Kreator - Coma of Souls

Enviado por Hawkmoon el Vie, 21/01/2011 - 00:52
126

1. When The Sun Burns Red
2. Coma of Souls
3. People of The Lie
4. World Beyond
5. Terrorzone
6. Agents of Brutality
7. Material World Paranoia
8. Twisted Urges
9. Hidden Dictator
10. Mental Slavery

Kreator vivía, en 1990, uno de sus momentos más esplendorosos, salvajes, auténticos y cañeros. La escena extrema había visto crecer a la banda teutona, y ahora, entrando en la última década del siglo XX, el mundo del Thrash daba sus últimos coletazos, antes de extinguirse, tal y como lo conocíamos, y mutar. Discos como "Seasons in the Abyss" de Slayer, "Rust in Peace" de Megadeth o "Persistence of Time" de Anthrax, cerraron el género, como si de una especie de testamento sonoro de una era se tratase, y los guerreros de Mille no se iban a quedar atrás. Kreator iban a entregar un discazo a la altura de los más grandes (de hecho, la banda ya había demostrado en el pasado, que era, sin duda, de las más grandes).

Después de posicionarse como una de las mejores bandas de Thrash de todos los tiempos (con "Extreme Agression"), después de girar por el planeta entero (y como headliner), trás liderar el movimiento germano, y habiendo dejado un sabor de boca magnífico, el paso a dar era peligroso. Pocos se atreverían a superar a una criatura tan poderosa como "Extreme Agression", pero si existía alguien en el planeta, con los huevos necesarios para la misión, ése era Mille Petrozza. Desde de que la banda empezó, el alemán no dejó de bombardearnos, y sin piedad, con trabajos enormes (y encima, cada vez mejores). No había motivo para pensar que ahora, Kreator, iban a cagarla. Para nada.

"Coma of Souls" nació para superar un trabajazo magno, y de rebote, lo que nos entregó, fue una de las mayores maravillas del género, muy pulida, muy certera, muy peligrosa. Vamos a ello.

Una ilustración vacilona, con el demonio calvo de anteriores trabajos, como el del "Terrible Certainty" o el de "Pleasure to Kill", y con el cabezón abierto (lo que se ve dentro ya es una movida tan Petrozza, que mejor la miras tú), entrega, y después de aquella portada tan sosa del trabajo del 89, una que da gusto tener en camiseta. Diría que es, con diferencia, la ilustración (en dura pugna con la de "Pleasure To Kill"), más molona en la discografia de la banda. El 80% de las veces que ves a un fan de Kreator, lleva una camiseta del "Coma of Souls". Por algo será, y no creo que sea solo por una portada con estilo. Indaga conmigo...

Unas cuerdas acústicas, y la mar de elegantes, a la par que misteriosas, abren la veda para "When The Sun Burns Red", y lo primero que nos viene a la mente, es que Kreator nos han cambiado. Un poso muy melódico, almenos para lo que ellos estilan, se empieza a cocer, pero bueno, falsa alarma, en unos segundos descubrimos que la cosa era una intro molona, a un tema devastador. Furioso riffeo, un Petrozza tan ardiente como siempre, un Frank "Blackfire" (que se estrena en disco, con Kreator, y lo hace con una nota altísima) tremendo, y un "Ventor" mágico, veloz y con ésa técnica tan suya, y tan aplastante. Tema con bastante aura a sus dos trabajos anteriores (tanto me casa en "Extreme Agression" como en "Terrible Certainty"), pero con un toque novedoso, y es una mayor técnica, y despliegue de medios (en todos los sentidos), de lo más palpable. Kreator nos maduran, si, pero siguen siendo unos asesinos, hijos de mala madre. Cojonudos.

"Coma of Souls", el tema-título, nos anuncia la llegada del puto Armageddon, y encima, nos pilla en pelotas. Guitarras ultracrudas, y ultracuidadas a la vez, una ira densa y perversa, más velocidad galopante, made in Kreator 100%, y otro clásico instántaneo, que se te graba en el coco, nada más acabar el tema. Me lo vuelvo a poner, eyaculo y seguimos. Himno Thrasher de nivelón. Si ése año, se llega a incluir a Kreator en ese glorioso cartel, que fue el "Clash of Titans" (con Megadeth, Slayer, Testament y Anthrax), los de Petrozza se habrían comido, y vivas, a las leyendas más grandes del género. Cuenta la leyenda, que tanto Kreator como Sepultura, eran opciones a entrar en el cartel. Supongo que los avispados mánagers de Mustaine, King, Ian y compañía, muy listos ellos, prefirieron algo a una escala tremenda, y no tremebunda. Que pasada de tios, no bastaban cuatro discos clásicos, había que ir a por el quinto. Mamones, jejeje.

Le llega ahora, el turno, a una de mis canciones predilectas, ya no solo de Kreator, sinó de la música en general. Llega "People of The Lie", y con ella, la hecatombe, la bestialidad, el ataque guitarrero y rítmico (lujazo de tándem, el de Petrozza y "Blackfire"). El ejemplo, hecho tema, de qué es, y como se toca, el Thrash Metal. Con ira, con garra, con técnica y con un par de pelotas, tan grandes, como las de Conan, The Punisher, Hulk y Thor, juntos. Desde que el tema comienza, y deslumbrado por el poder magnético de las cuerdas y la batería, uno se monta en una montaña rusa, totalmente demente, oscura y afilada. Estribillo matador, huevos de acero. A Partir del minuto y cincuenta, si la parte solista no te enamora, es que no tienes alma. O la tienes jodida. Tercer disparo certero. Vaya máquinas.

"World Beyond" (con un tono muy descarnado, casi hiriente, híbrido Thrash-Hardcore-Punk de nivelón) sirve de antesala a "Terrorzone", otro de los máximos momentos, ya no solo del disco que estamos viviendo (o que nos está matando, de gusto, eso sí, jejeje), sinó de la obra de la banda. Una entrada melódica da paso a un férreo caminar riffero, que pronto, escupe, y con total impunidad, truenos sonoros que espantarían a los mismísimos dioses de la guerra. La canción narra las vivencias de un mal viaje de ácido (Mille siempre ha sido un viajero de la mente, jejeje) y desde luego, si estás atento a la lírica, y te dejas llevar por el panorama que plantea el seminal sonido del tema, parido a medias entre una especie de comunión entre Black Sabbath y Metallica, y alguna vez has probado alguna movida, parece que te transportes, de nuevo, a ese mundo de ensueño enfermizo y realidad distorsionada. El sacrilegio final, fomentado por unos solos "Slayerianos", hacen del viaje algo a recordar. 5 temas, 5 maravillas. Quiero más.

"Agents of Brutality" (híbrido Slayer-Kreator), "Material World Paranoia" (vanguardia solista, toques a los Death, era "Leprosy", de Schuldiner, olor punk, y más mala uva) ,"Twisted Urges" ( un retorno a la era del "Pleasure to Kill") y "Hidden Dictator" (con un latente caminar, tan chulesco, como destructivo, y que tambien podría haberse parido en 1986, excepto por su parte final, de la que parece que incluso entes como Morbid Angel, sacaron jugo a la cosa) son un ejemplo claro de que Kreator, a pesar de ser unos tios que vendían muchísimo, no tenían, ni la más mínima intención, de rebajar la audacia de su mensaje, ni de aposentarse. Ellos ya lo dejaron claro con su tema "Love Us or Hate Us". No pensaban cambiar, únicamente mejorar. Kreator no se habían vendido, Kreator habían mutado a ente superior. Al Thrash salvaje, oscuro y primigenio, ya tocaba acotarle una técnica, que le hiciese justicia al furioso eructo, que es el sonido de Kreator. Técnica y fuerza. Si antes eran peligrosos, ahora ya, eran indestructibles. Destruction y Sodom, siempre fueron los rivales más directos de Mille por el trono del Thrash alemán, pero fue editar el trabajo, y Kreator, se perdieron en el horizonte. Su vehiculo, de nombre "Coma of Souls", de la marca Petrozza, nos adelantó tanto, que el zumbido casi se cargó a Destruction, y apagó el éxito de los grandes trabajos venideros de las horas de Angelripper.

"Mental Slavery", el último kamizake que nos suelta la bandaza, nos cae, y para deleite de todos los que no queremos baladas en un disco de Thrash, la cosa sigue durota y riffera, a más no poder. Si antes, Slayer eran el referente más directo que me venía a la mente, cuando analizaba el sonido de la banda, ahora son Megadeth, los que acuden a mi quijotera. Kreator ya no son como un mazo enorme que te destruye. Ahora, la banda alemana, es como un disparo con silenciador. Más directo, más pulido y menos ruidoso. La experiencia que da el derramar sangre en batalla, ha hecho a Mille, aún más perfecto. Si Dave Mustaine es el profeta del Thrash americano, sin duda, Mille es el mesías de la jodienda europea. Y éste mesías no predica. Solo vuela cabezas a base de riffs.

Enorme obra magna, que cerró, lamentablemente, el ciclo más glorioso de la banda. Mille Petrozza siempre ha sabido parir obras maestras de una calidad indiscutible (incluso las más discutidas y vilipendiadas), pero ya nunca sonaron igual de devastadores, que en 1990-1991, pese a seguir, hoy en dia, a un nivel que pocos tienen. Pocos, por no decir casi nadie.

4 cuernos (brutales) para ésta maravilla sin igual, que junto a "Pleasure To Kill", "Terrible Certainty" y "Extreme Agression", conforman el cuarteto más molón, de los más molones y oscuros amos del Thrash.

No entiendo, que haría yo, sin tener éste disquito bajo mi almohada.

Mille Petrozza : Guitarra y voz
Frank "Blackfire" Gosdzik : Guitarra
Rob Fioretti : Bajo
Jürgen "Ventor" Reil : Batería

Sello
Noise

Se podría decir que este es el disco que cierra la etapa clásica de la banda. Diría la que todo fan reconoce como tal y mas le gusta. Hasta aqui para casi cualquier metalero le parece que la discografia era tremendísima. Aunque en mi caso discos como cause for conflict u outcast me gustan.
Ya hablando netamente de este coma of souls para mi es un álbum bastante disfrutable. Las guitarras se lucen, encontrándolas el punto mas fuerte del disco. Hay partes muy cañeras alcanzando gran velocidad. También hay matices y eso hace que no suene monótono.
Todas las canciones me gustan. Quizás solo en alguna, alguna que otra parte no me convence del todo. Pero la nada misma.
En fin, un muy buen trabajo. Totalmente recomendable.