Legion - Lethal Liberty

Enviado por Betrayer el Sáb, 28/05/2016 - 12:42
127

Por todos es sabido que en España, en cuanto a Metal se refiere, nunca hemos sido pioneros de nada, aunque eso no impide que cuando aparecen bandas de cierto estilo metálico, no puedan acaban haciéndolo de puta madre. Hace un cuarto de siglo las cosas no eran tan inmediatas y sencillas como ahora, donde un esquimal Lapón puede escuchar lo nuevo de Iron Maiden antes incluso de que se haya publicado, y además, si sabe tocar, posee un ordenador medianamente decente y cuatro ahorrillos, Jeff Waters o Dan Swano le masterizarán un trabajo de forma cojonuda, que en pocos minutos podrá ser escuchado por el resto del planeta por las diferentes vías de la red.

Pero hacia finales de los ochenta las cosas no eran tan fáciles. Para cuando un estilo ya se había introducido de lleno en la península, este ya llevaba cuatro o cinco años funcionando en América o el norte de Europa. Y dado el carácter cíclico de las diferentes vertientes metálicas, para cuando aquí comenzaban a salir buenos discos nacionales, en el resto del mundo dicha tendencia ya comenzaba a perder fuelle. Triste pero cierto. Llámale Heavy, Thrash, Black, Death… siempre igual, siempre a remolque, siempre arrastrando la rica herencia que nos dejó el Caudillo…

Y si os cuento esto antes de arrancar con el disco que hoy nos acontece, es porque extrapolado cinco años atrás, este “Lethal Liberty” hubiese sido un discazo llamado a pelear contra los “Ride the Lightning”, “Endless Pain”, “Killing Is my Business…and Business Is Good!” y “Spreading the Disease” de turno. Pero una vez más, España fue tarde. Tan solo faltaban dos años para que los otrora padres del Thrash, Metallica, dieran la vuelta a la tortilla y mutaran el primigenio Thrash hacia un Modern Thrash con el “Black Album”, giro que a su vez fue seguido por otro grandes de la escena como Megadeth con el “Countdown to Extinction” o Kreator con “Renewal”. También habrá quien pueda darle la vuelta a mi argumento y decir que discos sagrados del Thrash español como este “Lethal Liberty” o el “Hell on Earth” de Fuck Off, no hubieran sido posibles sin la influencia de los primeros discos de Metallica y demás. Y posiblemente razón no le faltará.

También hay que tener en cuenta que a principios de los noventa apareció como un efímero torbellino la vorágine Grunge, a la vez que el Groove Thrash de Pantera y Sepultura (época Chaos A.D.) hacía temblar a los gigantes. Dickinson y Halford abandonaban sus monstruosas bandas, el Power “Helloweeniano” se difuminaba…digamos que en general había un poco de revuelo o revolución Metálica, por así llamarlo. Y toda esta marejada, junto a la crisis española de 1992 no fueron buenos aliados para que dieran el salto definitivo que merecían. Por esfuerzo no será, pues después de la desastrosa producción del “Mind Training”, en 1992 la banda se desplaza a Estados Unidos para que el reputado Tim Morris (Kreator, Morbid Angel, Coroner, Obituary, Sepultura) se hiciera cargo de la grabación de su tercer trabajo “Labyrinth of Problems”. Curiosa la anécdota, fue el mismo Tim Morris quien les dijo que Coroner eran una banda tremenda técnicamente pero que ellos eran mejores en la composición, y que te diga eso un productor de su talla demuestra el potencial que tenía Legion, de la cual también dijo que deberían de estar triunfando en USA. Pero por todos es sabidos que en esto del Metal el tema de la “justicia” no siempre funciona como debería.

Igual se os hace un poco pesada toda esta historia antes de meterle mano al disco en cuestión, pero si hoy un servidor os maltrata de esta manera es porque han pasado más de veinticinco años desde la publicación de este “Lethal Liberty”, y después de diversos y variopintos coloquios (cerveza en mano) con todo tipo de especímenes metaleros, todavía no hemos conseguido sacar el agua clara al respecto. En una cosa sí que obtenemos unanimidad, y es que tanto este disco como el mencionado “Hell on Earth” tienen doble valía, porque no tan solo fueron los dos discos pioneros del Thrash patrio, sino que además son los dos mejores discos de la historia de “nuestro” Thrash (con todos mis respetos por los discazos de Angelus Apatrida).

“Despega el avión” y vamos por faena con la homónima “Lethal Liberty” que arranca el disco. Inicio a medio gas hasta que pasado el primer minuto comienzan los primero mamporros. Riffeo matador, producción más que aceptable, con un sonido de batería (sobretodo el bombo) sobresaliente para la época y el presupuesto. El tema lo tiene todo, equilibrio entre velocidad y pausa, riffs muy adictivos, acústicas, un extraordinario solo que trabaja a distintas velocidades, e incluso los coros thrashers de rigor. Aunque si algo llama la atención desde un principio es la voz de Jonathan Dolcet, y no porque sea la mejor del género (básicamente se defiende con remarcable dignidad y mucha energía), si no sobretodo porque su inglés no flaquea por ningún sitio y eso ya es de agradecer.

Segundo asalto con “Rhythm Rider” y la intro con acústica tan habitual en aquella época. Llamadme sensiblero, pero personalmente la encuentro extraordinaria, de aquellas intros tan de Metallica que te llegan muy dentro. El tema parece mantener esa dinámica algo pausada de la intro, y se mantiene en un medio tiempo muy adictivo que solo se envalentona un poco con el solo. Aunque si lo que estamos buscando es tralla maja, la vamos a encontrar en el siguiente tema “Possessed”, que entra con la fuerza de un tornado y de ahí no se baja, cabalgada Thrash en toda regla con otro solazo de antología. Y es que la pareja de hachas Quimi Montañés-Kisko Martínez trabaja con una efectividad brutal durante todo el álbum, creando solos de gran precisión a la vez que muy armoniosos.

Momento “himno generacional” con “Mili K.K.”, el único corte cantado en castellano del disco donde protestan como no contra el servicio militar obligatorio, el corte más sencillo del disco musicalmente hablando, con cierto aroma Punk fiestero, pero que precisamente fue el que se hizo más popular, curioso si más no. Estamos en el epicentro del disco y las siguientes “Young Soldier” y “Dark Force” hacen subir la temperatura de mala manera (una apisonadora el riffeo de Dark Force a partir de 0:50). Los solos siguen apareciendo a su antojo y no en el momento esperado, lo cual le da mucha vitalidad y dinamismo a los temas. Genial también el break de 2:30, melódico en su principio para cabrearse paulatinamente y regalarnos otro solo antológico.

Quizás uno de los principales problemas del Thrash siempre haya sido su repetición de esquemas, y sí, en “If You Cross theh Line” se repite la fórmula de comenzar con acústica e ir acelerando progresivamente, pero cuando uno tiene la inspiración de cara, puede repetir esquemas sin miedo pues sabe que la variedad de riffs y sus múltiples combinaciones le van a sacar del atolladero sin ensuciarse las botas. El último tema que al igual patina un poco por su mediocridad al lado del resto de joyas quizás sea la penúltima “Live for Today”, pero la banda lo subsana rápido con el poderoso cierre de “Acid Wrath”.

Y hasta aquí mi pequeño homenaje una de las mejores formaciones que ha dado nuestra tierra, y que injustamente no recogió los frutos que merecía. Eso sí, para todos los españoles (y en especial catalanes) que comenzamos en esto del metal a principios de los noventa, Legion siempre tendrán un lugar especial en nuestro corazón, porque discos como este “Lethal Liberty” no se fabrican cada día, y siempre hace una ilusión especial poder decir eso de “son de aquí”. Así que cuatro cuernos altísimos para esta joya nacional, que de estar mejor producido seguro serían cinco.

PD: Aprovecho para comentar que el guitarrista líder de Legion, Quimi Montañés”, junto con otro clásico de la escena, el bajista David Saavedra (Doomsday, Lux Divina, Setge), han formado una nueva banda de nombre Deldrac que ofrece un más que interesante Heavy/Thrash con cierto olor a añejo, que ya obtendrá su correspondiente reseña.

Jonathan Dolcet: Bass, Vocals (lead)
Quimi Montañés: Guitars
Pep Segura (R.I.P. 2012): Drums
Kisko Martínez: Guitars

Sello
G.B.B.S. Records