Linkin Park - Meteora

Enviado por Millinomilesaway el Mié, 24/06/2009 - 11:45
990

Menudo desafío supone escribir sobre éste disco...aquí. Pero como yo no tengo ningún miedo, y soy consciente de que los dioses del metal son simplemente fútiles metáforas que ningún rayo ardiente me van a clavar, pues al lío.

Ésto es lo que el grueso de la población entiende por Nu Metal, esa odiosa etiqueta que no lo sería de no ser porque nosotros la hemos vuelto así estúpidamente. Puede que el Nu Metal empezase con Korn, e incluso antes con Faith No More y algunas pinceladas de Rage Against The Machine, o que luego se volviese más estúpido y saltarín (que no malo) con Limp Bizkit, P.O.D. o similares, pero la auténtica explosión comercial, el salto a la palestra del Nu como género de masas fue con éste afortunado grupo que nos ocupa.

Linkin Park, nombre odiado por muchos, amado fugazmente por otros, pues su base de fans no tiende a ser precisamente muy fiel, e ignorado por muchos otros, parieron éste segundo buen disco de Metal sencillo, pesado y rapero y con sutiles toques electrónicos que, por lo menos a mí, me gusta y me parece un muy buen disco.

La fórmula es sencilla: Una base rítmica pesada, no por ello demasiado compleja, unas guitarras muy simples que descerrajan riffs sin complicación alguna pero saturados de distorsión, un Dj que se ocupe de la parte electrónica y los teclados, y dos voces, la de Mike Shinoda encargada de rapear y darle el toque macarrilla al asunto, y la de su colega Chester Bennington, para darle el toque melódico y ocuparse de las partes cantadas y berrear un poquito, no demasiado, no se vayan a creer.

Un disco ameno que posee grandes canciones como la inicial 'Don't Stay', de las más duras del disco, que al menos a mí me pone a saco esa intro y el arranque de caña. La canción ofrece a la perfección esa simbiosis caña-melodía y rap-canto que tan bien les sienta.

El primer single, 'Somewhere I Belong' sigue las mismas pautas pero desde un punto de vista más comercial, incorporando un bello arpegio al inicio y en las estrofas, y moderando la caña en el estribillo. Gran trabajo vocal de Chester Bennington aquí.

'Faint' es otra canción destacable, segundo single, más rapera que las demás y, a la vez, más contundente, posee una adictiva melodía de guitarra que se te queda clavada en el cerebro de mala manera. Del mismo modo que se te queda clavada la melodía de 'Breaking The Habit', más radiable y comercialona ella.

Para el recuerdo queda la memorable y emocionante 'Breaking The Habit', con una sencilla base y una melódica voz de Chester que hace que se me pongan los pelos de punta cada vez que la oigo, demostrando que las baladas también se les dan de miedo.

'Session' es básicamente un par de minutos de scratches para que el Dj haga sus cositas y sepamos que está ahí, y que sirve de antesala al (creo) tercer single del disco y una de las mejores, si no la mejor, canción del disco: 'Numb'. El inicio es eminentemente electrónico, incluso un poco techno, que da nuevamente paso a un guitarrazo certero que introduce unas estrofas comandadas por una depresiva letra (ver videoclip). Poco más de tres minutos de emotividad bien entendida.

Tres cuernos para un disco que bien los merece, pese a quien pese.

Chester Bennington: voz, guitarra.
Mike Shinoda: voz , MC, teclado y guitarra rítmica.
Joe Hahn: DJ, sintetizador, samplers, tornamesa.
Brad Delson: guitarra eléctrica, y bajo.
Rob Bourdon: Batería, percusión y pandereta.
Dave Farrell: Bajo, coros.

Sello
Warner Bros