Laibach - Volk

Enviado por Metzger el Mar, 08/07/2014 - 06:39
3358

1. Germania
2. America
3. Anglia
4. Rossiya
5. Francia
6. Italia
7. España
8. Yisra’el
9. Türkiye
10. Zhonghuá
11. Nippon
12. Slovania
13. Vaticanae
14. NSK

Laibach han sido una banda un tanto menospreciada, al menos al conocimiento público. Nacidos desde un comienzo como una ambigua protesta en Eslovenia, sus proclamas, indumentarias y sonido alejan a mucha gente que los prejuzga sin conocer su causa. No obstante, musicalmente hablando, su sonido siempre se ha movido e indagado, desde su base industrial, incluyendo sonoridades de años pasados y mezclandolas hábilmente con la electrónica, tomando en muchas ocasiones música alejada de su estilo y transmutandola a sus propósitos (sirva su cover a Queen "Geburt Eine Nation" como ejemplo"), manteniendo una ambigua posición política e ideológica entre la crítica al totalitarismo en cualquiera de sus formas, mientras su imagen sugiere lo contrario.

Aterrizando a lo concreto, este trabajo lanzado en 2006 se aleja del sonido metal en su totalidad, para entregar versiones de los himnos nacionales de diversos países a través de la música electrónica. Y ojo, pues el álbum termina por ser bastante pesado y triste en cuanto a sonido y ambiente. Se titula "Volk", un juego de palabras, ya que mientras en alemán esto significa "pueblo", en esloveno/ruso significa "lobo". En sus palabras: "La música Pop es para ovejas, y nosotros somos pastores disfrazados de lobos". El disco caricaturiza el concepto nacional de pueblo, y hace fuertes críticas al sistema e identidad de los países mencionados. Además, esta constituido por una cooperación entre Laibach y el grupo esloveno Silence, lo cual termina por dar más diversidad al sonido más clásico de Laibach.

Comenzando el disco, destaca el tratamiento que se le da al primer track "Germania", re-interpretando el himno nacional alemán, proveniente de la República de Weimar, y es que todos sabemos lo delicado que es tocar el tema del nacionalismo con Alemania. Resulta una bella y elegante canción en que se realza el sentido de unidad y recuperación, y la búsqueda de la redención ante si mismos:

No victory
No defeat
No shame
And fatherland
No more
Only unity
Justice
And freedom for all
There will be no memory
Or there will be no hope

Ha de ser una de las pocas canciones del disco con un mensaje esperanzador en ella.

La canción que sigue no es tan amable, "America", es un triste y oscuro tema parodiando el archiconocido himno estadounidense, con el cantante Milan Fras increpando a la nación y su pueblo, cuestionando el sentido de libertad que tradicionalmente se le atribuye. Musicalmente es estremecedor, comenzando con una distorsión electrónica y el sonido de las sirenas de policía de fondo, moviéndose con gran melancolía. Destaca mucho el apoyo coral del cantante invitado Boris Benko, que viene a compensar la falta de registros del cantante principal de la banda.

"Anglia" continúa con el espíritu crítico de la canción anterior, esta vez es turno de Inglaterra, con una sonora crítica hacia la actitud imperialista "So you still believe you're ruling the World", tocando la vieja llaga del colonialismo inglés. Musicalmente sigue una pauta similar al tema anterior, con ciertos detalles de piano y cuerdas que le dan el toque nacional que requiere el tema.

"Rossiya" es uno de los mejores tracks del disco, con una crítica mucho más encubierta que en los temas anteriores, resaltando el bello coro de niños que hace aparición en el estribillo y el crescendo hacia el final de la canción, donde el ambiente un tanto más ligero e inocente se va opacando a medida que crece el sonido de la caja de guerra y la marcha militar. Suena más actual aún considerando la situación internacional en que estamos.

La triada que sigue "Francia", "Italia" y "España" baja un poco el nivel de calidad, manteniéndose la ironía pero perdiendo un poco la potencia musical, si bien hay varios detalles interesantes en cuanto a voces y arreglos. Es la sección más puramente "electro-pop" del álbum, se podría decir.

"Yisra'el" es probablemente el tema más fuerte del álbum, la triste melodía del himno nacional israelí se torna en una fuerte y rabiosa crítica hacia el conflicto con Palestina, un llamado a no olvidar lo que han pasado y no repetirlo en contra de otros pueblos. La música de este tema es realmente estremecedora, una mezcla entre delicadas melodías de piano y cánticos árabes, potenciadas por un pegadizo coro.

"Tuerkiye" y "Zhonghua" se sumergen en una especie de abismo musical en el contexto del disco, la primera, dedicada a Turquía, cuenta con un ambiente opresivo, voces operáticas y un tempo lento que incrementa la tensión, es el tema más cercano al industrial del disco; "Zhonghua", enfocada en China, retoma una crítica más fuerte y directa, mientras la música se vuelve hacia la electrónica más pesada, destacando otra vez el hermoso estribillo oriental, realmente uno de los puntos más fuertes de este disco es que resalta la identidad musical de cada país.

Precisamente esa es la gran baza del tema siguiente "Nippon", construido en base a una escala oriental y la interacción entre el piano, un coro femenino y la voz de Boris Benko en sus registros más operáticos, con espacio para un breve interludio hablado de Milan Fras. Los efectos sonoros, de viento y fuego, personalmente me recuerdan el que fue quizás el episodio mas triste de la historia de Japón y también universal. Si "Yisra'el" fue el tema más fuerte, este es el clímax del álbum, realmente muy conmovedor.

Tras esto, los últimos tres temas "Slovania", "Vaticanae" y "NSK", los dos primeros hacen referencia a Eslovenia, tierra natal de Laibach, y Ciudad del Vaticano, respectivamente. "Slovania" tira más por el lado esperanzador del disco, cercano a lo que fue "Germania" en el comienzo del disco, mientras que "Vaticanae" es una versión del himno del Vaticano en estilo gregoriano cantado por una voz femenina, aunque pudiera confundirse por una voz infantil dado el timbre con que entona el tema. Me llama mucho la atención el final de este track, con un melisma en modo frigio que no aparece en el himno original, lo cual además de ser poco común, cierra con un toque muy oscuro y sugerente la canción (piensen en alguna melodía de película de terror cantada por niños, o en la nana de "El laberinto del Fauno").

Y para cerrar, un track que es el único que parece un himno tradicional, el de NSK, que no es más que el nombre del controversial movimiento cultural esloveno al que perteneció Laibach en sus orígenes, al cual le crean un "himno". El discurso que se escucha a mitad de canción es parte del famoso discurso de Winston Churchill, conocido en el mundo del metal por ser la apertura del "Aces High" de Maiden.

Un disco atípico, alejado totalmente del metal tradicional y que sin embargo quise reseñar acá dado el origen e influencia de Laibach en el panorama metálico, y más que eso, por la naturaleza de este álbum, triste, depresivo, melancólico y duro de escuchar a ratos, con un mensaje a veces ambiguo pero que se mantiene tristemente vigente. Una escucha que hace un gran trabajo en el sentido de que te hace pensar y cuestionarte por momentos la realidad que te rodea, algo que nunca está demás en los tiempos que corren. Sobresaliente en la discografía de esta banda.

El álbum completo: https://www.youtube.com/watch?v=1VgayetEJs0

-Eber
-Saliger
-Dachauer
-Keller

Sello
Mute Records