Lionsheart - Pride In Tact

Enviado por Gibson el Lun, 13/10/2014 - 15:00
1048

No era ningún desconocido el gran vocalista inglés Steve Grimmett cuando, ya comenzada la década de los 90s, formó al grupo Lionsheart. El rubio vocalista ya venía de editar una magnífica trilogía discográfica en la siempre básica e imprescindible década ochentera con Grim Reaper, grupo con el cual se movió en un estilo muy orientado en la NWOBHM (Nueva Ola de Heavy Metal Británico) y que, si bien no obtuvo el reconocimiento que merecía en base a su calidad, dejaba de manifiesto la tremenda categoría vocal que ostentaba Grimmett. Esto le valió para que el grupo de Thrash Metal Onslaught contratase sus servicios en el año 1989, editando así el más que correcto álbum "In Search Of Sanity".

Sin embargo -y por consiguiente mostrando su versatilidad- Steve Grimmett se volcó con estos Lionsheart hacia una vertiente más Hard/Heavy. Con su característica voz (inspirada en cierta manera, en esta nueva propuesta, por David Coverdale) y un destacable acompañamiento instrumental, lograron en pleno año 1992 editar un disco-debut bastante notable y que obtuvo un remarcable éxito en el mercado japonés (único que en dicha época mostraba un máximo interés por el género).

Un par de años después, con este "Pride In Tact" que hoy nos ocupa, Lionsheart ahondaba un poco más en su planteamiento hardrockero y consiguieron sacar otro trabajo de remarcable nivel, quizás un pequeño escalón por debajo de su excelso debut, pero dejando de manifiesto -nuevamente- el total acierto del grupo para entregar temas bastante atractivos y bien desarrollados en el plano compositivo. La novedad más destacable, en este segundo álbum, se presenta con la figura del guitarrista Nick Burr (que ya había trabajado con anterioridad con el ex-Iron Maiden Paul Di'Anno) y que sustituyó a los gemelos Steve y Mark Owers en las seis cuerdas.

Abriendo el álbum con el tema "Deja Vu", que cuenta con bastante fuerza y dinamismo hardrockero, el grupo nos puede llegar a recordar en el planteamiento de esta composición a la era de Sammy Hagar en Van Halen, sobre todo en su muy convincente estribillo. Un inicio bastante logrado en todos los aspectos y que nos enlaza con un ritmo cadencioso de sabor añejo en "I'll Stand Up", desprendiendo la clase interpretativa con la que el grupo sabe desenvolverse en este tipo de terrenos.

Más pegadizo se muestra el siguiente "I Believe In Love", muy enfocado a convertirse en un hit de las radiofórmulas rockeras y dotado de un puente/estribillo que sabe atrapar al oyente desde su más inmediata escucha. Un tema donde Grimmett lo encara con mucha actitud 'coverdalesca' y donde no se puede desmerecer las buenas maneras que manifiesta Nick Burr con su labor guitarrística. La esencia de carácter clásico-hardrockero vuelve a manifestarse con "Love Remains" y su muy conseguido ritmo vocal, quizás revelando algo de sencillez en su desarrollo pero que no decae en cuanto a eficacia y atractivo melódico.

En "Something For Nothing" encontramos una firme y sugerente fusión entre la guitarra de Burr (tanto en su riff como en el solo) y esas evidentes influencias a lo Coverdale que muestra Grimmett definiendo a un tema que sigue manteniendo las buenas cualidades del álbum. La vertiente más intimista de este segundo trabajo del grupo la encontramos en la balada "Pain In My Heart", con un Grimmett luciéndose magníficamente a lo largo y ancho del tema con sus muy cuidadas líneas vocales.

Dentro del destacable nivel que viene ofreciendo el disco, llegados a este punto del mismo hay que acentuar un par de temas que lo engrandece aún más si cabe. El primero de ellos, "Gods Of War", nos muestra a unos Lionsheart en toda su plenitud interpretativa y con un cierto aire épico en su definición. Mientras que en "Stronger Than Steel" el grupo nos muestra un tema bastante trabajado en el aspecto compositivo, con una gran riqueza melódica y donde la calidad que viene a transmitir se puede distinguir a kilómetros de distancia.

El cover del álbum nos llega de la mano del tema "Take A Little Piece Of My Heart" que la cantante de Soul, Erma Franklin, grabó originalmente en la década de los 60s, y el cual Lionsheart sabe llevarlo impecablemente al terreno hardrockero. Indudablemente un corte muy cautivador y pegadizo, cuya cúspide lo encontramos en su mágico estribillo. La segunda balada se presenta con "Who's The Wise Man (Jacie's Song)", una pieza acústica de aires sureños que propone variedad al álbum.

El tramo final de esta obra del año '94 aparece con "I'll Be There". De índole mediotiempista y tal vez sin llegar a sorprender en demasía, pero no desentonando ni un ápice en el concepto general del disco... Y para cerrar, el grupo nos sugiere una vuelta a su propuesta más hardrockera con "Relentless" y su ritmo vacilón, resultando un muy logrado colofón para este notable "Pride In Tact".

En definitiva, otro apreciable y formidable ejemplo de lo que deparaba el panorama Hard-Rock en la convulsa década de los 90s para dicho género. Un álbum donde, una vez más, Steve Grimmett corroboraba que sabía desenvolverse con total efectividad en un ámbito más melódico del que venía ofreciendo en años anteriores.

4 horns.

Steve Grimmett: Voz
Nick Burr: Guitarra
Zak Bajjon: Bajo
Graham Collet: Teclados
Anthony Christmas: Batería

Sello
Music For Nations