Legion - Mind training/Por la cara

Enviado por Alexrock el Mié, 07/09/2011 - 20:49
127

1. Long hair
2. Life means this
3. Feel the pain
4. Eternal youth
5. We Will rock you (Queen cover)
6. Circus of fear
7. Unsensitive skin
8. Nowhere to run
9. Shit in your veins
Por la cara
1. Imaginación al poder
2. La ruina
3. Dimite y vete a casa
4. Mili KK (en directo).

¿Como es posible que este compendio de canciones reunidas bajo el título de “Mind Training” solo tengan tres cuernos si son absolutamente geniales?... Pues porque los infames individuos de su compañía discográfica, PDI Records (filial, además, de GBBS) llevaron a cabo la peor producción de un disco de música de la historia de la misma. Un disco no puede sonar peor que este, y aún así, tres cuernos altos para ellos, que hubiesen sido cinco muy merecidos sino llega a ser por la mentada producción.

Dicho lo cual, comencemos por el principio.

Barcelona, España, finales de la década de los ´80, el grunge de los USA alargaba su delgada sombra alrededor del mundo y el thrash metal iba decayendo hasta el punto que mas de un incrédulo de la época podía pensar que el género iba a desaparecer definitivamente. En esa coyuntura cuatro tíos con unas ganas bestiales, calidad de sobras y una fuerza que hacía temblar los cimientos de su local de ensayo, se liaron la manta a la cabeza, y tras un “Lethal Liberty” que tuvo una acogida bastante importante a nivel nacional, al igual que los trabajos de los también catalanes Fuck Off o los pucelanos Crom, parieron este “Mind training”. Disco, que como ya hemos señalado tiene un sonido horroroso, pero a través del cual podemos encontrar nueve temas de thrash metal impresionantes, a la altura de los grandes del género, sin nada que envidiar a dinosaurios como Kreator, Exodus, Testament o el mismísimo Big Four (ya me hubiese gustado a mí ver a estos tíos con los medios del tío Ulrich).

Y es que si cogemos un poquito de Kreator, una pizca de Exodus, algo de Assassin, lo mezclamos con briznas de Slayer y le ponemos una guinda con toques de los Metallica de sus principios tenemos una bandaza acojonante. De lo mejor que ha habido en este país en muchos, muchos años.

“Mind training” es una patada en la boca, un puñetazo en el estómago, te deja sin respiración desde que dejas caer la aguja en el vinilo, de repente, tienes que asegurarte que estos tíos son de aquí, y cuando ya te has convencido entonces eres consciente que aquí, en 1990, había un grupo de thrash metal que era impresionante, Legion, sin tilde!!.

“Long hair” inicia la fiesta con una entrada de guitarra a cargo de Quimi, para enganchar con Pep en la batería para convertirse un tema rápido, rabioso, en el que Dolcet canta con una potencia impresionante. Joder, si es que este tema es acojonante!!, y si claro, le plantamos a mitad canción un solo de escándalo que acaba en un cambio de ritmo tan bestia, tenemos la primera obra maestra de este disco. Es imposible que cualquier amante del metal no se deje llevar de pies a cabeza por este tema, inconmensurable.

Lo primero que te viene a la cabeza es que si siguen con esta tralla, vas a acabar mareado, pero a ellos les da igual, “Life means this”, mas caña burra, pero con calidad, más rabia de Jonathan cuando canta, mas reminiscencias “kreatorianas” en las guitarras de Qimi y Kisko, y la ametralladora de Pep, mas cargada que nunca. Eso si, ya empezamos a darnos cuenta que el bajo no se oye, ¿no se oye?, exacto, casi tienes que adivinarlo. ¡¡Madre mía si este disco estuviese bien grabado, madre mía!!. Llevamos dos temas y no puede creerse tanta calidad llegando a nuestros oídos.

“Feel the pain”, tralla, tralla, tralla. Con contratiempos múltiples, cambios de ritmo, solo de Quimi o de Kisko, o de los dos, qué más da, si es que son muy buenos ambos. Tras una grandísima “Eternal Youth” que continúa con la tónica general del disco, nos encontramos con una sorpresa muy, muy grata “We will rock you” el archiconocido tema de Queen, pero claro pasado por el tamiz de Legion, es decir, que tenemos un “We will rock you” thrashico total, acojonante, que nos hace definitivamente volvernos locos y pasar directamente a amar a estos cuatro legionarios del metal.

Si “Circus of fear” formase parte de cualquiera de las obras maestras de Slayer nos rasgaríamos las vestiduras por su calidad, dureza y rapidez. Pero no, en la batería está Pep (y solo es un tío el que le da con las baquetas!!) y el que hace el solo antes del cambio de ritmo es Kisko y solo tiene dos manos!!, y que cambio de ritmo, y no para, que va, si vuelve a engancharse la canción a la velocidad mas bestia.

Nos ponemos un poco melancólicos y abordamos “Unsensitive Skin”, hmmm… balada tipo “The Ballad” de Testament en su “Practice what you preach”?, (no tan larga la intro), pero… intro tranquila con guitarras sin distorsión…. Un poco de caña, de nuevo medios tiempos, estribillo pegadizo y solo de Kisko para rematar el tema con Jonathan prácticamente recitando la letra, ufff!!, este tema iba destinado a ser clave en su historia. Para mí el mejor del disco, sin desmerecer en absoluto a “Nowhere to run” en la que se luce de nuevo Pep tras el bombo y tema que quizá tenga la base mas sólida del disco, aunque sigue sin oírse el bajo de Dolcet.

Acaba el disco con “Shit in your veins”, un tema también muy rápido, aunque su inicio con el riff de guitarra y la batería como sosteniendo un todo no nos hace pensar eso, sin embargo se acaba desbocando con diversos cambios de ritmo que se asemejan bastante a aquellos que nos brindaban Anthrax en sus tiempos del “State of Euphoria”.

Finalizado este discazo, nos encontramos con un mini-lp titulado “Por la cara” en el que nos regalan tres temas nuevos cantados en castellano, y una versión en directo de su famoso “Mili KK”. En general son temas mas heavies que thrash, pero con una calidad fuera de toda duda. Además en aquella época que una banda española editase un doble lp era algo impensable, y la promoción que tuvieron tampoco fue moco de pavo (creo recordar que hasta tenían bragas-tanga en su merchadising), por eso no acabo de entender la pésima calidad del sonido, algo que les perjudicó muchísimo porque este disco era una auténtica pasada.

Editaron un tercer trabajo, “Labyrinth of problems”, también muy bueno, y se disolvieron de hoy para mañana sin un porqué, sin saber nada mas de ellos durante muchos años.

Se ha hablado de que si Jonathan es sacerdote adventista o no se que, que si Kisko no se más, pero en eso no vamos a entrar porque con certeza nada se sabe y porque, desde luego yo prefiero quedarme con la esencia de un discazo de thrash metal, que rompió moldes en nuestro país, con “El pensador” de Rodin en la portada, con regalo de mini lp.

Y quedarme con el recuerdo de un concierto en el que telonearon a Barón Rojo por mi tierra, sonando como debían sonar y os aseguro que eran muy, muy poderosos.

Grandes, muy grandes Legion.

• Jonathan Dolcet: Voz y bajo
• Quimi Montañés: Guitarra
• Kisko Martínez: Guitarra
• Pep Segura: Batería

Sello
PDI Music