Leaves' Eyes - Lovelorn

Enviado por Vesper Lynd el Dom, 13/09/2020 - 04:44
4612

1.“Norwegian Lovesong” - 3:43
2.“Tale of the Sea Maid” - 3:48
3."Ocean's Way" - 3:32
4."Lovelorn” - 4:11
5."The Dream" - 4:59
6.“Secret” - 4:31
7."For Amélie" - 3:38
8."Temptation" - 3:44
9."Into Your Light” - 5:33
10."Return To Life” - 4:07

Leaves’ Eyes es uno de mis grupos preferidos de metal sinfónico, una banda que, si bien no logró alcanzar el estatus magno de su escena, desprendía calidad por los cuatro costados y contaba con la ventaja de tener una vocalista famosa y prestigiosa como lo es la noruega Liv Kristine (Theatre of Tragedy), quien fue miembro oficial hasta el año 2016. Los músicos eran la alineación completa de la banda de death metal Atrocity, liderado por el que entonces era su esposo, Alexander Krull. Leaves’ Eyes (que significa “los ojos de Liv”) sacaron seis álbumes con esta formación, hasta el 2016 cuando Krull expulsó a la vocalista, que fue reemplazada por la finlandesa Elina Siirala, con la que lanzaron “Sign of the Dragonhead” en el 2018.

Este hecho provocó la furia de muchos fanáticos, quienes se expresaron mediante mensajes de odio e indignación en la página de Facebook oficial del grupo. Hay que tener en cuenta que Liv Kristine no sólo se limitaba a aportar las voces, sino que era la autora de las letras de todas las canciones, algunas en idiomas como el noruego, el gaélico irlandés y el inglés medieval antiguo, la mayoría con una temática basada en la mitología nórdica de su tierra natal. Esta mujer era prácticamente el alma de la banda.

Lo más sensato hubiera sido que, tras cometer semejante canallada, Krull le cambiara el nombre al grupo, cosa que se negó a hacer. Liv asegura que la decisión de su expulsión se produjo a sus espaldas y que se limitaron a comunicarle que “habían encontrado a una cantante más joven y más linda y saldrían de tour con ella”. En fin, la cuestión es que la noruega se divorció de Krull, con quien tiene un hijo y hoy en día se gana la vida dando clases de canto y trabajando en una escuela (Es profesora de literatura e idiomas).

Liv pudo superar ese duro momento, se unió a la banda de folk metal de su hermana menor Carmen, Midnattsol y en la actualidad está felizmente de novia con un músico danés llamado Mikkel, miembro de una banda de black metal (Si alguien sabe su apellido y de que grupo es, por favor, agréguenlo en los comentarios), quien la animó a grabar otro álbum solista, que supongo saldrá este año o el próximo.

En varias entrevistas, anima a los fans a que escuchen los álbumes que grabó con Leaves’ Eyes, a pesar de lo que pasó en el 2016. Básicamente, es lo que hice y los disfruté muchísimo, me sorprendió encontrarme con una banda de semejante talento y lamento mucho no haberla conocido antes. Recomiendo los discos “Vinland Saga”, “Njord” y “Meredead”, si bien casi todos sus álbumes son de una calidad inmensa.

El sonido de esta banda no es tan pesado y agresivo como el de Epica y tampoco tan grandilocuente como el de Nightwish. Lo que más me gusta de este grupo es que tienen un sonido distintivo y propio, con ciertos elementos folk provenientes de la cultura noruega, no se parecen a nadie más. Destacan la voz de Liv Kristine, los guturales de Alexander Krull en algunos temas, los teclados, las orquestaciones y los coros típicos del género.

Este álbum, “Lovelorn”, no es ni de lejos el mejor de su discografía, pero es un buen debut. Muy influenciado por el metal gótico al que Liv estaba acostumbrada en su anterior banda, puede llegar a pecar un poco de cierta monotonía que aburra al oyente. Aun así, tiene algunas canciones destacables y es un buen comienzo para un grupo recién formado que sabría explotar su potencial en aquel maravilloso “Vinland Saga” o el folkie “Meredead”. El que espera encontrar una banda de metal rápida y agresiva que se aleje inmediatamente de este disco, esto es metal gótico, sinfónico suave, de melodías tranquilas, pero bellas, es ideal para relajarse, no para agitar cabezas.

Comenzamos con el primer tema “Norwegian Lovesong”, en la que resaltan los teclados y las cuerdas que acompañan a la voz suave y aterciopelada de Liv Kristine, esta mujer es una de las mejores vocalistas que escuché en mi vida. Es uno de los temas más destacados del álbum, en la que la batería y las guitarras eléctricas pasan a un segundo plano, tiene más influencia del metal gótico que del sinfónico de sus discos posteriores.

“Tale of the sea Maid” ("El cuento de la sirena") es una canción de medio tiempo en el que toman protagonismo las guitarras y los teclados. Esta temática de amores épicos, sirenas, personajes históricos como reyes vikingos, reinas, exploradores, personajes de la literatura (como Ofelia y Juana de Arco) van a aparecer en todas las letras de las canciones firmadas por Liv Kristine.

No exagero al afirmar que esta música podría haber encajado a la perfección en la banda sonora de la serie Vikingos. Esto es lo que diferenciaba a Leaves’ Eyes de las decenas de bandas de symphonic metal que surgieron a principios de los 2000. Agrego el dato de que la noruega tiene un título de grado en Literatura Inglesa, también realizó un Mágister sobre fonología y fonética en inglés antiguo, lo que explica el perfecto dominio que tiene sobre estos idiomas que aparecerán en los próximos discos de la banda.

La parte más melódica del disco está compuesta por “Lovelorn”, un track mucho más lento de estructura sencilla en el que resaltan las voces de la señora Espenæs, “For Amélie” es una balada preciosa que comienza con unos acordes de piano en la que la noruega se luce con un registro suave y angelical, aquí se asemeja al estilo de canto de Sharon den Adel.

Las canciones en las que aparecerán los guturales de Krull y las más pesadas del LP son “Ocean’s Way”, “The Dream” y “Temptation”, todos temas más góticos que sinfónicos, de un nivel elevado para ser de una banda nueva. El uso de la conocida técnica de “la bella y la bestia” va a ser una constante en la discografía de este grupo, si bien en menor medida que en bandas como Epica.

No puedo dejar de mencionar el single “Into Your Light”, canción sencilla pero efectiva, uno de los mejores temas del disco, con unos teclados presentes que otorgan un ambiente gótico y misterioso. Aquí la noruega brilla y saca a relucir todo su potencial en su interpretación vocal, secundada por la voz grave de su hermana Carmen en los coros. A su vez, “Return to life” es un agradable cierre para un álbum hermoso, correcto y una perfecta carta de presentación para la que sería una de las mejores bandas de metal sinfónico del nuevo milenio.

Esta banda aquí suena prometedora, ya madurarían y sacarían trabajos muy superiores a este, consolidándose como una de las bandas más famosas y exitosas del metal sinfónico, compartiendo el “podio de los ganadores” junto a grupos como Nightwish, Within Temptation, Xandria y Epica. El mayor mérito de la popularidad de este grupo se debe al carisma y el talento de su vocalista, tengamos en cuenta que la señora Liv no era ninguna novata (ya llevaba 10 años con los Theatre of Tragedy, antes de su expulsión.) cuando comenzó con Leaves’ Eyes, si bien, los de Atrocity hicieron un trabajo más que notable en la música.

“Lovelorn”, lejos de ser perfecto, es un buen debut con temas destacados y de buena calidad, como “Norwegian Lovesong”, “The Dream”, “Secret”, “For Amélie”, “Ocean’s Way”, e “Into Your Life”. Algunas canciones pueden llegar a aburrir ya que es un álbum que peca un poco de linealidad y está más influenciado por el metal gótico que el sinfónico. Si bien hacen un metal más suave y melódico que otras bandas, son uno de los mejores grupos que surgieron en este nuevo milenio.

Tres cuernos para “Lovelorn”, la ópera prima de Leaves’ Eyes, un 7/10 para la banda más vikinga del symphonic metal. Más adelante sacarían sus obras maestras, “Vinland Saga” y “Njord”, que recomiendo al que esté interesado en conocer su discografía, al igual que los notables “Meredead” y “King of Kings”.

Liv Kristine Espenæs - Voz
Alexander Krull - Voz secundaria
Thorsten Bauer - Guitarra
Mathias Röderer - Guitarra
Christopher Lukhaup - Bajo eléctrico
Moritz Neuner – Batería

Músicos invitados

Carmen Elise Espenæs - Segundas voces en "Into Your Light"

Sello
Napalm Records