Leithian - Sin límites

Enviado por Alexrock el Mié, 14/11/2012 - 17:52
2714

Leithian son una banda valenciana que practican un heavy metal melódico con tintes “powerianos” muy a la usanza, sin ningún tipo de originalidad, complicado en estos tiempos encontrarla en casi cualquier orden de la vida, aunque muy bien ejecutado y en el que destacan sobremanera su cantante, José M. Cebrián y su espléndido teclista Guillermo Salinas, quien en algunas canciones hace “hablar” a su piano.

La banda debutó en el año 2004 con un aplaudido por la crítica “Voces de libertad” en el cual predominaba más el power que la melodía; por eso, este segundo trabajo podríamos definirlo como más maduro, con mas control de los instrumentos y con la voz de José M. mucho mas matizada.

El protagonismo del piano se deja entrever ya en la intro “Sin límites”, melodía bonita de piano que desemboca en una corta parte épica que enlaza, sin solución de continuidad, con “Hechizo”, muy melódica, en la que José M. se luce con su voz, es un tema sencillo sin demasiadas florituras, salvo las que se marca a las seis cuerdas Carlos Casanova mediando el tema.

“Ángel seductor” es uno de los temas que más me ha gustado, y además cuenta con la colaboración del hacha de José Rubio. Mucho más rápido, con una batería realmente contundente aunque sin alejarse nunca de las melodías que inundan, no solo la canción sino el disco entero. Me llama la atención como controla la voz José M. llegando a los tonos más altos sin ningún esfuerzo y bajando el tono cuando se le requiere, aunque eso sí, sin demasiados alardes pero con la suficiente seguridad para defender el tema de una forma encomiable. Tras ella “Cruzando senderos”, que sigue la senda de la anterior, muy potente también, con una línea un tanto más progresiva y con un estribillo de los que se queda en la memoria, secundado con unos coros con cierto “rollete”.

“Amanecer” muestra de nuevo la versatilidad de la voz habida cuenta que parece ser mas grave, bajando tonos. Se trata de otro tema muy rápido, muy power, con una letra recordable y en el que el piano cobra un protagonismo inusitado para lo rápida que es la canción, incluso parece mas heavy neoclásico en ocasiones que power, con un buen solo de Carlos y, como digo, las teclas impregnando cada cambio de ritmo. “La era de la mentira”, heavy metal, ritmos pesados, escalas imposibles y acercamiento a su primera obra a medida que la canción consume los seis minutos y medio de duración.

Y como toda obra de estas características, no podía faltar la baladita que se va convirtiendo en “power ballad”, y que a pesar del consabido solo de guitarra, sinceramente, me parece un poco ñona, no es que sea mala, pero bueno, tampoco destaca por nada en concreto, tal vez el piano de Guillermo, pero tampoco logra transmitir el sentimiento que debería. Trabajo de bajo y potencia en la base nos traslada al siguiente título, “Te esperaré”, con un inicio demoledor, tonos bajos de Jose M. y buen solo de guitarra, aunque a estas alturas el disco comienza a tornarse un poco aburrido, como que te vas aletargando y poco a poco vas perdiendo un ápice de curiosidad o atención por lo que estás escuchando.

De ese letargo nos saca “Memoria oscura”, con ritmos tribales de inicio, con una buen riff de guitarra y un gran piano que hace de este tema tal vez el mejor del disco habida cuenta sus ritmos mas oscuros, mas graves, que la hacen mas heavy, en definitiva.

Cierran el disco, “Matar o morir” y “Un legado a rescatar”, que no se salen de la tónica habitual del disco, aunque en la primera de ellas, la introducción del piano, una vez mas, le dan un punto de armonía muy bonito y en el que, además, se luce Carlos con la guitarra.

Así llegamos al final, sin pena ni gloria, temperatura tibia; es innegable la calidad de la banda, José M. es un buen cantante y en general la calidad de las composiciones es aceptable, está todo muy bien ejecutado, pero me falta algo… tal vez un poco de calor, un poco de sentimiento. Es verdad que bandas como la que ahora nos ocupa las hay en España en cada provincia, y tal vez por eso, para destacar de esa vasta mayoría es necesario tener un plus más, algo mas que la técnica atesorada y la gran ejecución… tal vez un poco mas de alma.

En cualquier caso, deberemos seguir los pasos de Leithian porque con su juventud y ganas, fijo que nos depararán alguna grata sorpresa en el futuro, al menos eso sería lo esperado.

José M. Cebrián: Voz
Carlos Casanova: Guitarra
Julio Armelles: Bajo
Lorenzo Bustos: Batería
Guillermo Salinas: Teclados

Sello
Sube un escalón producciones.