KMFDM - Angst

Enviado por MetalPriest el Lun, 22/07/2019 - 17:51
211

1. Light
2. A Drug Against War
3. Blood (Evil Mix)
4. Lust
5. Glory
6. Move On
7. No Peace
8. A Hole in the Wall
9. Sucks
10. The Problem

Durante muchos años, KMFDM fueron una de mis grandes asignaturas pendientes, y es que su estilo y sonido no está hecho para todos los gustos. Son un “lo tomas o lo dejas” en toda regla dentro del Industrial Metal/Rock. Esos arreglos electrónicos, las baterías programadas y beats makineros… ese trabajo de producción tan “cuidadosamente descuidado”… son algo definitivamente especial. Dicho de un modo totalmente diferente: KMFDM son uno de los grupos más electrónico-industriales que nos podemos echar a la cara dentro de nuestra movida, y el genio que hay detrás de este prolífico proyecto es Sascha Konietzko.

Sascha, viene a ser el compositor principal y multi-instrumentalista de KMFDM, el alma y único miembro original que queda de la banda. Capaz de hacerse cargo de cualquier parte de la música. Y además en esta ocasión… estamos hablando de Angst (1993), uno de los discos más famosos de KMFDM, tal vez el que más... y en esta etapa de la banda, entre 1990 y 1999 aprox, es cuando los alemanes se veían más fuertes tanto a nivel musical como comercial. No olvidemos que los noventa fueron la década del nu, el groove, el industrial y las movidas alternativas ¿no? Y por supuesto, un aguililla como Sascha, que llevaba ya desde mediados de los ochenta en el negocio… no iba a estar comiéndose los mocos mientras otros muchos sacaban tajada.

Según parece, la época más referenciada de los KMFDM arranca con Naïve (1990) y Money (1992), cuando los teutones comenzaron a ganarse el aprecio del público estadounidense, bajo el sello Wax Trax! y girando con Ministry. No obstante, yo tengo una fijación especial por el Angst de 1993 debido a que es de los primeros discos que escuché de ellos entero y además, es el que encuentro más pesado y riffero. Por esta razón, estamos hoy aquí en este pequeño rincón del Portal hoy. Por aquellos años, KMFDM estaban prácticamente residiendo en los Estados Unidos (que es donde se cocía casi toda la movida), pero todo este ajetreo traía problemas entre Konietzko y En Esch (su brazo derecho por aquel entonces). En 1992 KMFDM casi mandaron todo a la mierda durante la grabación de Money y, posteriormente, se volvieron a “juntar” para componer este Angst. Y uso las comillas porque de aquella Konietzko residía en Seattle y En Esch en Nueva Orleans.

Sea como fuere, este Angst fue el primer álbum que la banda grabó en USA, y lo harían con la inestimable ayuda del ingeniero de sonido Chris Shepard, con quien la banda quedaría ligada hasta su Blitz del 2009. Con lo que… se intuye que Chris fue un elemento importantísimo en la elaboración de la música de KMFDM y más todavía en el tratamiento de esta a la hora de mezclar y masterizar. El ambiente se veía claramente más saludable en el grupo, y en especial con En Esch, quien se vio muy motivado para volcarse en la composición de buenos riffs de guitarra. De los mejores que jamás se parieron en KMFDM. Detalle muy importante ya que Sascha considera que el mayor defecto del metal convencional suele ser que se aprovechan poco los buenos riffs, y que lo suyo sería sacar un riff o dos, y darles caña toda la canción sin mayores complicaciones. Vamos: lo que viene a ser la esencia misma del industrial ¿no? El caso es que se nota mucho la buena influencia de Shepard aquí, incluso los miembros de KMFDM afirmarían que a partir de la grabación del Angst comenzaron a funcionar como una verdadera banda, utilizando guitarristas invitados y utilizándolos para los conciertos para así ofrecer mejores shows.

Pero volviendo al tema, Angst es un álbum muy recomendable para que los metal-heads exploren o curioseen en la obra de KMFDM. No creo que esta agrupación sea de esas que enganchen al jebocho promedio, pero sí a los más curiosos, sobre todo a los que no le tengan miedo o asco a los elementos electrónicos. Después de todo, esto es Industrial, y eso lleva consigo ciertas concesiones; entre ellas el tragarse un mínimo de electrónica. Con lo cual… si buscas algo excesivamente heavy, puede que este no sea el mejor grupo, pero si te va el rollo y estás acostumbrado, te lo recomiendo encarecidamente. Después de todo, KMFDM podrían definirse como los Motörhead del industrial: siempre aportan lo mismo, sacan material regularmente y están en esto por placer, no por las pelas (se supone).

Personalmente de este álbum destacaría los tracks que a mi entender son más potentes, guitarreros y carismáticos; que vienen siendo Light (pedazo riffs), A Drug Against War (single muy maquinero pero energético que te cagas), A Hole in the Wall (bastante pausada y chill pero a su vez una gozada en las guitarras) y también Glory y Blood (Evil Mix). Para mí son las canciones que más pueden atraer la atención del curioso de por aquí por lo anteriormente explicado. De todos modos hay canciones que son directamente electrónicas sin casi guitarras o… sencillamente material más experimental como es el caso de Sucks (que toma parte de las letras de Light y trata de ser una especie de declaración de intenciones), No Peace (con dejes soul en los teclados...¿hammond?) o The Problem, que viene siendo un cierre cargado de ingenio experimental.

Quizá para mí sea un error el uso de las baterías programadas, beats y elementos similares, pero no en su totalidad, sino en algunos momentos en los que se hace demasiado obvio el “truco” y quedan mal afectando enteramente a las canciones. Otras veces no, ojo. Hay baterías programadas y beats que quedan de puta madre por aquí, y no pocos. Lo mismo pasa un poco con algunas voces femeninas que lo mismo sobran en algún track. Aunque (una vez más) no en todos, porque ahí está The Problem, donde Dorona Alberti se hace cargo de la voz principal y nos ofrece un cierre sensacional, pero igual salen demasiadas intervenciones, alguna de ellas tal vez forzada. Pero sin duda el mayor error es fijarse en las letras, puesto que muchas de ellas son auto-referenciales y cutres hasta decir basta. Otras están potables pero es absurdo en un disco cantar sobre la propia banda hasta en tres o cuatro ocasiones (como aquí sucede). Al menos tienen gancho y feeling, menos da una piedra en ese sentido.

Personalmente este es un disco de notable; un notable bajo para ser más concretos. Un 7,5. KMFDM me agradan, se hacen muy entretenidos cuando se busca electro-industrial con ramalazos rock y metal. Muy Ministry ellos. Vale la pena explorar su sonido, ya te digo… Cuatro cuernos algo bajos para Angst. Un álbum que considero imperdible para los seguidores del industrial pero que también tiene sus puntos débiles evidentes, por muy adrede que estén puestos.

Sascha Konietzko: voz, bajo, sintetizador, programación, organización y producción.
En Esch: voz y guitarra.
Svet Am: guitarra y piano en track 10.
Mark Durante: guitarra.

Músicos de Estudio:

Dorona Alberti: voz femenina ( tracks 1, 4, 6, 7 y 10).
Christine Siewert: voz femenina en track 3.
Bruce Breckenfeld: órgano hammond en track 7.

Sello
Wax Trax!