Kreator - Extreme Aggression

Enviado por Hawkmoon el Mié, 17/11/2010 - 01:47
126

1. Extreme Aggressions
2. No Reason To Exist
3. Love Us Or Hate Us
4. Stream Of Consciousness
5. Some Pain Will Last
6. Betrayer
7. Don't Trust
8. Bringer of Torture
9. Fatal Energy

Kreator son la máxima fuerza política en el gobierno militarista del aguerrido planeta del Thrash Metal alemán. Algunos nombres han logrado mayor relevancia a nivel underground, otros se afanan en parecerse al genial grupo de Mille Petrozza o fingen ser más Trues y osados (por llenarse de cuero y "pinchitos"), y otros se colocan a un nivel similar de técnica e innovación que el citado combo , pero sin esa "Kreatividad" especial que emana de todos y cada uno de los trabajos de Kreator, tanto anteriores como posteriores a éste revolucionario "Extreme Agression", el disco que gustoso, os voy a lanzar a la cara. Estoy "extremamente agresivo" hoy...

Estamos en 1989, y la escena Thrasher, a nivel mundial, ya estaba en lo más alto, y para sorpresa de muchos, la región alemana era una de las máximas exportadoras de buen material para la sedienta horda que formaban miles y miles de muchachos alrededor de éste "globo de mierda" que llamamos tierra.

Uno de los nombres que sobresalían ante todos los demás, y en dura pugna con formaciones como Destruction o Sodom (dos de "los Big Three" de la movida germana junto a Kreator) era el de la banda de Mr. Petrozza, quién a sus espaldas cargaba ya trallazos históricos para el feudo, en forma de disco, como "Endless Pain", el antológico "Pleasure To Kill" o el salvaje "Terrible Certainty".

Kreator siempre fueron una banda dedicada a saber rascar más allá del tópico en sus temas (a pesar de tener mucho tema con demonios, vampiros y demás fauna del mundillo heavy-oscurote) y con éste nuevo trabajo, se iban a hacer más visibles esos problemas que Mille veía ( crisis social, economías sumergidas, maltrato, corrupción...) e iba a transferirlos con toda la agonía del mundo a unas notas musicales para transformarlas en temas históricos para todos aquellos que estamos orgullosos de ser una irredenta escoria Thrasher. "Extreme Aggression" es la "basura" que se vívia en 1989 trasladada a un plástico de vinilo ( o CD...o tu ordenador, pillastre) y ejecutada para, además de romperte el cuello, hacerte pensar. Kreator son como un psiquiatra. Sólo que éstos tios no te escuchan, sólo te hacen rugir y exorcizar tus demonios. Tiembla, empieza la agresión...

Una portada de lo más simplona y manida, una fotografía de la formación, estampa la esencia de la banda. Ésto es Thrash Metal, nosotros tocamos Thrash Metal, pues somos la portada de la banda, con un par. Con los años, comprendes el porqué de esa portada. ¿Como estampas en una ilustración la sonoridad de un disco? (pues o con un ilustrador genial o con una foto de la banda con cara de oler un peo y ya lo tienes) . Directo. Nada de florituras. Ya no hay tiempo para "Dragones y Mazmorras", ésto es serio, ésto es Thrash Metal.

"Extreme Aggressions" es el primer corte (y nunca mejor dicho, porqué cada riff corta tus tímpanos en dos partes sanguinolentas, eso si, perfectamente simétricas). Tema frenéticamente rítmico que te aporrea sin posibilidad de escape. La rasgada y bourboniana voz de Mille es simplemente ideal para la lluvia de dobles bombos y tortuosos cambios de ritmo que conforman el mastodóntico chasis del tema. Las partes solistas son un mezcla entre técnica y espíritu ochentas, es decir, más basado más en el feeling y en la creación de una armonía paralela al ritmo madre de lo que es la canción. Suculenta patada en la parte baja del oyente para el inicio del disco. Ya lo decía el título...

Kreator sí que tienen una razón para existir, y una de esas razones es el tema "No Reason to Exist", todo un canto al suicidio y a la depresión, eso sí, desde una óptica, como no podía ser de otra manera, francamente extrema. La velocidad salvaje se torna ahora la protagonista total y el tema quema desde que empieza hasta que termina. Un punto extra por la aportación de Ventor, el mítico aporreador de la bandaza, que cumple aquí, como el que más. Salvajismo estruendoso a niveles de escándalo.

Existen bandas que ante un nuevo camino lleno de gloria y éxito efímero, venden sus almas a los demonios de las casas discográficas y entregan los discos que éstos les piden. Eso no va a pasar con Kreator, no de momento. Ese lema es la matriz lírica de "Love us or Hate us ", una afrenta sonora de calibre descomunal que parece lanzada a toda mecha y sólo para, para poder prepararse para una nueva embestida. Pocas veces la agresión burra da tanto miedo. Gloriosa declaración de principios, si señor.

"Stream of Consciousness" es más leña del árbol caido. No hay piedad, sólo malas pulgas y mucha ira por liberar. Y vaya si se libera. A destajo, y con una banda a "toda mecha", el tema hace que, literalmente, quedes aplastado.

Ahora llega una de las joyas del disquito para el que suscribe, llega "Some Pain Will Last", un essential" de los directos de la banda, que ya es un tema infaltable, no sólo en el mundo de los shows en vivo, sinó en el corazón del fan a muerte de la banda. Tema con pasajes, melodías tan oscuras como energéticas, un Petrozza entregado tanto a sus labores de cantante como de ejemplar seis cuerdas y un Ventor, en su batería, para igualar las cosas, a un nivelón descomunal. Garra fiera con técnica y melodias made in Kreator que hacen las delícias , incluso, de el metalhead más díficil de convencer.

"Betrayer" es puro Thrash Metal. No hay más. Si algún dia se hace un recopilatorio oficial con las diez mejores bandas del género con sus respectivos mejores discos, allí estaran, orgullosos, Kreator y su "Betrayer". Un ataque sónico a alta velocidad bañado en sangre de poser y matizado a base de dobles bombos de lujo y guitarras realmente fuera de sí. Después de tocar "Betrayer" fijo que Kreator ya no tienen púa y en sus manos sólo queda plástico quemado. Para la generación que amamos éste disco, éste quizás es el tema que nos marcó del disco, pese a que el nivel entero es de alucine total.

"Don't Trust" te martilleará hasta que cuando no puedas más y clames por piedad, se ría en tu cara. Ejercicio que tiene un cierto "aura Overkill" pero maquillado al servicio de los fans de la banda alemana. Quizás no sea magno como lo anterior, pero "el poderío" se sigue palpando en el tema. Todo sigue quemando, aunque después de ese "Betrayer" la cosa es difícil de levantar. No obstante, la rudeza hace temblar el tema y se agradece. Genial la inventiva final de convertirlo todo en una marea salvaje de solos y mucho mejor, ese cierre, por sorpresa, del tema.

El poder del riff es algo a lo que una banda como Kreator nunca ha hecho ascos. Ellos, son, sin duda, uno de los mejores al respecto, y "Bringer of Torture" es la encargada de demostrarlo, eso si, la demostración te va a costar los huesos, pero que más da, todo vale la pena por una "agresión extrema" de semejante calidad. El estribillo es hipnotizador y no puedes parar de gritar, altamente encolerizado, ese "¡Bringer of Tortureeeeee!". Brutal, que diría Nathan Explosion...

"Fatal Energy" cierra la puerta con toda la máquina cargando el vapor a velocidad luz. Más de lo mismo, pero con un plus de rabia, pues la cosa se acaba y no queremos encontrarnos con "baladas sorpesa" o temas acústicos para finalizar la obra. Éste disco se llama "Extreme Aggression" y la cosa sólo la puede finiquitar algo reseñable y con un par. "Fatal Energy", que con cierto aire al primer tema, estalla , como si de una espécie de circulo de la muerte se tratase el disco, y todos nos caemos patas patrás. Sofisticada pedrada, y más que intensa en muchos parajes.

"Extreme Aggression" es una de las mejores entregas de los teutones y un referente para toda una generación que mamó del disco, y a dia de hoy, llenan estadios y clubes por todo el mundo.

5 cuernos altos ( y bien altos )para una de las máximas maravillas que ha dado el Metal europeo...en todas sus vertientes.

Mille Petrozza: Guitarra y Voz
Jörg Trzebiatowski: Guitarra
Rob Fioretti: Bajo
Jürgen "Ventor" Reil: Batería

Sello
Noise

Este disco fue mi primer acercamiento con la banda, que habrá sido por allá por el 2011. Unos cuantos años antes de meterme de lleno en su discografia.
Acerca del contenido musical puedo decir que me gusta el trabajo. Tiene buenos arreglos, caña y mantiene el nivel de principio a fin.
Las guitarras tienen un rol protagónico, la batería y la voz cumplen y el bajo quizás queda un poco escondido en la mezcla. Pero en fin, este es un muy buen álbum. Menuda racha se traían disco tras disco.