Liv Kristine - Vervain

Enviado por Vesper Lynd el Vie, 18/06/2021 - 04:05
4793

1."My Wilderness" - 03:31
2."Love Decay (feat. Michelle Darkness)" - 04:42
3."Vervain” - 05:00
4."Stronghold of Angels (feat. Doro Pesch)" - 04:10
5."Hunters" - 03:32
6."Lotus" - 03:46
7."Elucidation" - 03:45
8."Two and a Heart" - 05:09
9."Creeper" - 03:49
10."Oblivious" - 04:52
11. "Unbreakable" - 4:21

Disco Completo

Liv Kristine Espenæs es una leyenda dentro de la historia del metal gótico, la ex vocalista de los noruegos Theatre of Tragedy ha influenciado a cientos de cantantes del estilo que surgieron después. Sin embargo, la suerte no la acompañó a pesar de su talento: fue expulsada de su primera banda en los 2000 por su casamiento con el líder de Atrocity, Alexander Krull y por haberse mudado a Alemania. Luego sacó un par de discos solistas, más orientados al pop rock que al gothic que la hizo famosa y, con la ayuda de su consorte, formó el grupo de metal sinfónico Leaves’ Eyes en el 2003, con el plantel entero de Atrocity escribiéndole la música, y ella, ocupándose de las letras.

Leaves’ Eyes fue una de las mejores bandas de symphonic metal que surgieron en los 2000, dejaron discos notables como “Njord”, “Vinland Saga” , “Meredead” y “King of Kings”. Cuando parecía que al fin la señora Liv se había establecido y brillaba en su propia banda, su señor esposo le clava un puñal en la espalda y la expulsa, divorcio de por medio, reemplazándola por una cantante “más joven y más linda” que por más formación clásica que tenga, es incapaz de llenar los zapatos que dejó la noruega. El ego de Krull no podía con el protagonismo y la fama de su mujer, así que él mismo empezó a componer las letras de Leaves’ Eyes y así los discos nunca más fueron iguales, hoy en día son una caricatura grotesca y una mediocre imitación de lo que hacían en sus inicios.

Liv Kristine pasó penurias y dificultades económicas tras perder su trabajo en el 2016, en la banda que ella misma formó, menos mal que fue inteligente y tenía dos títulos de grado para defenderse en la vida, así que dejó la música por un par de años y comenzó a trabajar en escuelas como profesora de literatura, otra de sus grandes pasiones. Así es como paga las cuentas hoy en día y mantiene al hijo que tuvo con Krull, Leon. La moraleja que me deja su historia es la siguiente: no confíes ciegamente en tu marido y estudia una carrera, porque no sabes si algún día se pirará y te dejará sin banda, sin casa y sin salario.

Por culpa de esta triste situación, la noruega se quedó sin sello discográfico y sin banda, además de tener que soportar una injusta demanda judicial de parte de sus ex compañeros de agrupación. Participó como invitada en la banda folk metal de su hermana Carmen, Midnattsol y el año pasado fue elegida como vocalista oficial del grupo doom/gótico Coldbound, con el que está grabando nuevo material.

Cuando la noruega grabó “Vervain” todavía contaba con el apoyo de su marido, quien no había “mostrado la hilacha”, como dicen en mi tierra, así que el plantel entero de Atrocity colaboraba en la composición de la música, además de ocuparse de la producción del álbum. En esa época Liv estaba a pleno con su banda de metal sinfónico y al año siguiente, 2015, lanzarían “King of Kings” uno auténtico discazo y el último punto alto de la carrera del Leaves' Eyes.

Dentro de la discografía solista de la señora Espenæs, “Vervain” es una rareza: el primer disco de metal gótico que grabó luego de partir de Theatre of Tragedy, a pesar de que es un poco comercial y accesible, no se destaca por su agresividad, es un trabajo de enorme calidad, melancólico, oscuro, con participaciones notables de músicos invitados y que muestra una faceta desconocida para la de la cantante.

Las canciones más accesibles y con gancho que vamos a encontrar en "Vervain” están en la primera mitad:“My Wilderness” , guitarrera, entretenida y cautivante, lo mismo que “Love Decay”, un dueto espectacular entre la noruega y el cantante Michelle Darkness, precioso track con una ambientación perfecta, con los teclados como protagonista y sin la grandilocuencia y épica de su otra banda, pero funciona bien. Aquí muestra un costado diferente, a nivel musical y de interpretación a las voces, adaptándose a la perfección al estilo y es normal considerando que esta mujer se hizo famosa en una banda gótica/doom. Esta música le sienta de maravillas a Liv y me hace entusiasmar por el nuevo álbum que sacará con Coldbound.

La homónima “Vervain” es un medio tiempo accesible y comercial, pero muy agradable de escuchar: luminoso, bello y de talante más alegre que todas las demás, con una producción y mezclas impecables, se sabe que Krull es un buen productor, se ha encargado del trabajo de varias bandas dentro del mundillo heavy.

Pero la joya del disco se llama “Strongold of Angels”, tema desolador, triste y melancólico, donde participa la alemana Doro Pesch. Jamás pensé que Liv iba a invitarla a cantar en un tema suyo, más siendo de estilo gótico y con aires doom, plagados de riffs afilados y teclados. Increíble escuchar como Doro se luce y adapta al track, un contraste hermoso entre la voz suave y delicada de la noruega y el timbre poderoso de la alemana, claramente de estilo heavy clásico a lo Dio/Halford. Sin duda, la Metal Queen le imprime otro carácter a la canción y le suma enteros. El mejor de todo el disco.

“Hunters” y “Elucidation” son más saltarines y con aires alternativos o industriales, con sutiles detalles electrónicos, rozando el pop rock en algunas ocasiones. La interpretación de Liv a las voces es descomunal, una de las mejores vocalistas que escuché en mi vida. Con su timbre único y delicado e inimitable, tiene el talento de transmitir emociones a flor de piel, lo que demuestra en la balada al piano “Lotus”, triste, desoladora, jamás cantó de esta manera lastimera en un tema de Leaves’ Eyes y es evidente que aquí ella se sentía más cómoda, en su elemento.

De mis favoritas de “Vervain”, un gran tema, lo mismo sucede en la que cierra el disco, “Unbreakable”, la música será minimalista, pero le sienta de maravillas, esta señora sabe moverse en territorios diferentes y salir airosa, no cualquiera lo logra, de ahí su grandeza e importancia que tuvo en las generaciones posteriores.

Hay tres canciones que son puramente góticas con aires doom, guitarreras, sombrías y oscuras, con gran protagonismo del teclado, me refiero a “Two and a Heart”, “Oblivious” y “Creeper”, ambientales y tristones, pero que muestran una faceta de Liv Kristine que yo desconocía y me fascinó comprobar cómo se luce su voz en un estilo distinto del cual yo estoy acostumbrada a oírla, aunque la mayoría de los fans disfruten y conozcan más su etapa con Theatre of Tragedy. Demás está aclarar la excelente labor que realizaron los músicos de Atrocity, en la instrumentación, hacían un gran equipo juntos y me apena que eso ya no suceda.

Considero que “Vervain” no es una obra de arte, tampoco le daré el máximo puntaje, pero sí se lleva unos cuatro cuernos altos de mi parte, por la variedad y calidad de las canciones, un disco gótico que a los más puristas o tradicionales tal vez les resulte un poco suave, pero a mí me encantó y por eso decidí compartirlo con ustedes.

Me parece entretenido, correcto, con temas con gancho, algunos accesibles y alegres, otros más alternativos y tres o cuatro claramente gothic/doom, una prueba perfecta de la versatilidad de la noruega Liv Kristine Espenæs, una enorme cantante, legendaria y talentosa, con un registro amplio que sabe adecuarse a diferentes subgéneros. Cuatro cuernos, 8/10 para la vikinga noruega Liv Kristine, toda una luchadora y superviviente.

Liv Kristine - Voz
Thorsten Bauer - Guitarras, Guitarras (acústicas), Saz, Guitarras flamencas, Mandolina, Sitar, Piano
Alexander Krull - Teclados, programación, mezclas
Felix Born - Batería
Alessandro Pantò - Piano

Músicos invitados

Michelle Darkness - Voz en "Love Decay"
Doro Pesch - Voz en "Stronghold Of Angels"
Alexander Krull - Producción, grabación, diseño, mezclas.

Sello
Napalm Records