Kiss - Monster

Enviado por El Marqués el Lun, 15/10/2012 - 21:30
253

1. Hell or Hallelujah
2. Wall of Sound
3. Freak
4. Back to the Stone Age
5. Shout Mercy
6. Long Way Down
7. Eat your Heart Out
8. The Devil is Me
9. Outta this World
10. All for the Love of Rock and Roll
11. Take me Down Below
12. Last Chance

Cinco décadas en activo, millones de cds y tickets vendidos, revolucionarias técnicas de merchandising, amplitud del lenguaje empresarial del Rock and Roll, números uno en imagen, protagonistas de innumerables giras con los más apabullantes e innovadores montajes escénicos, autores de un legado musical a la altura de cualquier otra leyenda, las Criaturas de la Noche han publicado su vigésimo disco en estudio, segundo tras el largo impasse que medió desde su retorno a los escenarios con la formación original en los 90, y el regreso a la actualidad con “Sonic Boom” tres años atrás.

“Monster” supone una nueva alegría para su abrumadora legión de seguidores, pues nos hace soñar con la posibilidad de verles en vivo una vez más, y demuestra que al bueno de Gene le importará la pasta, claro que sí, pero no tanto, ni de forma tan cicatera como se le suele achacar. A estas alturas, y con toda la industria alrededor de KISS generando dólares sin parar, no tiene necesidad alguna de entrar en el estudio para grabar y tratar de vender nuevas canciones, que probablemente muy pocos vamos a comprar, pero él y Paul siguen escribiendo música en compañía de los eficientes Singer y Thayer, porque aman el Rock and Roll, como se encargan de recordarnos en uno de sus novedosos temas.

Dicho todo esto, debo afirmar que “Monster” me ha decepcionado ligeramente. No es un gran trabajo, ya desde la portada se echa en falta parte del indescriptible encanto de esta banda, y por desgracia ha quedado por detrás del nivel alcanzado en el estupendo “Sonic Boom”, y el maravilloso e infravalorado “Psycho Circus”. Remontándonos aún más en el tiempo, incluso “Revenge” y “Carnival of Souls”, pese a su condición de gemelo maligno de la camada, tenían más personalidad.

El tema de adelanto que pudimos escuchar, “Hell or Hallelujah”, hacía presagiar las mejores sensaciones; típico zarpazo puramente Stanley de los días de “Animalize”, que se ventilaba, en fuerza y calidad, los avances conocidos del inminente disco de su banda hermana, la otra institución del Hard Rock americano de los 70, Aerosmith, pero en el resto del disco abundan canciones mucho menos inspiradas, típicamente Kiss, por supuesto, pero inferiores al nivel de composición al que nos tienen acostumbrados.

Hay repartos e intercambios en las tareas vocales, momentos de protagonismo bien distribuidos, pero algo ha fallado en la producción de Stanley junto a Greg Collins, artífice del sonido, mucho más oxigenado, del trabajo de 2009. “Monster” suena embarullado, con mucho volumen, pero poca alma. La euforia, el inimitable feeling y el groove kissianos presentes en cada una de las pistas de sus grandes Cds, tan reconocibles y personales como el pulso y la electricidad en AC/DC, la majestuosidad en Maiden, el siniestro mundo de imaginación y fantasía en Alice Cooper, la oscuridad en Black Sabbath, o el fuego implacable en Judas Priest, aparecen con cuentagotas, como si no se hubiera sacado todo el partido y la esencia a unas creaciones que además, como he dicho, no son especialmente brillantes.

Tales defectos los percibo sobre todo en “Wall of Sound”, “Freak”, o “The Devil is Me”. Esta última tiene un título 100 % Simmons, y aunque el puente es bueno, algo no termina de encajar, son temas con sonido muy Heavy, pero carentes de gancho.

“Shout Mercy” es movida, y cuenta con un alarido final de los que hacen época; en “Long Way Down” parece que se vayan a lanzar a tocar el “Shapes of Things” de The Yardbirds que conocemos sobre todo por la versión de Gary Moore; “Outta this World” la canta Tommy Thayer y suena muy ochentera, lo mejor es el coro antes del punteo; y la siguiente, “All for the Love of Rock n´Roll”, el momento de gloria vocal para Eric Singer, posee el encanto, la entrañable inocencia de esos temas que nos llaman la atención por escuchar una voz distinta a las habituales, como cuando canta Keith Richards en los discos de los Stones, o como cuando Eddie “Fast” Clarke tomó el micro en aquella canción del “Bomber” de Motörhead, pero tampoco es una maravilla.

Suben el nivel “Take me Down Below”, con los dos líderes cantando de manera alterna las estrofas, y uno de los mejores estribillos; “Back to the Stone Age”, mi favorita junto a la inicial, con un Gene que recupera de golpe sus poderes demoníacos y rockea con la chulería y la potencia que sólo él sabe conseguir; y “Eat your Heart Out”, con muy buenos juegos vocales, un riff de entrada setentero, muy “Calling Dr. Love”, y el final con Thayer punteando con precisión bajo los coros.

En el tema de cierre, “Last Chance”, comienzan muy 80´s, pero en el solo, el ex guitarrista de Black n´ Blue se desmelena y nos recuerda al Ace Frehley de “Let me go, Rock n´Roll”. De cerrar en este punto el cuarteto su producción discográfica, se habrán despedido con una canción que reúne pues, dos de sus más grandes etapas.

La edición iTunes del Cd cuenta con un bonus track, “Right Here, Right Now”, escrita por Paul Stanley, y la portada se ha editado en versión sencilla, y en tres dimensiones, con un efecto de holograma. Nada de particular, tecnología ramplona que queda por los suelos en estos días en que “Monster” comparte espacio en las estanterías de las tiendas con la ilustración del “Destroyer Resurrected”.

Estos son KISS en 2012, un nuevo beso de las Criaturas de la Noche, no tan ardiente esta vez, pero ineludible en todo caso.

Paul Stanley: Guitarra, Voz en 1,3,5,6,11,12, Coros
Gene Simmons: Bajo, Voz en 2,4,7,8,11, Coros
Tommy Thayer: Guitarra Solista, Voz en tema 9, Coros
Eric Singer: Batería, Voz en tema 10, Coros

Sello
Universal