Lee Aaron - Metal Queen

Enviado por Witchfyre el Lun, 21/09/2020 - 19:17
Lee Aaron

1. Metal Queen (4:56)
2. Lady Of The Darkest Night (4:57)
3. Head Above Water (3:45)
4. Got To Be The One (5:20)
5. Shake It Up (3:12)
6. Deceiver (3:27)
7. Steal Away Your Love (4:21)
8. Hold Out (3:30)
9. Breakdown (3:40)
10. We Will Be Rockin' (3:31)

Me he propuesto no hacer una sola mención al físico de Lee Aaron en esta reseña para ser consecuente con mis palabras recientes en el Portal pero, lo siento, no puedo evitarlo, esta mujer me parece tremendamente atractiva. También os digo que, si esta reseña fuese, pongamos, de Winger, tampoco dejaría de comentar por algún lado lo bueno que está el amigo Kip, además de tocar el bajo como un maestro y cantar de forma más que competente. Si es que soy así de gilipollas, qué le voy a hacer... Y hasta aquí de pisar mis propios principios, vamos a lo que realmente importa, Metal Queen.

No me puedo creer que el momentito heavy de la reina canadiense no esté ya reseñado en el Portal. No sé si soy sólo yo, pero tengo este álbum como un pequeñito clásico personal. Si es que no son tantos los discos con temas tan molones y menos en la historia del heavy metal canadiense. Y es que hasta Shake it Up la cosa no empieza a bajar el nivel, con un comienzo que quita el hipo. Y tampoco diría yo que esta última sea un total desperdicio, si no que cuenta con su valor como típico tema de hard rock festivo ochentero, pero es que las cuatro anteriores son muy buenas y lo que viene detrás no es que sea para tirar a la basura precisamente.

Metal Queen ha de ser, a la fuerza, uno de los himnos del heavy metal canadiense, junto a Rock You o Metal on Metal. Poderosa y muy a lo Holy Diver (mucha influencia del pequeño gran Ronnie veo en Lee), es un perfecto ejemplo de arquetípico heavy metal de los 80. Guitarras crujientes, buen solo, épica y la carismática voz de Lee dominando la situación con ese “metal queeeeeeeeeeen" que alzará los puños de los más heavies. Temazo y auténtico himno de los 80 para un servidor y, de paso, inolvidable videoclip. Ablanda, pero no afloja, Lady of the Darkest Night con su melódico estribillo y una ligera influencia NWOBHM que acompaña a la perfección a esa voz de una Lee Aaron que demuestra ser la auténtica protagonista de este álbum. Como si el nombre de la banda, el título y la portada no hubiesen sido suficientes, jajaja. Head Above Water, de nuevo heavy y épica, y el fantástico medio tiempo (muy bueno tiene que ser para que me guste tanto) Got to Be the One rematan esta terna inicial que no puedo definir de otra forma que no sea como impresionante. Cuatro grandes temas para arrancar un disco no son una coña.

Si la cara A no termina mal, mucho mejor empieza la B con una atronadora Deceiver, rápida, contundente y poderosa, el tema más heavy del álbum y un auténtico trallazo. A estas alturas casi me temblaban las piernas y pensaba que estaba frente a un discazo de esos en los que te comes hasta las sobras. Mantiene el tipo Steal Away Your Love, más riffera y pesada con un fantástico estribillo por la gracia de Lee pero, de aquí en adelante, empieza una progresiva cuesta abajo que acabará frenando las aspiraciones a clásico de este Metal Queen. Hold Out no está mal con su inevitable influencia de la NWOBHM, pero ahonda en esa pesadez en la que nos iba sumiendo Steal Away Your Love y en la misma línea siguen Break Down y We Will Be Rockin'. Digamos que me paso este último trecho esperando un arreón final que me dé la puntilla y que nunca acaba de llegar. Dejan la faena a medias Lee Aaron y los suyos cuando la tenían a huevo para rematarla.

En 1984 el trono del heavy metal todavía estaba vacante y Lee Aaron fue de las primeras en reclamar la corona. Sin embargo, pronto abandonó una carrera en la que parecía no estar muy interesada y fue adelantada por la izquierda por cierta muchacha rubia de Düsseldorf que se encaramó a lo más alto y nunca más se movió de ahí. Sólo había pasado un año y Karen (nombre real de Lee) ya se había entregado por completo a la causa comercial con un más que decente Call of the Wild, al que seguirían varios trabajos de buen hard/AOR del que tan fuerte pegaba por aquellos años. Atrás quedaba para siempre esta electrizante (y anecdótica en el grueso de su carrera) mezcla entre poderoso heavy metal, hímnico hard rock y pequeñas dosis de épica ochentera. Posiblemente no fuese lo más revolucionario para aquel 1984, pero funcionaba de maravilla entre todo el buen heavy metal que salía en su momento. Y quizás ese fuese su único pecado, salir a la calle cuando había tanto y tan bueno para escuchar. Uno de los mejores discos del heavy metal canadiense, a pesar de ese pequeño bajón en su tramo final. Aún así, las siete primeras le bastan para alzarse con cuatro justos cuernos.

8/10

- Lee Aaron: voces
- John Albani: guitarras y voces
- George Bernhardt: guitarras y voces
- Jack Meli: bajo y voces
- Attila Demien: batería

Sello
Attic Records