Lita Ford - Dancin' On The Edge

Enviado por Vesper Lynd el Mar, 06/10/2020 - 02:10
1913

1."Gotta Let Go" – 4:39
2."Dancin' On The Edge" – 5:00
3."Dressed to Kill" – 3:44
4."Hit 'n Run" – 3:54
5."Lady Killer" – 3:41
6."Still Waitin'" – 4:20
7."Fire in My Heart" – 3:46
8."Don't Let Me Down Tonight" – 4:42
9."Run with the $" – 4:21

“Dancin’ On The Edge” es el segundo disco solista de la legendaria guitarrista Lita Ford, integrante original de The Runaways. Este álbum y su debut “Out for Blood” son los discos más guitarreros y pesados de su discografía entre los ’80 y ’90. Estos álbumes no obtuvieron el éxito comercial que ella esperaba (recuerden que en la escena angelina de los ’80, el glam metal era amo y señor), una pena porque la primera vez que los escuché me sorprendió la calidad que tienen.

Sin embargo, en esa época era adaptarse o morir, lo que Lita entendió a la perfección y por eso su próximo disco, el famoso “Lita” (1988) que grabó con Sharon Osbourne como mánager, tendría un sonido más suave, con influencias glam y con mayor presencia de sintetizadores. Este estilo musical seguiría presente en sus posteriores lanzamientos de los ’90, “Stiletto” (otro superventas bajo la tutela de Sharon) y “Dangerous Curves”.

Tras el ascenso del grunge y el rock alternativo, “Dangerous…” no tendría el éxito esperado porque esa clase de música había pasado de moda, y tras la grabación de “Black” en 1995, Lita se retiraría de la música por más de una década.

“Dancin’ on the Edge” contiene varios temas memorables, clásicos de su discografía, como “Gotta Let Go”, hard rock ochentero básico y disfrutable, con un buen solo de guitarra, es el adelanto de lo que encontraremos en el resto del LP. Pero más heavy es la canción homónima que le da nombre al álbum, tremenda la batería y las guitarras, además de que aparecen unos solos espectaculares. En la msima senda se encuentra la metalera “Dressed To Kill” con una Lita agresiva en las voces, acompañada de esos coros ochenteros.

El hard rock también se hace presente en la mitad del álbum, como en la pegadiza “Hit and Run”, que me hace exclamar: ¡Qué guitarrista, la señora Ford! Sin duda, Lita ya no volvería a este sonido tan pesado y heavy, una lástima porque aquí estaba su esencia verdadera, la de esa joven rebelde que amaba con toda su alma a Black Sabbath y Deep Purple, esa fue una de las causas por las cuales su primera banda, las legendarias The Runaways, se separaron.

Creo que en este álbum es donde más se nota su talento y calidad musical, más tarde, suavizaría su sonido y lograría el ansiado éxito comercial. Suelo disfrutar ambas etapas de su música, la primigenia, más cañera y heavy, y la segunda, la glam de los éxitos radiales y los videoclips con laca en el cabello y vestida de una manera más femenina, para lo que era la época, por supuesto.

Volviendo a este álbum, que para mí es uno de los mejores de toda su carrera, sino el mejor de su etapa ochentera, cabe destacar el lado B, con temazos como la entretenida “Lady Killer”, el medio tiempo “Still Waitin’”, con sintetizador de fondo y todo y el fiestero y jolgorioso “Fire In My Heart”, que me recuerda a los primeros Van Halen con David Lee Roth, por el ambiente alegre muy característico de la escena angelina de ésa época.

La rubia guitarrista siempre tuvo talento para las baladas y aquí lo demuestra en “Don’t Let Me Down Tonight”, canción entrañable y memorable, de esas power ballads que, aunque no haya sido famosa e inmortal, tiene lo suyo y le suma bastante a este LP.

Excelente manera de cerrar el disco con la energética y cañera “Run with the $”, donde se puede escuchar el trabajo genial del baterista, porque más allá del talento de la señora Ford, los músicos que la acompañaron hicieron una excelente labor. Este seria el ultimo álbum donde ella mostraría toda su agresividad y rudeza en las voces y en las composiciones, hasta varias décadas más tarde, cuando lanzó “Living Like a Runaway” en el 2012, recuperando algo de la esencia original que la industria musical le hizo perder.

En mi opinión, "Dancin' On The Edge" es un buen disco de hard rock con sonido ochentero, con un excelente trabajo en las guitarras, entretenido y de buena calidad, que te hace pasar un buen rato. Un álbum recomendado para los fans de Lita de toda la vida, los amantes del hard rock de los ’80 y los simpatizantes que quieran descubrir música de otra época. Mi puntuación es de 4 cuernos bien altos para el segundo trabajo de Lita Ford, la Metal Queen americana.

Lita Ford - Voz, Guitarra
Hugh McDonald - Bajo
Randy Castillo - Batería
Aldo Nova - Teclados

Sello
Mercury