy a sentenciaros cómo ni por asomo la historia de LUBRICANT pueda compararse con aquella gloriosa de los grandes saurios de la escena como ABHORRENCE, REPULSE/XYSMA o FUNEBRE, sin duda se permite ponerse a rueda con la de muchos otros que, por aquello que fuere, finalmente alcanzaron mayor reconocimiento o un mejor contrato en comparación al caso de los de Nokia.

Para empezar a enhebrar hilo en aguja, resulta necesario apuntar el cómo invariablemente estos pilluelos no fueron sino el millonésimo clon de los Dioses CARCASS en una época en la que hasta el más listo empezaba ya a perder el rumbo. Ahora ¡Eso sí! Incluso para aquellos que verdaderamente se hayan curtido en cientos de miles de batallas y hubieran engullido antes otros tantos miles de bandas, este peculiar e intransferible ‘Nookleptia’ seguirá siendo de todas, todas, una revitalizante bocanada de aire fresco, y es que muy a pesar de seguir pauta por pauta todos y cada uno de aquellos parámetros que dictan lo que debe ser un perfecto clon de los de Liverpool, la fórmula readaptada de estos chiflados (anteriormente grinders de pura cepa) puede catalogarse como un rotundo éxito y por extensión: Un clásico básico en tu colección Death Metal.

No obstante, hay que indicar también el cómo para mucha gente, honestamente afiliada a la causa Death, LUBRICANT son una banda a la que no tragan del todo, aduciendo aquellos como pretexto tanto el que eran exageradamente extravagantes como sus exuberantes ínfulas rockers, y la verdad: No seré el que niegue ninguno de ambos extremos. Ahora bien, al margen de esas dos consideraciones opinables ¿Qué duda cabe? Si a mí se me pregunta aquello que queda al final del día, indefectiblemente mi respuesta sería que aquello que tenemos no es más que un severo trallazo entre las cejas, de aquellos tan sorprendentes como endiabladamente adictivo.

Y es que estos vecinos de Nokia sabían muy bien aquello que se traían entre manos, estimados cuervos. Porque si te pareces a los CARCASS antiguos ni que sea solo un gramo, por huevos tienes que darte también un aire con los XYSMA más clásicos, y si de veras es por ahí por dónde transitamos, los prospectos -al menos por lo que a mí respecta- no es que sean ya buenos, sino todo un jodido caballito ganador (morcillón y en camino de ponerse todo burro él) que, como resulta en el caso de este breve aunque sublime ‘Nookleptia’, sin duda se acaba llevando de calle tanto mi respeto como mi más inquebrantable fidelidad.

Curioso cuanto pueda parecer, la propuesta de estos siempre oscilantes LUBRICANT descuella primeramente por lo pegadizo de sus composiciones, aunque cabe apuntar también algo que después de todo es casi lo más importante, ya que si hubieran de colocarse en una jodida báscula de carnicero tanto a su lado más salvaje como aquél más accesible, igual el primero se iba algo más para abajo ¡Aunque tampoco mucho, ah! Porque sencillamente, la mescolanza de Death/Grind y Rock’n’Roll aquí es tan sutil, que uno no puede tener a los de Nokia por menos que unos maestros en lo suyo. Y es que si uno toma como referencia al afamado cuarto álbum de los apóstoles del Grind CARCASS al punto comprobará (sino para su disgusto, sí para el mío) el cómo en aquella ocasión el factor pastel sí aventajó aunque por poco al más borrego, aunque no así en el único de estos divinos locatis de la villa de Nokia.

‘Monohemerous Joy’ es la encargada de abrir tanto la versión vinilo como la del MCD (que incluye de modo exclusivo los dos últimos títulos del listado apuntillado arriba) y tan pronto como ésta abre fuego, resulta meridiano el cómo incuestionable nos encontramos ante algo muy sobado y manido, aunque sorprendentemente diferente. Porque para empezar, sus bases rítmicas están -en las secciones menos aceleradas- poco o nada vinculadas al típico octopuss-blast tan característico del Grind, y por lo demás: El bajo, brillantemente ejecutado, tiene bastante más prominencia de lo que es habitual en este tipo de producciones.

Pero ¿Y las guitarras? Bien, las guitarras, de algún modo, sí responderían algo más a lo que típicamente uno encuentra en un trabajo del género, aunque las estructuras y las atmósferas que evocan son tan y tan rematadamente extrañas que no terminan sino por suscitar en el oyente nada más que no sea el hipnótico e inconfundible “Halo Suomi”, infaliblemente chequeable pinchando (00:55) en la esquizofrénica y revoltosa ‘Thrombose’.

Y ¿Cómo no? ‘Declaration of Galloping Consumption’ es el jodido epitome de la sacrosanta puta mierda que ultimadamente os vengo comentando: ESTO ES LUBRICANT Y ESTE ES SU PUTO ROLLO: Un Death/Grind de heterodoxa factura en perfecta aleación con un venazo rocanrolero que simplemente te vuela las pelotas al otro lado de la galaxia. Y ¡Ojo! Que ya lo he avisado antes: Para los más puristas, esto vendrá a significar una jodienda de los preceptos más ortodoxos de toda la vida, pero yo que me incluyo entre ellos, no contemplo eso, sino jodida y sangrante apoteosis. Y lo mismo os digo de la igualmente tronchante ‘Laceration of Vasoconstrictive Emotion’ (como podrá constatarse, las similitudes con CARCASS no terminan únicamente en los patrones compositivos o los versos a dos voces) y en definidas cuentas: aquella que finalmente vendría a antojárseme como la mejor del generoso pack.

Obsérvese para el caso, qué dos momentos tan radicalmente apuestos confluyen en el mismo corte, chequeando la canibalística sección que sale a violentos borbotones de (01:47) y la que al punto se derrama más tarde sobre (03:15), donde por enésima vez se manifiesta con máxima turgencia el etéreo y espectral “Halo Suomi” y sus voces susurrantes de jodido fantasma crujido de la mollera.

‘Expulsive Gastroscopia’ (la más Carcassiana del conjunto, salvo por su demencial break en 03:03) y ‘Semistarvation’, aunque menos, vienen a llamar al orden al resto, anteponiendo ahora unas formas digamos más convencionales, aunque el fondo sea exactamente el mismo, plagado hasta la trancas de inteligentes melodías y Groove del bueno del que no apesta. Y por favor, que nadie me interrogue acerca de por qué utilizo hoy ese término. Porque mi intención era antes la de tomar prestada a la voz inglesa, antes que no asociar a la música de mis estimados LUBRICANT con esa hedionda aberración que ya sabéis, me toca tanto las bolas.

‘Nookleptia’ constituye innegablemente un punto y aparte en lo que fue el cuerpo discográfico de todas las grandes bandas Death del período clásico en Finlandia, y la verdad: Prescindir de él por el simple hecho de que no suene igual que ‘World Without God’, ‘Slumber of Sullen Eyes’ o ‘Children of the Scorn’ me parece la gilipollez más soberana. A fin de cuentas, ‘Nespithe’ tampoco lo hace ¿No?

La portada, sencillamente brutal. Mítica. Inexplicable. Como el Death Finlandés en sí mismo...

Valoración: 9.1

Sami Paldanius: Voz
Sami Viitasaari: Guitarras
Tero Järvensivu: Bajo
Aki Ala-Kokko: Percusiones

Sello
Morbid